Pedaleando el románico palentino de Calleja.

Puedes preguntar a los clientes qué quieren, y después intentar dárselo. Pero, en el momento en que puedas proporcionárselo, ellos querrán algo completamente nuevo

Steve Jobs

db6f3852-deb2-42c0-951f-f444537a38ac

Es festivo pero el despertador y mi cuerpo no lo saben, 6:15 de la mañana y me pongo en marcha para acudir a mi cita con Jorge en Alcobendas donde he quedado para ir juntos en un solo coche rumbo al románico palentino.

Aguilar de Campoo nos recibe con un abrazo en formato aire, no muy frio pero pide que nos abriguemos hasta que la calefacción de la bici tome temperatura. Lo primero un recorrido en bici por aguilar, con la grata sorpresa que al dia siguiente hay campeonato de enduro en moto por lo que están montado un circuito en la plaza que promete dar espectáculo en un escenario magnifico. Nosotros empezamos nuestra ruta visitando el monasterio de santa Maria la real, y menudo instintito que tenían los alumnos de Aguilar.

Subir a la presa pone a las piernas en modo ruta, la temperatura corporal pide abrir cremalleras y los ojos atan en corto a la vista que se pierde en el magnífico decorado que forma el embalse de Aguilar. En este tramo hay otra zona del campeonato y el trasiego de pilotos es continuo, me gusta el olor de gasolina con aceite por la mañana.img_5747

Las pistas nos adentran en la ruta, en la paz del campo tan solo perturbado por un viento realmente incómodo. La segunda parada de románico palentino es la iglesia de Santa juliana (Corvio), especialmente atractiva por el paraje en el que está enclavada, se convertirán para mí en una de las preferidas de toda la ruta. El recorrido es una montaña rusa en forma de pista en la que se lucha contra el viento y contra la pendiente. Las siguientes iglesias de Matalbaniega y el desvió para ver la de Villavega de aguilar no nos llaman la atención en exceso. Saltan las alarmas al acercarnos a la granja solar, tranquilos nuestras burras no van electrificadas.

Los pueblos y las iglesias se van sucediendo, algunos desvíos nos obligan a esforzarnos por llegar al pie de la iglesia superando cuestas generosas. Me llama mucho la atención el ingenio y la creatividad locales, con auténticas obras de arte. Para destacar las de Barruelo de Santullan donde un ciclista a modo de veleta pedalea el firmamento y una cruz con leyenda nos invita a alojarnos si necesitamos cobijo. En este mismo pueblo los restos de un árbol tallado con dos caras y una lata a modo gorra nos despide.

En general las pistas son anchas, en buen estado y tramos que están dejando como una autopista con máquina. Queremos comer pero en el único bar que vemos en el pueblo no sirven bocadillos, por el resto de pueblos que pasamos vimos casas pero no gente, eso si no hay problema de agua en toda la ruta. A la atura de Barrio de san viviente la ruta comienza a tener algo de atractivo para disfrutar con la bici, el paisaje, el cruce de caminos bien señalado de rutas que te invitan a planificar y soñar con nuevas aventuras.

Como hemos salido tarde apenas nos hemos cruzado con otros bikers y tan solo un hombre mayor con su bici eléctrica nos ha pasado subiendo como si nada, me gusta el concepto la edad no perdona y se que terminare haciendo trampas en el solitario.

img_5777Con el desnivel del track oficial ya superado con creces afrontamos el final de ruta por una zona boscosa, con buenas subidas y tramos algo técnicos que tan solo jorge y yo con rígidas superamos mientras vemos que dos bikers con sus dobles lo hacen a pie, poder viejuno o experiencia. Uno de ellos me pregunta si queda mucho, algo que ya tampoco se valorar al ser virgen del calleja route pero le digo que falta subir a un mirador, a lo que me responde agotado… No, si yo no quiero mirar.

