Feliz año 2018

feliz 2018

” Deja que cada nuevo año encuentre a una mejor versión de ti mismo”.

Benjamín Franklin

Anuncios
Publicado en Rutas con el foromtb. | Deja un comentario

Gravel Ruta III: La Barranca.

La vida es como una errata tipográfica: constantemente estamos escribiendo y reescribiendo las cosas, una y otra vez.

Bret Easton Ellis

 

IMG_3543 (Large)Hacía mucho que no cargaba mi bici en la furgoneta para disfrutar de una ruta por la montaña, sin ser la de carretera en busca de puertos. Esta vez tampoco era la de montaña, miro por el espejo retrovisor y Dora, mi bici de Gravel, ve pasar el paisaje feliz. Carretera o caminos a ella la da igual puedo con todo.

Tengo unos días libres, montar en bici un día laboral tiene un color de luz especial, un aroma diferente, es como disfrutarlo el doble. He salido tarde, me gusta madrugar pero la edad cada vez se aferra más a las sabanas y en él duerme velas que ni te levantas ni te duermes pierdo el tiempo para ruta larga que tenía pensada. Al final decido salir de Becerril por el polígono industrial, esta cuesta siempre me ha despertado una media sonrisa, la sonrisa entera me la dibuja la subida hasta la entrada de la barranca, podía haber optado por subir por el camino de Santiago y disfrutar del sendero,  pero las buenas ideas se me ocurren tarde, estoy muy oxidado en montaña.IMG_3545 (Large)

Continuo subiendo ahora si por la carretera que te deja en el aparcamiento de la barranca, un ejército de ovejas invade la carretera custodiadas por un enorme mastín, es la primera vez que veo ovejas en la barranca, lo de parque nacional cada vez me sorprende más. Tengo mis dudas con el mastín, me paro delante de él, me mira y se da la vuelta como diciendo anda pasa.

Al llegar a la barranca dos autobuses han desembarcado hordas de jóvenes gritones que van arrasando con lo que encuentran, tirándose piñas unos a otros, dando palos a las plantas sin el menor control por los sufridores profesores que guían este ganado, lo de este parque nacional no deja de sorprenderme (bis).

La pista la recordaba mucho más compacta, mis neumáticos de la Gravel son para pistas duras y le cuesta mucha rodar por una superficie tan suelta. Hago una pausa en la fuente, los gritos han quedado atrás, reina el murmullo de la naturaleza, la luz jugueteando entre la espesura de los pinos y el agua corriendo por un caño que me regala un trago de frescor increíble. Sigo ascendiendo, el desarrollo de mi Gravel esta genial para viajar pero no para trepar cuestas de montaña. Algunos jubilados que disfrutan de un agradable paseo me saludan, dejo atrás la fuente de la campañilla y ahora es cuando la subida se pone interesante. La pendiente aumenta considerablemente, a la par que la arena en la pista lo que me hace perder tracción y poner pie a tierra. Tengo que empujar la bici un tramo corto hasta encontrar el suficiente agarre como para poder volver a pedalear y esta vez sí, sufriendo como un condenado me reencuentro con uno de mis rincones favoritos de la sierra de Madrid el mirador de las canchas con la Maliciosa en frente y Madrid en la lejanía luciendo su boina de humanidad.

IMG_3547 (Large)Me refresco, tomo una barrita, un par de fotos y me dejo embriagar por la paz y la soledad que se respira, el sol calienta mi rostro, seca el sudor y me recarga unas pilas de esperanza vital que tengo al mínimo. Toca la bajada, algo que temo, ya que apenas tengo agarre por lo que no puedo lanzar la bici no me sería posible detenerla. Un par de sustos me hacen ajustar la velocidad, un grupo de senderistas me dicen que esa bici no es para las pistas, noto como Dora se ríe a carcajadas, que sabrán del Gravel. Al llegar a la barrera tengo que ajustar la dirección, wiggle no la dejo muy apretada. Bajo por la carretera hasta la Fonda real, esta vez sí a toda pastilla fustigado por una correa de la mochila mini que llevo a la espalda, me desvío hacia la presa de Navalmedio, en la valla retomo mis pedaladas y busco el sendero divertido que está pegado a la carretera. Que gozada, lo disfruto como un niño el día de reyes, hacía meses que no me lo pasaba tan bien sobre una bici y rodar con Dora por estos senderos es una delicia, sin suspensión sintiendo la piel de la tierra en tus brazos en tus piernas, puro flow en hermanamiento con la naturaleza como nunca antes lo había sentido.

