Crankbrothers Eggbeater1: Unos buenos pedales para disfrutar el Gravel y el MTB.

He de confesar que he dejado los cominos muy olvidados estos últimos años y tan solo con mi reenganche al ciclismo offroad gracias a las gravel me vuelvo a replantear que tipo de pedales quiero usar.

 En mis comienzos use Shimano y no me han defraudado nunca, salvo en invierno en salidas con barro o nieve que a la mínima calar era casi imposible. Unos años después me anime a usar Crankbrothers animado por un gran defensor de este tipo de pedales que es Jorge (Despistado) y durante años creí haber encontrado el pedal ideal y si es cierto, en circunstancias difíciles de barro o nieve da la talla.

Pero como todo tienen un pero, su talón de Aquiles es el mantenimiento, a diferencia de los Shimano que prácticamente te olvidas de ellos, los Crankbrothers requieren de tus mimos y cuidados para obtener una larga vida y un rendimiento excelente.

El modelo que he elegido para montar en mi bici de gravel la Megamo Jakar 30 son los eggbeater 1 (link de compra) que están indicados para el uso de gravel, Trail y XC. Tiene un peso de 290 gr. Su diseño minimalista y ligero tiene cuatro caras para anclar la cala fabricados en acero cromado , lo que aporta no solo facilidad par iniciar el pedaleo sino que también aporta facilidad para evacuar el barro. Están fabricados con rodamientos de alta calidad y un sistema de sellado doble, los pedales tienen una garantía de 5 años.

Este modelo tiene un factor Q de 52 mm, ¿Qué es el factor Q? El factor Q es la distancia que hay entre las piernas al pedalear y también la distancia entre las caras exteriores de las bielas donde se encuentran los pedales.

 

Los pedales se suministran con un juego de calas modelo estándar de latón, duran menos que unas calas SPD, y un ángulo para desanclar de 10 grados.

 

 El anclaje de los pedales eggbeater 1 requiere una pequeño periodo de adaptación cuando vienes de otro sistema. Primero tenemos que presionar hacia abajo, posteriormente anclar la parte trasera de la cala y terminamos con la parte delantera, un proceso tan rápido como en las SPD, pero que requiere acostumbrarse.

Las calas standard que se suministran con 6º te da una movilidad de talón de 3 grados por ambos lados con respecto a un eje central y liberan la cala con un giro talón de 15º. En un documento técnico Crankbrothers indica que si queremos un mayor ángulo de liberación, podemos cambiar la posición de las calas marcadas derecha/izquierda montando la cala derecha en la zapatilla Izquierda y la cala Izquierda en la zapatilla derecha, esto nos daría un ángulo de liberación de 20º.

 Manual y guía de problemas para instalar las calas.

En opción puedes encontrar calas modelo Easy con 10 grados de liberación y también calar con 0º de movilidad en el talón una vez calado. Uno de los grandes «puntos débiles» es el mantenimiento que tenemos que tener con ellos, su programa de mantenimiento es el siguiente:

Mantenimiento cada 30-50 Horas de uso.

 Limpie y vuelva a engrasar las partes internas del pedal:

  •  Con los pedales en la bicicleta, retire la tapa del extremo con un destornillador grande.
  • Con una llave de tubo de 8 mm retire la tuerca del eje y deslice el pedal fuera del eje.
  • Limpie a fondo todas las superficies y el interior del cuerpo del pedal.
  • Limpie el sello y vuelva a instalar en el eje (observe la orientación). Aplique una cantidad generosa de grasa al eje y al interior del cuerpo del pedal.
  • Deslice el cuerpo hacia atrás en el eje y apriete la tuerca del husillo a 4 Nm. Instale la tapa del extremo y apriétela a 2,5-3 Nm. Asegúrese de que el sello principal esté dentro del cuerpo del pedal.

Repetir en el otro pedal.