Cuando mis fuerzas y mi paciencia están al límite de una ruta que no me está gustando nada, el mirador de la presa de aguilar actúa de ibuprofeno para el alma y su paisaje me reconcilia con la vida. La bajada hacia la presa es divertida, pero entramo al pie de la presa, fuera del track oficial me dibuja hasta una sonrisa, bajadita que es cremita. Y el final con el fondo de la presa desahogando agua nos regala una bonita foto.img_5770

Terminamos muertos en el coche, algo decepcionados por una ruta que cumple su propósito pero para mi gusto muy soso y aburrido. Es una apreciación personal y el esfuerzo, dedicación e ilusión que se le ha puesto al proyecto merece que uno mismo le dedique una jornada de pedaleo y la valore en su justa medida seguramente yo esté en el porcentaje bajo de los que no volverían a realizarla. Ken Liu dijo en el muro de las tormentas tu destino es cambiar el paisaje, explorar nuevos caminos, desafiar lo que existe con lo que puede imaginarse.

img_5763

Track de la ruta Track oficial de Jesús Calleja en Wikilock.

Publicado en Rutas con el foromtb. | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Gravel: Miraflores – Morcuera – Canencia.

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.

Eleonor Roosevelt.

img_5718

Demasiado tarde, pienso para mí mientras veo un carril bici con una actividad frenética en ambos sentidos. Madrugar mucho entre semana me ha convertido en un rehén de la cama el fin de semana. De alargar el cálido abrazo de la sabana ahora que la madrugada trae las mañanas frescas.

El aparcamiento de la fuente del cura no tiene muchos coches y tampoco hay ajetreo por los alrededores. Me preparo y tras cargar agua en la fuente que da nombre al paraje comienzo mi ruta ascendiendo primero por asfalto hasta y después por pista. En la barrera me cruzo con un ciclista, nos saludamos y mientras yo saco fotos él se marca unas flexiones colgado de la barrera, si yo le imito la frase seria en singular.

La pista es muy buena para rodar con la gravel, estreno neumáticos híbridos del decatlón y noto la calidad en la rodadura, la comodidad y el agarre por el taqueado.

Me encanta mi bici de gravel, la libertad que me regala al poder recorrer grandes img_5705distancias como con una de carretera pero disfrutando de la soledad y tranquilidad que momentáneamente te regala la montaña, hacia tanto que no tenía que sortear vacas en mi camino. El paisaje se va abriendo poco a poco por entre la espesura de los arboles a la par que la pista comienza a ser un poco más exigente con la trazada y la cadencia del pedaleo, un 28 se queda muy corto en este terreno. Me cruzo con unos ciclistas, cruzamos unas palabras y miran a mi pequeña con ojos lujuriosos, me preguntan que tal y me confiesan que les encantaría comprarse una, la frase lo resume todo “…esto de la bici es como un hijo tonto“.

Completo la subida y sonrió, me ha costado pero he cumplido mi reto subir la Morcuera por pista, bueno casi. Tras la barrera que pone fin a la zona gravel entramos en la zona road y con las primeras pedaladas noto el efecto velcro de los neumáticos sobre el asfalto. Cada pedalada la noto como si despegaras dos tiras de velcro, pero para mí compensa el lastre con la seguridad que en modo tierra me dan para rodar. El viento de cara muy fuerte se une a la fiesta a punto estoy de decir basta, pero este año además de kilos gane pundonor y un punto masoquista de sufrimiento que me ha faltado otros años.

img_5709En la cumbre hace una agradable temperatura otoñal, un biker decide tomarse una barrita, ponerse los manguitos y hasta rezar sus oraciones delante del cartel del lado subida. Los que esperamos que termine optamos por el otro cartel, el siguió a lo suyo cuando me fui. La bajada es rápida, divertida y fría hasta que llegando a Rascafría para mi es lenta y con calor por la subida y el chaleco.