Continuo por carretera, es tarde pero no quiero regresar a casa aún, me meto en la presa de Navacerrada  y recorro su camino de la orilla hasta el antiguo chiringuito, el camino es ideal para la Gravel y se disfruta a tope volando, enarbolando la bandera pirata ciclista que no es otra que la sonrisa en los labios. Estoy disfrutando como hacía tiempo y quiero seguir, busco dar la vuelta al monte de collado (cerro del castillo), por su pista IMG_3553 (Large)algo rota al principio pero que por el éxtasis del momento me la bajo del tirón, toda una trialera para un bici de Gravel. La pista se vuelve más accesible, más dura y rodar es una delicia que lleva a ganar velocidad y volar por la pista flanqueada de pinas, el Gravel es una droga y Dora mi GT Grade me ha enganchado. Termino en la urbanización Serranía de la paloma, tan solo me queda ascender unos metros por la carretera y llegar al dique de la presa, inundar mis retinas con las cumbres madrileñas desde balcón donde disfrutarlas y dejarme caer hasta becerril.

 

La escritora Jamie McGuire, escribió en su libro maravilloso desastre: Supe en el segundo en que te conocí que había algo en ti que yo necesitaba. Resulta que no era algo en ti en absoluto. Eras solamente tú. Puede que el Gravel sea volver al origen del MTB, volver a la semilla que nos enganchó en esto del ciclismo, en la simplicidad de salir, montar y disfrutar descubriendo tu entorno con una nueva mirada.

IMG_3550 (Large).JPG

Track de la ruta.

Publicado en Gravel, Salidas en Solitario | Deja un comentario

Gravel: ruta I Alcorcón – Navalcarnero

Un hombre razonable es aquel que se adapta al mundo alrededor de él. El hombre no razonable espera que el mundo se adapte a él. Por lo tanto todo progreso es hecho por los hombres no razonables.

George Bernard Shaw

IMG_3470 (Large)

No madrugo mucho, las 8:00 es una buena hora para vaguear en la cama, alargar el café, las tostadas y el tiempo para vestirte de ciclista. Ayer pase todo el día en el Unibike, nada destacable, en el deje mis ilusiones de volver a una feria, El universo ciclista da un paso hacia el futuro y yo me he quedado en la estación, no me subo al tren eléctrico, sigo en el pasado, en el romanticismo de las grandes aventura en bici sufriendo cada pedalada, miro hacia el mundo Gravel, hacía marchas que evocan otros tiempos como la Eroica que desprenden aires de nostalgia, los grandes viajes en autosuficiencia donde la naturaleza, la bici y uno mismo son los protagonistas.

IMG_3456 (Large)Inició mi serie de rutas Gravel, de rutas en las que el asfalto y la tierra se dan la mano. Salgo de Alcorcón por el camino clásico de ruta de Flaca, es tarde y no puedo perder tiempo en la exploración de pistas para acortar el aburrido sube y baja de la universidad, lo dejo para otras aventuras. Me encuentro feliz, Dora es una bici sorpréndete con la que me siento como un niño disfrutado de su juguete preferido, ruedo rápido y me sorprendo, voy tan bien o mejor (a mi ritmo globero) como si hubiese salido con la de carbono.