 Lubrique el conjunto del ala aplicando una o dos gotas de aceite de cadena de tipo seco donde las barras y el resorte pivotan. Limpia cualquier exceso.

 Video demostrativo Cómo hacer el mantenimiento a los pedales Crankbrothers – YouTube

 Revisión: cada 150-200 horas / anualmente.

 Instale el kit de reconstrucción de pedal Crankbrothers adecuado.

 

 

 

 

 

 

 

Link de compra Kit de mantenimiento 

Inspeccione y reemplace las calas cada 300-500 horas o si están desgastadas.

             Calas Estándar 6º link compra                                   Calas 0º link de compra

Publicado en rutas | Deja un comentario

Vía Verde Senda del Oso.

Lo más importante es la voluntad de dejar fluir los sentimientos, que fueron el motivo por el cual nos pusimos la armadura.

Robert Fisher

 

El norte de España tiene sus veranos peculiares, me encanta venir del calor de la meseta y recuperar las noches durmiendo al abrigo del nórdico. Madrugo para desayunar y preparar la furgo de modo vivienda a modo coche, se tarda poco la verdad. En el camino noto que el aire es más frio de lo normal y llegando a Oviedo la niebla oculta el paisaje. Voy dejando la costa atrás y a medida que me adentro hacia el interior la niebla va desapareciendo.

Salgo desde el aparcamiento de Tuñon junto al Rio Trubia, si me preguntase un color diría verde, Asturias es un paraíso verde espectacular. Comienzo la ruta en el inicio por esta parte de la vía verde junto al monumento del Oso, apenas estamos tres coches en el aparcamiento pero cuando inicio mi ruta la entrada al aparcamiento de coches es incesante ya que en este punto de inicio hay un punto de alquiler de bicicletas para recorrerla.

Tan solo adelanto a un ciclista, la senda solitaria nos regala los sonidos del agua y de la naturaleza que lo habitan ahora distorsionados por el rodar de mis neumáticos. El firme es ideal para una bicicleta gravel o MTB, te permite centrarte en lo importante que es el entorno, sentir el frescor de la mañana aunque estés deseando que un rayo de sol penetre en las cúpulas vegetales que cubren la vía. En este sentido la pendiente es ascendente muy leve, avanzas con soltura, es de estas subidas de agotamiento lento de las que te vacían sin darte cuenta, poco a poco hasta que te encuentras sentado en la cuneta con un gel y una barrita energética preguntándote donde han ido a parar tus fuerzas. En pocos kilómetros la ruta te muestra parte de su belleza cruzando pequeños túneles horadados en las rocas y decorados por la vegetación de forma exquisita. Dejo atrás el recinto de los osos de Proaza sin ver ningún ejemplar, es lo que tiene no parar y dedicarlo tiempo a esperar si aparecen.

El paisaje me tiene maravillado, el paisaje del desfiladero de Peñas Juntas es increíble con sus túneles perfectamente iluminados. Mi cuerpo a recuperado calor por el ejercicio y me siento mas a gusto. Tomo la variante hacia Valdemurio, la subida se hace algo más acusada, el regalo te llega en forma de embalse. El embalse de Valdemurio es increible, un remanso de paz que invita a descansar y dejar corretear la mirada por la infinidad de pequeños rincones preciosos que te ofrece. Me encanta el embarcadero que tiene, yo creo que gran parte de la culpa de estar aquí y elegir estar ruta la tiene __ele__ que través de sus fotos de rutas en gravel por Asturias nos vende su tierra como nadie. Sigo los consejos del vigilante del embalse y recorre la orilla por un carril acondicionado para la bici, dejo atrás el embalse y por tramos perfectamente acondicionados llego hasta el cargadero de Carbón de Santa Marina y breve visita a la mina mariquita por fuera. Toca deshacer el camino recorrido, disfrutar de la bajada que se nota y disfrutar del paisaje que tenias a tu espalda ahora frente a ti, se disfruta muchísimo este tramo. A la altura del embalse opto darle la vuelta al completo y ya me aviso el guarda de los tremendos desniveles, afortunadamente para mi los peores están en el sentido contrario a como lo estoy recorriendo.