Me toca disfrutar del valle del Lozoya de su pista excepcional, sombria y con las primeras pruebas de color para el otoño. Ruedo rapido y feliz, disfruto de un dia maravilloso de luz, de un sol agradable que me abraza calido, de abrazo que te estruja el alma porque lo necesitas. Los pueblos van pasando, repongo agua y disfruto de unas vistas y una paz alejado de la carretera con unas vistas de la sierra y embalse incribles, voy recobrando sensaciones perdidas, olvidadas en mi decadente etapa de vago de sofa.

La paz se rompe con un grupo de senderistas que como un ejército marcha ocupando la totalidad de la pista, avanzo en modo equilibrista por entre la muchedumbre que inundan de voces la paz reinante. El final del embalse me regala un viento lateral un tanto exagerado que se tornara fuerte y de cara cuando la pendiente y el rumbo encaran Canencia. Pueblo en el que relleno el bidón de agua y me tomo una barrita energética, dudo de mis fuerzas y valoro renunciar a subir por pista ya que esta si es más técnica que Morcuera y yo estoy para fiestas.

La subida por carretera la hago castigado por el viento, por el dolor de culo y por unas piernas que no son talla 28. Me animan algunos ciclistas que me pasan, la soledad de esta subida es espectacular, hago una pausa en señal que indica rampas al 10%, unos kilómetros mas adelante mi GPS me las ira presentando sin olvidarse una. Una vez img_5713coronada Canencia la felicidad es plena, esta es la versión corta de la ruta, el próximo año si las piernas acompañan la larga.

Solo queda bajar y la broma que este puerto te gasta a la mitad de su recorrido, llego a la fuente del cura feliz por una ruta espectacular y un dia que ni de encargo, bueno pagaría la versión Premium sin viento.

En el cartel del puerto de Canencia ha puesto fugitivesevilla13 una pegatina que resume en gran medida lo que pienso de las frases motivadoras y eso que por desgracia soy un asiduo Si puedes soñarlo puedes soñarlo, puedes hacerlo. O no, tampoco te flipes. Una frase genial para saber los sueños tienen unos límites físicos que hay que trabajar para lograr tus metas, por eso me encanta la frase de Laura Gallego Para eso sirven los sueños ¿No? Para enseñarnos hasta dónde podemos llegar.

img_5722

Track de la ruta

Publicado en Gravel | Deja un comentario

Semana 4: Trotando la madrugada.

Una de las frases de gatitos motivadora que me hace volver a la senda de los entrenamientos es Si el plan no funciona, cambia el plan pero no la meta. Y creo que este gatito acertó con el consejo.

Cuando trabajas a 70 km de donde vives y el transporte público para salvar el planeta y mi economía es tu modo de desplazarte, el tiempo es un bien preciado que tienes que gestionar al minuto. La semana pasada intenté entrenar al llegar a casa a las 8:30 de la noche y lo pude hacer pero con la certeza que de seguir a si lo dejaría en breve por el cansancio. Lo que me ha llevado a reorganizar mi vida, cambiar el plan.

A las 5 de la mañana Alcorcón duerme, no hay tránsito en la ciudad, comienzo un calentamiento de sesión andando regulado por el pulso a las órdenes del tirano de mi Polar M400. La temperatura es genial para hacer deporte pero no tanto para las una ducha vespertina patrocinada por el ayuntamiento y sus aspersores mal regulados. Un taxista hace guardia en la parada frente a una estación de metro con la cancela cerrando su enorme boca. Asciendo hacia el centro de mayores, primer kilómetro y el aumento de fase me permite correr dentro del rango de pulso de la sesión, me quedan 25 minutos de trote cochinero, de ligero dolor de rodillas, de pantorrilla pero extrañamente feliz poder comenzar a correr de forma continua.

Me encuentro algunos paseadores de perros y un taxista maquinero con la música a tope. La sesión va terminando y reto superado a la par que la ciudad comienza a estirarse, los garages comienzan a escupir a cuenta gotas coches de su interior y zombis con la mirada perdida acuden al punto grande de luz donde en breves minutos comenzará el servicio de metro.

Este plan me gusta ya veremos como transcurre la semana y si lo mantengo.

Feliz semana.