En el tramo peñazo del sube y baja me encuentro con un regalo, estrenó carretea recién asfaltada. Es una gozada pedalear por el asfalto negro como el betún y suave en el rodar como el culito de un ángel de victoria secret mega hidratado por las mejores cremas y acariciado por sabanas de seda. Llego pronto a Brunete, antes de lo esperado y tomo la rotonda hacia Navalcarnero, me doy cuenta que desde este punto puedo quitarme la peligrosa carretera por una pista, pero es tarde y lo dejo para la versión 2.0 de esta ruta. El tramo de carretera es pestoso, con mucho tráfico pero con gran ambiente ciclista que hace sea muy llevadero. En el Segundo cementerio hay una fuente, el primero que se ve en el Track fue un error, donde relleno el bidón y me tomo una barrita de cereales, que IMG_3458 (Large)las tostadas ya están quemadas en llegar hasta aquí. Bajo por las calles empinadas de Navalcarnero hasta las obras del metro, los juguetes rotos de la comunidad de Madrid que se guardan esperando tiempos mejores. Empiezo a disfrutar de la pista, de la tierra que le da al Gravel ese punto de picante a la ruta, el “burlesque” del ciclismo y como señorita con el can-can al vuelo me lanzo hacia el pinar, los ruedas gordas (yo también soy uno de ellos en mi faceta MTB) me miran cómo diciendo ” donde va este” pero al ver como Dora surfea el mar de arena escucho un ” joder y yo lo he pasado andando”. Dejo el precioso pinar y como una campeona, Dora mi GT grade,  navega por el mar de arena hasta alcanzar el mojón de Navalcarnero. La bajada al río está cerca, y la gestionó con prudencia, mis neumáticos son mixtos pero más de asfalto y pista dura que arenilla suelta. Mientras cruzó el puente escucho un ” mira uno de los nuestros, yo no vuelvo”. Lo dicen por el maillot de MBT del bajo Tiétar, una ruta dura, llena de cuestas, muchas cuestas.

Voy volando para como tengo las piernas por la vía verde, dejo atrás al grupo de MTB, Dora quiere superar los 30 Km/h pero yo no tengo tanta prisa y seguramente tampoco gasolina para ese alarde.

IMG_3461 (Large)La salida de Móstoles es cansina y empinada, decido subir hasta el helipuerto, perdón plaza de toros y enlazar con el parque. La pista me deja en un carril bici, esto es Gravel en estado puro, de la tierra al asfalto y tras reponer agua en la fuente del parque un poco más de tierra por el cementerio de Alcorcón, con su mini lago y su tanqueta de represión hundiéndose.

Desde que tengo la Gravel me cuesta montar en la de montaña, vuelvo a disfrutar dando pedales. Sonrío, no ha sido un gran año en bici por molestias varias, pero recuerdo una frase de Mick Jagge  Un día tendré que pagar mi tributo al diablo, como Fausto. Pero por qué voy a dejar de disfrutar del sol de hoy para pensar en las nubes de mañana. No vemos por los caminos con la Gravel, nos vemos en las carreteras con la flaca o nos veremos en la montaña con las ruedas gordas, pero nos veremos en bicicleta.

Tanqueta represion

Track de la ruta.

 

Publicado en Gravel | 1 Comentario

Clásica de Lagos 2017: Mi primer duatlón con la bici de carretera.

IMG_2673 (Large)

Amanece en Arriondas, es pronto las 6:30 de la mañana y las nubes cubren ligeramente un cielo, somos todo incertidumbre sobre que llevar puesto. Los ciclista de carretera somos peor que el tópico de la mujeres a la hora de que ponerse para salir, pasar frío, pasare calor, me hace gordo, bueno eso con lo que me ponga. Con una equipación primaveral de corto abajo y térmicas arriba nos bajamos a las 7:00 a desayunar y allí nos encontramos con una gran cantidad de delgaduchos depilados, auténticas máquinas de devorar kilómetros a medias de velocidad que no hago ni con la moto,  van cargando de hidratos sus depósitos.
Como esto si se nos da bien les seguimos el ritmo y entre arroz con tomate, espaguetis, tostadas y zumitos nos ponemos la botas. Hemos visto que predomina la manga corta y nos cambiamos la termica de manga larga por  maillot desmontable que no somos tan optimistas, hay avituallamientos pero mejor cargar con los geles y  las barritas energéticas que uno esta acustumbrado.