El paisaje me tiene maravillado, el paisaje del desfiladero de Peñas Juntas es increíble con sus túneles perfectamente iluminados. Mi cuerpo a recuperado calor por el ejercicio y me siento mas a gusto. Tomo la variante hacia Valdemurio, la subida se hace algo más acusada, el regalo te llega en forma de embalse. El embalse de Valdemurio es increible, un remanso de paz que invita a descansar y dejar corretear la mirada por la infinidad de pequeños rincones preciosos que te ofrece. Me encanta el embarcadero que tiene, yo creo que gran parte de la culpa de estar aquí y elegir estar ruta la tiene __ele__ que través de sus fotos de rutas en gravel por Asturias nos vende su tierra como nadie. Sigo los consejos del vigilante del embalse y recorre la orilla por un carril acondicionado para la bici, dejo atrás el embalse y por tramos perfectamente acondicionados llego hasta el cargadero de Carbón de Santa Marina y breve visita a la mina mariquita por fuera. Toca deshacer el camino recorrido, disfrutar de la bajada que se nota y disfrutar del paisaje que tenias a tu espalda ahora frente a ti, se disfruta muchísimo este tramo. A la altura del embalse opto darle la vuelta al completo y ya me aviso el guarda de los tremendos desniveles, afortunadamente para mi los peores están en el sentido contrario a como lo estoy recorriendo.El paisaje me tiene maravillado, el paisaje del desfiladero de Peñas Juntas es increíble con sus túneles perfectamente iluminados. Mi cuerpo a recuperado calor por el ejercicio y me siento mas a gusto. Tomo la variante hacia Valdemurio, la subida se hace algo más acusada, el regalo te llega en forma de embalse. El embalse de Valdemurio es increible, un remanso de paz que invita a descansar y dejar corretear la mirada por la infinidad de pequeños rincones preciosos que te ofrece. Me encanta el embarcadero que tiene, yo creo que gran parte de la culpa de estar aquí y elegir estar ruta la tiene __ele__ que través de sus fotos de rutas en gravel por Asturias nos vende su tierra como nadie. Sigo los consejos del vigilante del embalse y recorre la orilla por un carril acondicionado para la bici, dejo atrás el embalse y por tramos perfectamente acondicionados llego hasta el cargadero de Carbón de Santa Marina y breve visita a la mina mariquita por fuera. Toca deshacer el camino recorrido, disfrutar de la bajada que se nota y disfrutar del paisaje que tenias a tu espalda ahora frente a ti, se disfruta muchísimo este tramo. A la altura del embalse opto darle la vuelta al completo y ya me aviso el guarda de los tremendos desniveles, afortunadamente para mi los peores están en el sentido contrario a como lo estoy recorriendo.El paisaje me tiene maravillado, el paisaje del desfiladero de Peñas Juntas es increíble con sus túneles perfectamente iluminados.

Mi cuerpo a recuperado calor por el ejercicio y me siento mas a gusto. Tomo la variante hacia Valdemurio, la subida se hace algo más acusada, el regalo te llega en forma de embalse. El embalse de Valdemurio es increible, un remanso de paz que invita a descansar y dejar corretear la mirada por la infinidad de pequeños rincones preciosos que te ofrece. Me encanta el embarcadero que tiene, yo creo que gran parte de la culpa de estar aquí y elegir estar ruta la tiene __ele__ que través de sus fotos de rutas en gravel por Asturias nos vende su tierra como nadie. Sigo los consejos del vigilante del embalse y recorre la orilla por un carril acondicionado para la bici, dejo atrás el embalse y por tramos perfectamente acondicionados llego hasta el cargadero de Carbón de Santa Marina y breve visita a la mina mariquita por fuera. Toca deshacer el camino recorrido, disfrutar de la bajada que se nota y disfrutar del paisaje que tenias a tu espalda ahora frente a ti, se disfruta muchísimo este tramo. A la altura del embalse opto darle la vuelta al completo y ya me aviso el guarda de los tremendos desniveles, afortunadamente para mi los peores están en el sentido contrario a como lo estoy recorriendo.