Publicado en Rutas con el foromtb. | Deja un comentario

El día que me adelanto una lagartija.

No se puede tener una vida positiva con una mente negativa

 – Joyce Meyer

 

Al principio me costó creerlo, pero era así, derrotado por una lagartija, con su patitas cortas y corriendo como de puntillas, la tripa levantada del suelo y la vi superarme, creo que se reía si un reptil puede reír. Una descarada sobrepasando mi rueda trasera, alcanzando mi rueda delantera y superándome en la ascensión al puerto de la Morcuera.

Unas cuantas horas antes tumbado sobre mi cama a eso de las 7:30 de la mañana un sábado sin tocar cuerpo femenino al lado de la cama solo queda mirar al ventilador dar vueltas o las nubes pasar por un cielo azul inmaculado, ambas cosas me aburren pronto hasta que suena el despertador, tengo las mismas ganas de levantarme para montar en bici que las de diario para ir al trabajo, ninguna. Pero como aun así hago un esfuerzo por llenar de algo el día que no sea estar tumbado, y eso que cada vez lo tengo en mayor consideración como un buen objetivo fin de semanal.

Tras adorar a la tostadora como prometí en su día me doy el placer de día festivo, tostadas con mantequilla y mermelada, que le den a la Avena, mientras veo como le construyen a millonarios americanos piscinas de ensueño. Intento convencerme para quedarme y ver como el pequeño bryan se sumerge en un vergel de cloro y nos muestra lo bien que ha aprovechado los 4 años de clases de natación, mi vida tiene un tono aburrido pero no tanto.

Llego a eso de las 10 y mientras me preparo llegan cuatro parejas con sus respectivas mujeres ciclistas, algunos han ganado el premio gordo de su vida y la saben, se bajan del coche y la flaca de su compañera del techo, con orgullo mira a su alrededor un triunfador.

Con mis primeras pedaladas veo que la cadencia no la marca el GPS, vamos Garmin 520 se que eres basura pero anímate, y mi velocidad constante de 18,4 km/h incluso subiendo con casi todo metido me hace sospechar que se ha obrado el milagro de tener una piernas de acero y al parar verifico que sigue marcando la misma velocidad, va ser que no. Tras dar a todos los botones y poner mi cara de lo siento los broches de sujetador no son mi fuerte, se resetea solo y puedo poner mi cara de ver a la gemelas con sus ojitos saltones.

Miraflores no lo recordaba tan alto, ni tampoco que gente normal me pudiese pasar subiendo como si fuesen llaneando, me siento como un extraterrestre dentro del universo ciclista y me planteo darme la vuelta ¿Qué hago subido a una flaca?.

Si ver a los ciclistas pasarme subiendo a Miraflores ya fue duro cuando empieza el puerto y empiezan a pasarme y los veo perderse en segundos me planteo que mi lucha no es con el tiempo que tarde en alcanzar la cima ni los kilómetros o la ascensión que haga sean considerados decentes para una salida en bici. Mi lucha es contra mí mismo, es sacar con cada pedalada lo negativo dejando una estela a modo de Track sonriente esfuerzo positivo,  tal vez por eso cuando sumido en este pensamiento no me pare en la cuneta a llorar cuando me paso la lagartija.

Durante la ascensión me paso todo el que subía, incluso un señor mayor con bici de muchos kilos y acoples de los 80. Al fin corono Morcuera y sigo, no tengo ganas ni fuerzas ni para frenar, me dejo caer hasta la fuente, bebo agua, bajo un poco más y me doy la vuelta, tengo frío, el cielo esta para tormenta y no tiene sentido bajar más. En el corto tramo que hay desde el refugio hasta coronar de nuevo el puerto me pasa Patri, no la conozco es lo que ponía sobre su culo, por su forma de pedalear y sufrir sobre una bici se la ve toda una luchadora. Después me pasa una moto y de paquete un ciclista cargando con su bici al hombro, lastima no ir grabando con la cámara.

Estoy en paz conmigo y decido bajar, hacer un poco más larga la ruta incluso al equivocarme de camino ya que no la quería hacer tan larga tampoco me importo.