De Arriondas a Cangas tan solo hay 10 Km, en ligero ascenso por la misma carretera  que en menos de una hora recorreremos pero esta vez a ritmo de galera, perdón carrera. Paramos antes de la salida para quitarnos los nervios, un pis preventivo ayuda y a las 8:30 estamos en la salida, rodeado de una multitud de cuerpos Danone,  los tres ositos (por lo de los pelos) y con muchos kilos por encima de lo que una marcha como esta recomienda.

Es mi primera marcha cicloturista de  bici de carretera y no he vivido una salida más IMG_2666 (Large)sosa y aburrida en mi vida, no hay bromas, la gente no habla, no hay música,  no hay aplausos, solo sangre en la mirada y los GPS listos para que Strava dicte sentencia, todos sabemos que esos serán los tiempos oficiales. Salimos y adelantó a tres, encuentro mi lugar en la carretera y detrás mío unos tres mil ciclistas me que poco a poco me adelantaran por grupitos.

La primera parte, es llana más bien es bajada amigable y permite rodará medias de 30 km/h algo que logramos para mi asombro hasta el kilómetro 40, cuando ligeras perturbaciones en forma de subida en lo idílico del recorrido nos sitúan en nuestro universo ciclista. En el primero avituallamiento recobramos el aliento, descargamos peso y nos encontramos a Ocarmeno un viejo amigo de una gran etapa en el MTB. Nos toca subir la tornería y pasar el primer punto de control, vamos con tiempo justo para llegar al corte, pero hay que sufrir y la tornería me pasa factura, el puerto tiene la distancia justa para dejarte tocado pero no hundido. Objetivo logrado he superado mi primer gran reto llegar a la tornería dentro de tiempo y sin ser el último. La bajada muy divertida por una carretera algo rota con la organización y sus banderas pidiendo que ruedes más despacio. Según terminas de bajar el puerto empalmas con el de Ortguero, no tan duro como el anterior pero realmente cansino, donde ya vas guardando algo de fuerzas. Hay una  larga bajada que te deja en un nuevo avituallamiento, de nuevo retomamos fuerzas y yo solo queda el tramo final, la ascensión a lagos.

IMG_2674 (Large) Dani tira para entrar en tiempo, yo no me veo, pero lo voy a intentar, dos chicas me adelantan, las mujeres del público enloquecen con ellas animándolas, paso el control Covadonga por un par de minutos y ante mi un muro, me encuentro bien, hordas de ciclistas con la marcha terminada regresan victoriosos, te anima, te animan mucho, la gente que ha subido para la clásica te anima también, pero empieza mi calvario, tengo fuerzas, tengo ganas pero no tengo piernas, los calambres comienzan en el comienzo de la huesera, intentó estirar,  pero se pasan a la otra pierna, apenas puedo rodar unos cientos de metros sin volver a sentir los calambres, tan solo puedo estar 10 segundos subido en la bici con lo que cuesta arrancar tras cada parón, algunos se sientan para ver el paisaje, otros se dan la vuelta, no llegamos a control de meta, me da igual tengo Strava, y me subo la huesera andando, los ciclistas que bajan me animan, llega aunque sea arrastrándote pero llega, es como un mantra que se repite cuando el flujo de ciclistas baja, ya van quedando los reglones torcidos de Dios en esto del pedaleo. Tras la huesera llega otra pared, ruedo otro rato, pero los calambres reaparece , el tráfico ya es abierto y los coches te rozan al subir. Al fin veo la subida final con las vallas, tiro para arriba para cruzar el globo de meta justo antes de que lo quiten, no he terminado lagos oficialmente, hace unos 15 minutos han retirado la alfombra, mucho antes me había pasado el coche escoba y la organización retirando las señales.