Una vez de vuelta al cruce retomo la vía verde en sentido Entrago y cambio de rio esta vez me acompañara el río Teverga. Comienzo a estar algo cansado, la Vía ahora es un hervidero de gente transitando andando y en bici. Los túneles de este tramo que cruzan el desfiladero de Valdecerezales son espectaculares. El cansancio me hace disfrutar menos de la ruta, tal vez ya he realizado mi elección y tomo el otro ramal como favorito. La bajada es muy rápida, se nota es desnivel pero aún así hay que dar pedales. Me río porque en tramos con un dos o un tres por ciento es como ir en eléctrica con el pedaleo asistido.

Merece la pena disfrutar del puente romano de Villanueva de su area de descanso y sobretodo del agua helada que mana de su fuente. Me ha faltado un punto de fondo para disfrutar plenamente la ruta sin rodar tan casado el último ramal. La senda del Oso es una visita obligada para los amantes de la bici y de la naturaleza. Es el mejor ejemplo de reciclaje industrial pasando de vía de tren de mercancías a motor económico de la comarca por el turismo que traé y poder seguir manteniendo parte la espectacular infraestructura de túneles que sería una pena perder.

José Ortega y Gasset dijo El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer, sino, al revés, en conservar aquella esencia del ayer que tuvo la virtud de crear ese hoy mejor. Creo que en esta ocasión la vía verde de la senda del oso lo ha logrado, ven y disfrútala porque es espectacular.

Track de la ruta.

Te invito a que te suscribas al canal del YouTube y a mi blog, tu apoyo gratuito me ayuda a seguir creando contenido y si te gusta que puedas seguir disfrutándolo.

Gracias.

Publicado en rutas | Deja un comentario

Subida a Lagos de Covadonga Globera.

Hay un momento en la vida en que dejamos de mirar y nos dedicamos a ver. Ya no buscamos con los ojos. Fijamos la mirada en un punto del presente o del pasado y las imágenes llegan solas, repetidas, escuchadas. Es la vejez.

Alejandro Palomas.

Año a año repito rutas, lugares. ¿Me hago cómodo o busca la simplicidad fruto de la edad?. Quiero imaginar que hay un poco de todo, una mezcla de ganas con esencia de viejas fuerzas y un toque de ilusión. Los cincuenta son los nuevos treinta, y una mierda.

Quiero subir a los lagos de Covadonga de nuevo, esta vez con una gravel en mono plato y con un desarrollo que ni en mis mejores años subiría con soltura. ¿Será la crisis de los cincuenta? Yo no me he comprado un deportivo para ser mas joven, estar mas vivo, aferrarme a la vida, para eso ya tengo el triatlón. Soy consciente del paso de los años, cuando cada vez me es mas complicado motivarme para iniciar una aventura, un nuevo reto. He confesar que una parte de mi pide echar el ancla, encontrar un lugar donde fondear el barco de la vida y dejar reposar mi alma viajera física y disfrutar del sol del mediodía leyendo, pasar las tardes adormilado viendo pasar las nubes hasta el ocaso y disfrutando de mis recuerdos.

Pero este año una vez más solté amarras, tal vez con las ganas de guardar el recuerdo de lo vivido en imágenes. He encontrado las fuerzas y las ganas en el canal de YouTube para seguir adelante un poco más y he confesar que cada vez me cuesta mucho mas de lo que se ve en el vídeo terminar los retos o las rutas. Esta vez no me veo con las ganas y las fuerzas para salir desde Ribadesella en la bici para coronar lagos, o tal vez por la cantidad de veces que el año pasado lo hicimos JJ y yo. En cualquier caso subo en la furgoneta hasta el aparcamiento de Covadonga y así sacar una visita posterior al entorno que merece mucho la pena.