El aparcamiento está muy vacío cuando llego, en verano la gente madruga para evitar el calor pero hoy hacia frio en la montaña. De la ruta de hoy salgo reforzado de mi proyecto para 2019 a pesar del abismo por lo que he visto que me separa de mis contrincantes, hoy unos cuantos por sus equipaciones. Steve Jobs dijo Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Mi voz tiene tres deseos, finalizar tres pruebas una en 2019, otra en 2020 y la tercera en 2025. Y que le den a mirar ver pasar nubes desde la cama.

Track de la ruta.

Publicado en Salidas con Flaca, Salidas en Solitario | Etiquetado , , | Deja un comentario

Gravel: Lagos de Covadonga 2018

El alma que ya no es acosada por la angustia por el futuro ni por la obsesión del pasado, el alma sin fiebre, sin obligaciones, sin impetuosidad, conoce por fin el dulce abandono al presente.
Vladimir Jankélévitch

IMG_4859
La luz de sol se cuela se por la ventanilla trasera entre el chasis y el mal recorte del aislante, en ocasiones no necesitas a nadie que critique tú mal trabajo, ya llegara la naturaleza y te le señalara con el dedo, en forma de rayo solar en tu puta cara, con unos buenos días de cálido despertar, de levanta hoy te toca sufrir un rato.
Es el día cero de mi nueva vida, es fácil decirlo el primer día cuando en pocas horas tan solo has tenido que solventar un par de problemas sin importancia. El primero es que soy un inútil para hacer tostadas con la sartén, volveré a someterme a la tiranía de la avena hasta que regrese y me arrodille ante el tostador como uno de mis dioses domésticos. También es fácil decir que empiezas algo el primer día de vacaciones viviendo en una furgoneta y a 500 kilómetros de tu vida.
Pero esta entrada en el blog es de los lagos de Covadonga y de como un globero que apenas se ha subido a una bici este año se presenta con una Gravel que tendría que montar 34 piñones con 28 porque sus manetas no soportan el cambio y de todo esto se entera el jueves a 48 horas de irse de viaje, como odio procrastinar.IMG_4849
El nuevo Javier es alegre y tiene fe, una fe ciega en el nuevo Javier que no conoce y lo mismo le deja tirado al ver la primera rampa. Pedaleo con ilusión, Dora que monta transmisión nueva quiere correr, pero las piernas han vivido tiempos mejores, no mucho mejores, pero con más alegrías. Mientas pedaleo por la carretera hacia Covadonga por la interminable sucesión de Hoteles y casas rurales pienso que voy peor que el día de la marcha de Lagos 17, el día que empecé a odiar las carreras. Es la hora tonta, no pronto ni tarde, apenas me pasan coches y muy pocos autobuses, la temperatura es idónea y decido dejar de sufrir y ver que tal voy con el plato pequeño al tiempo que veo el santuario frente a mi. Tomo el desvío ya cerrado para los coches, en mi memoria los gritos de ánimo de la gente, pasar dentro de control de tiempo por la alfombra y comenzar la ascensión inmerso en un precioso bosque. Pero Dora comienza a sentir la pendiente sobre sus ruedas y me pone ojillos para meter todo, da igual cariño hasta donde lleguemos, paso a una pareja que van sufriendo mucho, les pido perdón, no se la falta de costumbre de adelantar a alguien subiendo. Veo el mirador de los canónigos y pienso que es un buen momento para ver si está bien puesto y el lugar es el adecuado, me tomo un tiempo de reflexión para evaluarlo y le doy mi aprobado. Continuo con la subida, cada vez más pesada, más caliente, más dura y no estoy pensando en sexo. Mis piernas para un 28 no dan para más entro en una especie de karma, supongo que estar por encima de mis pulsaciones normales más cerca de un infarto te llevan a comunicar con Dios, a un paz espiritual como no la había vivido nunca, el paisaje es increíble, entre autobuses que suben y bajas te da tiempo a sentir la naturaleza, dejas de sufrir, de sentir, de pensar en que estás haciendo y haciendo para limitarte a pedalear, superar una resistencia imposible que solo tu fe y ganas de seguir te hacen superarte. De mi trance me saca un compañero ciclista asturiano, que me pasa a mitad de la huesera con fino como una espiga y ligero como un colibrí ascendiendo sonriente mientras me dice ¿durillo eh?, viéndote subir diría que no.