Al bajar logró una bebida isotónica mientras desmontan el avituallamiento de meta, ya apenas queda rastro de la marcha, ni si quiera mis compañeros. Hace un día increíble, me hago unas fotos y tomó el camino de regreso hacia Cangas, donde en la zona Expo encuentro a mis compañeros y canjeo mi vale de la comida.

Las carreras no son para mí, no soy competitivo pero que poco me han gustado las marchas de flaca.

Auguste Renoir  dijo “Uno debe de vez en cuando intentar cosas que están más allá de su capacidad”, solo la tenacidad, perder peso y muchas horas entrenando harán que puede ver mi tiempo no solo en strava, también en una meta, la posición lo de menos.

IMG_2670 (Large)

Publicado en Rutas con el foromtb. | 2 comentarios

Gravel: Camino Real de Guadalupe Etapa 3 ==> Guadalupe – Talavera de la Reina.

No hay burla más sarcástica en este mundo que decirle a alguien que cultive la felicidad. ¿Qué significa este consejo? La felicidad no es una patata que pueda plantarse en la tierra y abonarse con estiércol. La felicidad es un resplandor que brilla en lo alto del Cielo, muy lejos de nosotros. Es un rocío divino que el alma, en ciertas mañanas estivales, siente caer sobre sí desde el amaranto en flor y los frutos dorados del Paraíso.

Charlotte Brontë

 CIMG5826 (Large)

La habitación del hostal Alba Taruta es un lujo a buen precio que no estoy acostumbrado a disfrutar en mis viajes, supongo que la edad ya me ira pidiendo ir descansando en una cama para reponerme de las duras jornadas de pedaleo que me suelo infligir.

Desayuno en la plaza de Guadalupe, frente al monasterio. No tengo mucha prisa, pero esperar 20 minutos por un café y una tostada cuando en la terraza estamos tres mesas ocupadas me parece tomarse la vida con una calma a la que no estoy acostumbrado, seguramente sea este el placer de vivir en las poblaciones pequeñas, el slow life llevado a lo cotidiano.

Me hago un lio en la salida y por no entrar en una calle prohibida me meto la subida tonta del día, bueno las piernas responden y la mano sigue con las funciones básicas para montar en bici, pero me costó mucho tomarme el desayuno y la cena la noche anterior, digamos que no tengo fuerza ni movilidad para usar un tenedor y mucho CIMG5795 (Large).JPGmenos un cuchillo. Es día laborable y se nota un poco en la carretera, pero aun así el tráfico es prácticamente nulo. Prefiero empezar a rodar en invierno, cuando el frío te anima a buscar el calor interior, pero las primeras horas de las mañanas de verano tienen el aroma del aire fresco, como el aroma que desprende un horno al abrirlo para ver la cocción de la masa de un bollo o el pan, es la brisa templada, el beso que apenas te roza los labios y sabe a pasión.

Ruedo con preocupación por la dureza de las subidas que me pueda encontrar, se o tengo la intuición que mi track es erróneo y no puede tener 1.700 metros de desnivel acumulado cuando la mitad del recorrido es la vía verde de la jara en bajada, pero la verdad es que ruedo muy feliz a pesar del dolor tremendo de culo, el cansancio atroz acumulado y la lesión de la mano, disfruto enormemente de una carretera con una vistas preciosas de las dehesas, con las montañas frente a mi buscando el paso que me deparará el recorrido. Alía llega antes de lo que me esperaba, con menos sufrimiento del que yo esperaba y una vez pasado el pueblo me sorprende el estrecho de la peña amarilla, donde el misterio queda desvelado gracias  a un panel informativo, bajada rápida y subidón para buscar un collado en las montañas, Puerto san Vicente, el resto las Villuercas un lugar que merece la pena venir a visitar con la MTB ya que promete bastante.