Entro en el aparcamiento y dos coches tras de mi lo completan, el día esta ideal para disfrutar de Asturias. Grabo la entrada para el blog y comienzo la ascensión con el replicar de las campanas de fondo, en la rotonda me quedo sin desarrollo ya no tengo mas piñones y creo que tampoco fuerzas, subo como puedo a golpes de ilusión, tiran de mi ganas por pasar un día en la montaña, de divertirme grabando una ascensión sufriendo como muchos de los que leen este blog lo hacemos dejandonos el alma en cada pedalada, pero disfrutando cada segundo entre jadeos de paisajes increíbles.

La carretera esta cortada a los vehículos particulares, pero es tal el volumen de tráfico de autobuses y furgonetas que de no estar cortado sería un atasco permanente. Tomo un respiro en el primer mirador llamado de los canónigos para ver las vistas a Covadonga, lo de mirador es un eufemismo ya que esta completamente cegado por la vegetación, que poco cuidamos la mayor industria de nuestro país, el turismo. Si esto fuese un producto el no poder disfrutar de las vistas sería una fallo de fabricación, una garantía, pero tampoco es algo que moleste mucho, tan solo es un mirador para los que suben andando o en bici, vamos los que no ha pasado por caja por lo que no cuenta. Me tomo un descanso, repongo fuerzas y veo la gran diferencia entre como subo yo y como sube un aficionado normal de bici, me siento hundido. Pero bueno total lo mío solo es para disfrutar, no tengo tiempos en Strava que superar y no me soy a sentir mal si subo 20 segundos mas lento o 20 minutos, a mi con llegar vivo a la cumbre y disfrutar de las vistas me vale.

 La subida por conocida, bueno como se ve en el video no tan conocida, no se hace mas llevadera, subo mejor de lo esperado, tal vez tenga mas fuerza y fondo del que pienso, a medida que gano altura me siento mas feliz, más fuerte y con mas ganas de terminar. Una vez que superas la huesera el paisaje gana protagonismos al sufrimiento, bueno no lo iguala o lo atempera, lo hace mas llevadero porque una parte de ti esta en paz. Cuando pienso que ya queda poca subida en un giro me encuentro encaramado en las alturas un autobús girando por la montaña, esta subida crece con los años, o mas bien mis piernas van siendo cada vez mas cortas para realizar estos esfuerzos. Dejo atrás el mirador de la reina, en bajada siempre me gusta hacer una pausa, que también la bajada se las trae. Queda poco, pequeña bajada en la que siento el aliento de la cumbre, hace algo de frío. El mastín que cuida el rebaño esta mas por pasar sus días descansando y se mueve lento, pesado, sin querer saber nada del mundo que lo rodea. Un último esfuerzo y los lagos ante mi de nuevo. Siempre me dibujan una sonrisa, seguramente porque es el fin de la subida, pero se que es por la felicidad del alma, algo dentro de mi ante paisajes impresionantes se siente en casa. No hay muchos turistas de autobús, se puede ir cómodamente y disfrutar de los lagos sin agobios ni incordio en los videos o las fotos.

En la bajada el tiempo asturiano toma protagonismos y comienza velar los lagos con niebla. Gracias por permitirme un año más disfrutarlos en su plenitud. Me abrigo y disfruto lo sufrido en la subida. El Mastín tirado en la carretera no permite al autobús avanzar no tiene muchas ganas de quitarse tampoco. En el mirador de la reina disfruto en solitario de las vistas, Rosalía luce preciosa en un entorno inigualable. Termino la jornada comiendo en el interior de mi furgoneta, fuera hace fresco y me doy de postre una vuelta por Covadonga, algo muy recomendable si llegas hasta aquí.