IMG_4851
Llegando al mirador de la reina me alcanza otro asturiano, este entrado en años y aderezado su cuerpo con kilos como el mío, nos miramos, y en unos segundos sin abrir la boca nos hemos dicho todo, los hombres somos así. Pasado el mirador y antes de otra de esas grades rampas que un ingeniero dijo por aquí, jajajajaja, con un dedo meñique en la comisura de los labios me paro junto con mi charlatán compañero visual, hay un cartel junto al que me paro, para ver si todo es correcto, si voy bien y estoy en el sitio adecuado. Bajamos las pulsaciones y dejamos sacar cuatro palabras, 34 grados marca el GPS hace un calor infernal y tengo el agua justa para subir hasta los lagos racionando, cosas de mi mala cabeza y decisiones tontas que el nuevo Javier no se para a comentar.
Mientras subo pedaleando como un machote a 4 km/h pienso como el viejo Javier se pudo subir todo esto andando empujando la bici solo por terminar una marcha, con lo fácil que es darse la vuelta y gritar ya me habéis visto. La dureza, el paisaje y el calor me hacen entrar en trance de nuevo, recuerdo la leyenda que leí por la noche, la Huesera es una vieja que vive en un escondrijo del alma que todos conocen y muy pocos han visto. La vieja espera que los que se han extraviado, los caminantes y los buscadores acudan a verla. Es circunspecta, a menudo peluda y siempre gorda y, por encima de todo, desea evitar cualquier clase de compañía. Dice la leyenda que su cueva está llena de huesos, pero su especialidad son los lobos. Se arrastra, trepa y recorre las montañas y los arroyos en busca de huesos de lobo y cuando ha juntado un esqueleto entero, cuando el último hueso está en su sitio y tiene ante sus ojos la hermosa escultura blanca de la criatura, se sienta junto al fuego y piensa que canción va a cantar. Cuando la tiene decidida se sitúa a un lado de la criatura , levanta los brazos sobre ella y se pone a cantar, entonces a la criatura cobra vida y le sale pelo, pega un brinco y escapa corriendo. Mientras corre en algún momento un rayo de sol o de luna la ilumina el costado y el lobo se transforma en mujer que corre libremente hacia el horizonte, riéndose a carcajadas. De mi trance me saca la voz dulce de una rubia espectacular que baja ya de lagos, venga que estas arriba, y doy lo poco que me queda para llegar al lago Enol, con sus aguas cristalinas de color verdoso y vegetación flotando en su superficie que le dan un toque zen brutal. Disfruto un rato en el lago, ha costado mucho llegar hasta aquí y quiero mi premio. Una vez con IMG_4867las retinas inundadas de belleza, el corazón reposado y las piernas, bueno están. Subo la última cuesta hacia el lago superior Ercina y un montón de recuerdos tiñen el alma de nostalgia, me quedo mirando el lago, con la mirada en el infinito sin nadie frente a mí pero yo veo una pirámide humana que formamos hace ya muchos años cuando éramos jóvenes e inconscientes. La poca subida que hay para retornar se me atraganta, se me hace un mundo, pero no importa. Hace mucho que no era feliz en bici, hacía mucho que no disfrutaba de un día como el vivido, tengo que perseguir y luchar por mis ilusiones pienso en la parada que hago para hacer una foto de la basílica, la felicidad se logra alcanzar con sudor y sufrimiento, no es gratis. Seguramente no la logre porque cada vez me voy dando más cuenta que la felicidad es vivir el momento.
Jean Giono dijo dejo escrito Hemos olvidado que nuestra única meta es vivir y que vivir lo hacemos cada día y que en todas las horas de la jornada alcanzamos nuestra verdadera meta si vivimos… Los días son frutos y nuestro papel es comerlos. Así que hay levantarse con hambre todos los días.