CIMG5809 (Large)Tras la bajada comienza el puerto de Alía o la subida a Puerto san Vicente, muy llevadero hasta sus dos kilómetros finales donde las rampas del 11% al 12% te meten todo el castigo de la subida como recuerdo por tu paso por Extremadura. Antes de coronar charlo con otro peregrino en bicicleta que comienza a bajar el puerto, somos sureños de Madrid, los únicos locos que en pleno agosto se ponen a peregrinar hacia Guadalupe.

Puerto San Vicente me brinda la posibilidad de rellenar mis bidones de agua y lo que yo me imaginaba como una bajada hacia la vía verde de la Jara se transforma en un camino toca narices con sus bajaditas y sus subidas peñazo de un recorrido de 13 kilómetros realmente pestoso. Pero al final llego a la estación de Santa Quitería donde la vía verde pone fin a su trazado desde Calera y Chozas y disfruto de unos primeros kilómetros de bajada con un firme excepcional, una velocidad de crucero óptima para mis planes y vía verde para mi solito, que disfruto en su mejor sentido, hasta que como no, el viento vino para dar por culo y anular la poca pendiente que tiene el trazado para obligarme a esforzarme aún más pedaleando bajada como si estuviese subiendo, de locos. Hacia viento hasta en los túneles cortos y rectos, algo que retraso mis planes y poco a poco agoto mis piernas.

Realmente exhausto ya no solo por todo el cansancio acumulado de los días anteriores sino por el calor asfixiante de la vía paro en cada fuente y en el banco extraordinario con unas vistas al Tajo maravillosas, un gel para reponer fuerza y una sonrisa por la pintada de la espaldera, no hay verano sin beso, pero para mí el lema es no hay verano sin escapada a pedales, aunque tan solo sean tres días. Voy digiriendo los kilómetros poco a poco, como un niño pequeño que con un codo sobre la mesa va dando vueltas a una plato de verdura que no le gusta, dejo atrás Calera y Chozas, con sus dos fuentes secas y con tan solo un bidón de agua para 15 kilómetros, por una carretera plana, a pleno sol y a las tres de la tarde.

Me cuesta un sufrimiento llegar a Talavera y de nuevo el primer chino que veo me salva, medio litro de Coca-Cola en lo que podría haber sido un KOM si se registrase ese tiempo. CIMG5824 (Large)Al final llego con tiempo suficiente para comprar el billete de tren, algo de comer en el Aldi que hay enfrente de la estación y sentarme un ratillo en un rincón de una estación fresquita que poco a poco se va llenando de viajeros que serán mis compañeros de viaje hasta Leganés, donde rodare unos kilómetros hasta Alcorcón y pondré fin a un viaje que he disfrutado, pero me que físicamente me ha costado mucho, tal vez demasiado a tenor de lo que dure la lesión de la mano y su recuperación pueda suponer.

Creo que el resumen de esta viaje lo expresa muy bien la frase también de Charlotte Brontë … Los peligros, la soledad y un futuro incierto no son males abrumadores mientras el cuerpo esté sano y las facultades en uso, y sobre todo, mientras la libertad nos preste sus alas y la esperanza nos guíe con su estrella.

 CIMG5831 (Large)

Track de la ruta

QR Code

Publicado en Rutas con el foromtb. | 1 Comentario

Gravel: Camino Real de Guadalupe Etapa 2 ==> Calera y Chozas – Guadalupe.

No me preocupa en exceso si gano o me ganan. Me interesa más ver si soy o no capaz de superar los parámetros que doy por buenos.

Haruki Murakami

CIMG5740 (Large)

Me despierto con la extraña sensación de tener la mano derecha dormida y siento que no tengo fuerza en ella y la movilidad es algo reducida, no tengo ningún dolor, pero evidentemente me preocupa. Físicamente me encuentro cansado, pero con la extraña sensación en las piernas de querer un poco de marcha, todo lo contrario que mi culo de mandril.