Luis Landero en “Hoy Júpiter” dijo La vida es sólo un soplo y un sueño, los años te atropellan, las edades vuelan, los imperios se desmoronan, cuando quieres darte cuenta hoy es ya mañana y mañana fue ayer. Yo siento el paso del tiempo cada día más rápido, pasan las estaciones, los años fugaces, toca disfrutar el tiempo de calidad.

Si te gusta el contenido tanto del blog como del canal, tu suscripción gratuita me ayuda a seguir creando contenido, Gracias 😉

Crónica en video

Track de la ruta.

Publicado en alakanadas, Salidas en Solitario, Viajes | Deja un comentario

Senda litoral de Ribadesella a playa San Antolín

Eramos yo y el mar. Y el mar estaba solo y solo yo. Uno de los dos faltaba.

“Voces” (1943)

Antonio Porchia

Comienzo mis vacaciones de verano desde Ribadesella, hace algunos años fue refugio de mi desasosiego mental y ahora regreso de nuevo buscando la calma, esa paz que se madura junto al mar, que se logra en soledad perdiendo tu mirada en un Cantábrico azul, en atardeceres que dejan entre abierta las puertas del infierno y dejan escapar el resplandor del fuego eterno. Busco dejar el estrés de la vida diaria aparcado unas semanas y disfrutar de mi tiempo como me lo pida el cuerpo, sin programar rutas ni objetivos. Atrás quedaron los días dorados de ruta a diario y más de 1.000 metros de ascensión, no se podía perder ni un minuto de las vacaciones. Ahora he aprendido que la vida se tiene que tomar como venga y que dicten los días.

Comienzo la ruta en el paseo marítimo, voy grabando el capítulo para el canal, sorteo paseantes y los jóvenes de la escuela de surf, me hubiese ser gustado surfero, me va su estilo de vida, pero ya gordo y calvo no encajó en el perfil. Me encanta salir de Ribadesella con la marea baja, las viejas barcas ancladas al fango y recubiertas de verdín van pudriendo sus días contando mareas. Son como juguetes rotos, ilusiones, proyectos, sueños varadas a un paso de lograr su objetivo. Dejo momentánea la costa, las montañas están envueltas en un halo de misterio, me tientan con sus encantos pero toca costa. Voy recorriendo el camino de Santiago en sentido inverso,los peregrinos me los voy encontrando con cuenta gotas, Peregrubar en la nueva normalidad tiene que ser toda una aventura. El camino del norte lo tengo pendiente desde hace muchos años, se que es impresionante pero siempre me ha dado mucha pereza por su dureza.

Asturias es verde y azul, una carretera solitaria me acerca a los acantilados del infierno, del frío gris al verde segado dibujando el camino en las praderas, al marrón tierra esculpido por pisadas, por rodadas por sed de curiosidad, por perderse en el infinito azul de sus aguas que encuentran bajo nuestros pies las rocas que lo contienen. Disfruto rodando por las sendas, por sus bosques, alternando pequeños núcleos poblacionales.

Visitó los bufones de Pria, donde el mar se hace voz, donde muestra su bravura golpeando incesante los acantilados. Es realmente impresionante verlo y eso que es un día de mar en calma, estoy seguro que los días de temporal tiene que ser sobrecogedor. al lado esta la playa de Guadamía que es todo lo contrario paz en una cala recogida.

Continuo la ruta por pisas solitarias con vistas al mar hasta que la senda se adentra hacia el interior buscando el bosque, la espesura verde para dibujar cúpulas de sombra sobre el camino. Recorro pistas estrechas por mementos senderos hasta encontrarme con un vergel de agua, olor y color que es una delicia donde me regalo una pausa en el camino.