Track de la ruta

IMG_4878.JPG

Texto de la Huesera sacado de https://www.domestika.org/es/projects/63694-la-huesera

Publicado en Rutas con el foromtb. | 1 Comentario

OMATA ONE: O la añoranza por lo analógico sin perder lo digital.

Esta entrada es un tributo a los frikis del ciclismo, a los apasionados del vintage o los que les cuesta dejar el mundo analógico y zambullirse totalmente en el mundo digital.

La empresa Finlandesa OMATA nos ha creado un nuevo juguete que nos hace disfrutar de nuestro deporte con los datos básicos que necesitamos en formato analógico y que a su vez una vez estamos en casa o en la terraza del bar hidratándonos con una buena cerveza fresquita poder ver todos los datos en la pantalla de nuestro Smartphone y con la ruta en Strava para analizar todos los datos que necesitemos para analizar nuestro rendimiento.

OMATA ONE es simplicidad en lo visual para que nos centremos en lo principal, nuestras piernas, pulmones y el deseo de disfrutar de una buena ruta dándolo todo.

Todo el movimiento que realicemos el velocímetro lo traduce a datos GPS y gracias a la tecnología ANT+ registrara el resto de sensores que tengamos conectados como el pulsómetro y el sensor de cadencia. Su peso es de 79 gramos, el GPS tiene 72 canales, el almacenamiento interno es de 4 GB, la duración de la batería es de aproximadamente 17 horas y se carga por un puerto USB-C.

¿Qué información nos facilita mientras montamos? La velocidad, la distancia total, el ascenso, la hora del día y el tiempo total del entrenamiento. Vamos lo básico para saber cómo vamos, pero como los propios creadores dicen, es el viento el que nos dice lo rápido que vamos, nuestro corazón cuanto subimos y nuestras piernas los kilometro rodados, pero lo más importante y algo que no se puede medir, nuestras sonrisas que indican cuanto nos estamos divirtiendo.

 

El precio de ser un friki, que te guste lo analógico sin perder un solo dato de tu recorrido son 550$. Pero ya lo dijo Adam Smith El verdadero precio de todo, lo que todo realmente le cuesta al hombre que quiere adquirirlo, es el esfuerzo y la complicación de adquirirlo.

A mi me encanta pero se lo que me cuesta ganar 550$, seguiré mirando tras el cristal.

Web Oficial: https://omata.com/

Todas las fotos son propiedad de OMATA.
Publicado en Artículos de productos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Serranillos Integral.

El premio reside en mis actos, no en sus efectos. La recompensa está encerrada en lo hondo de mi respuesta en esa parte central de mí ser de la que arranca toda acción, gracias a que los resultados son impredecibles ningún esfuerzo de mi parte está condenado al fracaso. Incluso un fracaso no tomará la forma que imagino de antemano. Ante el futuro sólo puedo decir: “será interesante ver qué ocurre.”
Hugh Prather

