Un Domingo al Viento.

“Vuélveme tu suspiro, y subiré y bajaré de tu pecho, me enredaré en tu corazón, saldré al aire para volver a entrar. Y estaré en este juego toda la vida.”

Gabriela Mistral

Cancho4 (Medium)

Frente a nosotros siete picos se encuentra inmerso en una feroz lucha con una tenebrosa masa nubosa que no nos inspira nada de confianza, el viento jalea la pela y la anima arrinconando las nubes contra las rocas. Testiga muda de la contienda la Pedriza se nos muestra al Sol, no habíamos puesto nuestro interés en ella pero ha bastado que deslizara un poco su bata de seda para decidir recorrer sus senderos y adentrarnos en ella por su zona más desconocida para mi.

DSCN8000 (Medium)El día esta mejor de lo que han pronosticado y el  sol atenúa el frío que nos trae el viento, voy en esta ocasión junto con Teresa y Jose.  Cruzamos la pasarela en dirección a la pradera del Pradillo, Me gusta este tramo de senda porque no suele estar tan masificado como la gran vía y retomar esta última a la altura de la charca Kindelán. Haciendo honor a su nombre esta preciosa senda estar repleta de familias que buscan el abrigo de los pinos para disfrutar de un día de campo. Nos cruzamos con muchos niños, ojala que les llame la montaña y sea una parte importante de sus vidas. Un matrimonio muy joven nos adelanta, el carga con una niño pequeño en una mochila sobre su pecho,no debe tener más de una año, con sus ojos abiertos como platos no se pierde un detalle de lo que sucede a su alrededor, con familias así da gusto toparse en la montaña. Un perro con una cara preciosa parece ya cansado de andar, es aún cachorro le pide a su dueño que le haga caso, que lo coja, aupandose sobre sus dos patas traseras y acariciando la pierna de su dueño con las delanteras.

Últimamente como guía no tengo precio y me paso el desvío que tengo que tomar, como diría  Noe “… es que no calla el tio” pero bueno, la senda continua y tiene muy buena cara, total hoy hemos salido a andar, solo a andar y disfrutar de un día que dábamos por perdido. Algunas pequeñas charcas y los arroyos que comienzan a dar sus primeros brincos con las escasas lluvias de estos días nos dibujan pequeños rincones con encanto en los que descansar la vista y disfrutar de la paz de la montaña. La senda no deja de sorprenderme con pasos impresionantes y algún que otro tramo que me deja sin aliento hasta que llegamos a Cuatro caminos. El famoso cruce con los hitos en sus cuatro esquinas. No tenemos claro ni donde estamos, ni hacia donde queremos ir a si que optamos por retornar al inicio y dejar esta exploración para un día que estemos más orientados.DSCN7999 (Medium)

Tomamos una vereda que entre los pinos nos dibuja una estampa preciosa, buscamos asomarnos a algunos de los muchos balcones que la pedriza nos ofrece, unos hitos parece que nos incidícan un camino, los tomamos y en efecto nos suben a uno de los riscos que se asoman hacia la zona de la Maliciosa la cual la  podemos ver recién levantada con un hermoso camisón blanco, se nos muestra unos segundos para darnos los buenos días y volverse a cubrir con su edredón de nubes.

Bajamos de nuestra atalaya para continuar por una senda que se nos mostró clara en nuestro ascenso y acertamos, ya que nos regala unas maravillosas vistas a la zona de los pinganillos donde los pinos y la piedra luchan por cada metro de terreno.

Llegamos al collado del Cabrón y ya me encuentro, nunca es tarde si el camino es bueno, y este lo es, ya que una senda fantástica que desciende paralela al río manzanares pero en altura nos dejara a los pies de la pasarela y de nuestro coche.

Al final nos ha salido una rutilla muy entretenida, nada de espectacular pero suficiente para no amodorrarnos en casa, corromper nuestra alma en un centro comercial o morir un poco más frente al televisor o como cantaba Alejandro Sanz en una de sus canciones “ … ya sé por qué le ganó a nuestro labio el silencio,
y es que el reloj no tiene el tiempo
no tiene el miedo
el caso es que no conseguimos aislarnos del resto de
este mundo
donde los humanos, cambian los sueños por aire
dame alguna excusa que nos salve
o que nos traguen siete mares
pero no me quites el coraje
.”

Cancho3 (Medium)

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Senderismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s