Recorrer las sendas estrechas me dicen que es una locura para la gravel, pero es una delicia y si te gusta disfrutar de la bici este tipo de recorridos es flow en vena. La siguiente playa en visitar es la de Cuevas del Mar. Me trae grandes recuerdos del año pasado de los días que pasamos haciendo rutas con la flaca con JJ y nos vinimos un día a bañarnos a esta playa, pequeña y recogida entre grandes formaciones rocosas. Continuo la senda hasta la playa de la Guelgüa, una playa que me recibe con marea baja y es otra playa de estas cerradas, pequeñas donde el azul del mar comparte protagonismos con el verde intenso de la costa. El paisaje hacia al mar de esta playa es espectacular con una formación rocosa en forma de arco y en su fondo hacia la costa toda una explosión de agua dulce y naturaleza compartiendo protagonismo.

Mi siguiente parada es la playa de Gulpiyuri, una playa que he aplazado su visita los últimos dos años buscando una ocasión especial y sin lugar a duda esta era la ocasión ideal para visitarla. La playa no me me defrauda sin estar en su momento más espectacular por la marea pero aún así muestra una belleza increíble y si el día acompañase un poco más me hubiese bañado. Objetivo cumplido y sin lugar a duda creo que es una de las playas más bonitas del cantábrico.

Me voy sintiendo realmente agotado, este año no tengo fondo para grandes rutas y pocas fuerzas para rutas de desnivel medio, llego hasta la playa de San Antolín donde la ruta se cruza con la carretera de vuelta a Ribadesella y decido acortar la ruta, toma el camino de regreso por carretera. La gravel te permite esta polivalente forma de monta de la bici y disfruto en modo carretero la ruta que tanto me ha regalado en modo MTB. Termino la ruta por el parque natural del malecón de Ribadesella, un lugar de descanso para las aves en sus grandes rutas migratorias y donde existen observatorios para poder disfrutar de ellas.

Una gran ruta que recomiendo que recorráis sin prisa, disfrutando del paisaje y llenado todos los sentidos de sensaciones. Ya nos lo dijo Jacinto Benavente La vida es como un viaje por la mar: hay días de calma y días de borrasca; lo importante es ser un buen capitán de nuestro barco. Un capitán que sepa cuando Izar velas, anclar el barco y dejarse mecer entre atardeceres y amaneceres.

Track de la ruta.

Si te gusta el contenido tanto del blog como del canal de YouTube, te pido te suscribas para poder ayudarme y seguir creando contenido.

Publicado en rutas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Morcugravel: Subir Morcuera por pista por las dos caras.

Sueña, y sueña a lo grande! Solo sobreviven los sueños más grandes. A los otros los borra la lluvia y los arrastra el viento.

El libro de los Baltimore” Joël Dicker

En una semana me voy de vacaciones para enfrentarme a gigantes, a rutas que están por encima de mis posibilidades físicas hoy en día por mi mala planificación de entrenamientos y con una nueva bici, radicalmente diferente a lo que he usado hasta ahora. De este cóctel de deso, sueño y agarrarme a una ilusión por crear contenido interesante disfrutando haciéndolo, al fin y al cabo que es de lo que se trata este blog.

Las sensaciones de la barranca fueron buenas, me lo pase increíble, pero falto dureza en la distancia, le falto a la ruta un par de puntos de sufrimiento para ver como mi cabeza es capaz de asimilar tanto sufrimiento. Le di vueltas y creo que di con la ruta perfecta, Morcuera por las dos caras un sube y baja que hace tiempo le tenia ganas.

Madrugo, empieza a no costarme tanto madrugar, comienzo a cambiar hábitos y rutinas que me ayudan, el propósito de una vida más tranquila mentalmente, el viejo sueño de vivir el “slow life” aún sigue rondando en mi cabeza, he empezado por la música pero pronto la cambio y marea radio de spoty, necesito un poco de viejas letras que fustigan almas.