IMG_4551
Poner un calefactor en la furgoneta fue una gran idea, pero eso aumenta el confort y me arremolino dentro del saco hasta que la temperatura de mi pequeño hogar es el adecuado para salir de mi cascaron. Las cumbres están cargadas de nubes y hace un viento incomodo que no deja que el sol me caliente. Desayuno con pereza, tengo las piernas algo cargadas de ayer, pero si me he venido hasta aquí es para evitar el no salir, el forzarme a subirme en una bici y pedalear sin escusas, estas de vacaciones y pedaleas.
Una vez que la señorita Rottenmeier que vive en cabeza me deja vestirme con tranquilidad veo a lo lejos Serranillos, mi objetivo y por lo menos si lo veo es que no está cubierto, si lo sé es una frase para estudio. Esta vez no olvido el Buff que tanto eche en falta ayer y puedo pedalear sin tener que usar el chaleco, total pronto muy pronto comienza la subida. Es pesada, muy pesada y con unas curvas que hacen sacar lo mejor de tus piernas y eso que en las mías no hay nada. El 34 se niega a subir por lo que me apaño con el 32 y voy disfrutado con el valle, las montañas y una gran cantidad de jubilados que apañan sus olivos. San Estevan del valle siempre me ha recordado al pueblo de amanece que no es poco, con sus calles decoradas con recreaciones de cuadros famosos, imagino a sus gentes quedando junto al cuadro de los pechos con flores de IMG_4530Gauguin. Este pueblo para mí siempre será de grato recuerdo por la marcha de Torozo, que preciosa e increíble trialera para disfrutar como un loco en mis viejos tiempos de loco por las bajadas intensas. Ahora voy dando panzazos de puerto en puerto buscando buenas fotos y mejores sensaciones.
Estoy cansado y me tomo esta subida de paseo puro y duro, parando para hacer fotos y videos, disfrutando de las vistas y del entorno sintiendo como susurra el viento entre los árboles, como juegan las nubes en el cielo, como la ardilla me mira curiosa hasta que estoy demasiado cerca y emprende una larga huida. Disfruto con las pequeñas cosas como ver a un señor mayor coger de la mano a su mujer a subir al coche y ver como se regalan unas sonrisas o simplemente como otro venerable anciano recoge con mucho mimo creo que unos higos de su huerto. La vida a bajas pulsaciones tiene otros matices que me encanta disfrutar.
Llegar al desvío de Pedro Bernardo me cuesta un triunfo, en el me encuentro a cuatro moteros que intentan decidir la ruta a tomar para continuar devorando kilómetros. Serranillos no lo tenía por un puerto tan duro como me está resultando, la verdad es que con la forma que tengo hasta subir un primero si ascensor me saca los colores. La fuente me llama y para a llenar el bidón y Penny me pide una foto con la cascada que hay al lado, hoy esta caprichosa y solo quiere que la fotografíe. Por fin corono el puerto y el aire es increíble en esta vertiente, valoro el seguir con mi ruta circular, pero estoy muerto. Como estoy apuntado al reto de subida de Strava me pregunto si mis 1000 metros de ascensión acumulada serán suficientes, pero dudo, así que me bajo al pueblo de Serranillos y con la subida mato dos pájaros de un tiro. Por un lado, le meto 500 metros más a la ruta y por el otro puedo llamar a esta salida Serranillos integral. La bajada bonita, pero nada del otro mundo, salvo las últimas curvas antes del pueblo muy divertidas y una vez alcanzo el letrero vuelta para atrás.
IMG_4541He de confesar que le tenía ganas a esta subida y que mejor ocasión que esta. Lo bueno de subir un puerto y más a mi ritmo es que descubres pequeñas joyas como la fuente de los gandules, una preciosidad de agua helada. Esta subida me la tomo más en serio y me meto un gel con cafeína para darle algo de gasolina a las piernas y bien que lo note, ya que subí genial el puerto, he de confesar que durante la bajada me imaginaba a suguss diciendo pero donde vas gordito si no puedes con tu alma, bajar pa subir.
Una vez coronado el puerto de nuevo y con un buen sabor de boca por la ruta solo queda la panzada de kilómetros de bajada, pero esta vez con un aire que empieza a tener malos humos y me da algún susto con sus rachas traicionares con aires de huracán. Pero al final llego al campin con buen pedaleo y ducha calentita que me lo he ganado.
La conclusión de esta ruta, que merece la pena arriesgarse, salir y disfrutar. Escucha a tus piernas ellas te dirán si puedes, la cabeza te engaña. Ya lo dijo Marc Chagall Si creo desde el corazón, casi todo funciona, si lo hago desde la cabeza, casi nada.

IMG_4548

Track de la ruta.

Publicado en Salidas con Flaca, Salidas en Solitario | Etiquetado , , | Deja un comentario