Están arreglando la calle que va a la fuente del cura, aparco cerca de la carretera y bajo con la bici, grabo la entrada del video blog y comienzo a subir disfrutando de una temperatura ideal para montar en bici, casi para un biker mayor como yo de manguito y chaleco. Me haciendo al plato de 40 dientes, lo odio y lo amo a partes iguales, creo que he encontrado los tres piñones en los que soy feliz y voy con ellos de arriba abajo. La montaña sube, sube, sube y sube, retorciéndose la pista en curvas que dibujan dos dígitos en el altímetro, Rosalía mi nueva bici de gravel responde a cada pedaleada, firme sin dejarse intimidar ni subiendo ni bajando, tiene ese nombre por su carácter guerra, tiene garra y ganas de sacarla a pasear muchos kilómetros. Subo lento, pero creo que porque aún me estoy haciendo a la bici, podría ir un punto mas, ahora que le voy dando revoluciones al corazón, pero mi alma se enreda entre cascadas, tomas chulas y vistas extraordinarias, que dura es la vida del creador de contenido.

Llego hasta la barrera que pone fin a la pista, repongo fuerzas y comienzo a subir por asfalto, tocan dos kilómetros y Rosalía nota que el 8% de carretera no es lo mismo que en pista, se la nota más juguetona, como diría Zugasti esta saltarina. Ella puede pero yo no y me cuesta una vida llegar a la cumbre, primera foto con ella en el cartel y decidir si ya esta bien para un cincuentón o le damos caña, la miro y me pone mirada triste, quiere seguir jugando y nos lanzamos Morcuera abajo, disfrutado de los frenos de Rosalía y sus neumáticos que dan una seguridad increíble.

Pronto dejamos el modo carretera para volver al modo camino, a pistas increíbles con unas vistas al balcón de la sierra que esta detrás de la cuerda larga espectaculares. Voy alucinando con el enlace que he encontrado y enlace de lujo con mi track que un momento me sacaba de esta pista. Pronto me voy de nuevo rodeado de urbanitas que se quejan del calor, lo hace, y de lo lejos que están las cascadas. Descanso un buen rato a la sombra y tras reponer algo de fuerzas me pongo de nuevo en marcha.

La pista de la Morcuera por este lado de la montaña es más tendida, mas abierta pero también mas agradable de rodar, me encuentro con los forestales que están bloqueando la pista con el coche en medio y las dos puertas abiertas, al verme se apresuran para dejarme pasar sin problemas, nos saludamos y me confirma que estoy a mitad de camino con el rumbo correcto. Una sucesión de giros y largas rectas me dejan de nuevo en mi track, toca la maldición del ciclista, una larga bajada en una subida, perder lo que has ganado sin piedad para nada. El GPS marca que he ascendido 1.000 metros, la pista por algunos momentos se hace mas rocosa, más divertida. La vacas se cruzan en tu camino y el bosque deja el protagonismo a los pastos. Hace mucho calor y pequeñas ráfagas de aire agradable me dan un poco de respiro. No me queda mucho para decir basta, ya no queda casi gasolina ni puerto. Tiro de oficio y consigo llegar a la carretera tras dejar atrás lo que para mi fueron las peores rampas de toda la ruta.

Corono de nuevo, por segunda vez Morcuera. Me tomo un respiro en el mirador solo para mi. Dejo grabada la despedida para el canal de la ruta, tan solo queda dejarse caer, ahora nunca mejor dicho, con un 40 de plato no se puede correr mucho.

Creo que sigo haciendo lo que hago porque me mueve la pasión y aún algunas bocanas de la vieja ilusión por las grandes petadas en bici. Herbert George Wells escribió en La isla del doctor Moreau El brillo de las estrellas me produce, aunque no sepa cómo ni por qué, una sensación de paz y seguridad infinitas. Creo que es allí, en las vastas y eternas leyes de la materia, y no en las preocupaciones, en los pecados y en los problemas cotidianos de los hombres, donde lo que en nosotros pueda haber de superior al animal debe buscar el sosiego y la esperanza. Sin esa ilusión no podría vivir.

Track de la Ruta.

Publicado en Gravel, rutas | Deja un comentario