Desayuno como puedo, no me veo capaz de manejar el cuchillo para untar la mantequilla en el pan y me noto más torpe de lo normal. Recojo todo, monto las alforjas y al cargar la ruta pienso si todo es un tremendo error y es mejor abortar el viaje, dar un CIMG5730 (Large)paseo hasta Talavera y regresar a casa en tren. Como las mejores decisiones se dan pedaleando cargo la etapa 2 y comienzo dando pedales, me siento bien, el culo es llevadero, las piernas responden de lujo y la mano realiza las funciones básicas que necesito de mantenerme sobre el manillar, frenar y cambiar. Cuando me quiero dar cuenta me veo mirando mi sombra reflejada en al arcén, una bici enorme sobre la que va montada la estilosa figura de una señorita de Avignon, en seguida me veo con 15 kilómetros recorridos, a 15 kilómetros de mis dudas y mi fracaso,  a 15 kilómetros de decir hacer toda la etapa por carretera y así dar un respiro a mi cuerpo, hay que seguir.

En nada llego a El Puente del Arzobispo una construcción de la segunda mitad del siglo XIV, el puente cuenta con once arcos de piedra de estilo gótico y se construyó por orden del arzobispo de Toledo, ya antiguamente para cruzar el Tajo en este punto, los peregrinos que se dirigían a Guadalupe tenían que usar barcazas, y dados los continuos accidentes se ordenó construir el puente y un pueblo para su cuidado y custodia. Con menos historia y para mí una gozada disfruta de una magnífica cañada recién asfaltada que es toda una delicia para dora que rueda feliz y subida pero alguna bajada se disfruta, hasta que llego al fin de la carretera nueva, justo donde me tengo que desviar para ir a Carrascalejo, Pueblo donde hago una pausa o lo que un paisano definió como “… en tos los trabajos se fuma.” La charla fue agradable y divertida, me dijo que un CIMG5734 (Large)sobrino había ido en la bici a la fuente de dar de beber a las ovejas y el pensó:  mira este con lo vago que es ha llegado hasta aquí con la bici y ostias tu que tenía motor y le dijo tu tas comprao una amoto. Y así es como las ebike han conquistado este agradable rincón de Toledo.

El calor aprieta y me pongo a dar pedales, solo veo una línea montañosa frente a mí, el camino peregrino va por una pista llena de piedras poco agradables de rodar, yo voy sufriendo poco a poco, a la par que disfruto de una vistas cada vez más espectaculares, la llanura Castellana se disfruta en cuanto subes unos metros, en este caso unos 900 metros para coronar el puerto de Arrebatacapas donde una gran cruz y una imagen del virgen de Guadalupe hacen compañía al viejo y oxidado cartel.

Voy escaso de agua, toca bajada divertida, con unas vistas preciosas, donde te encuentras con el pueblo de Navatrasierra y su fuente salvadora justo a la entrada. De nuevo descanso, el calor es sofocante y comienzo a sentirme tocado de fuerzas, un gel para dar vida a las piernas y afrontar la siguiente subida, otro puerto el de la Pedrera creo o bueno subir Hospital del Obispo que apenas son dos casas a un lado de la carretera. Pero podría decir que es el tramo más bonito y espectacular de todo el viaje, una carretera en la que me paso un coche y un ciclista, donde puede ver corzos a escasos metros míos y el sonido puro, limpio de la naturaleza, del viento entonando su canto en las Hojas, del agua dando algo de frescor a áreas de descanso que invitan parar y disfrutar de la calma del camino que solo he vivido algo similar en el camino de Santiago. Solo este tramo merece un viaje, una visita relajada y dejarte fundir por sus bosques maravillosos.

CIMG5764 (Large)Yo apenas tengo ya nada de agua, la bajada es rápida, con un asfalto de lujo y busco una fuente mientras una sonrisa queda anclada en mi cara, menos mal que he superado mis miedos, mis temores y mi apatía.

Las fuentes que me encuentro están secas, la carretera maravillosa ha desembocado en otra con menos encanto, pero tampoco es la alegría de la huerta en cuanto a tráfico, apenas me quedan 18 kilómetros para llegar a Guadalupe, unos 250 ml de agua que parece han brotado de una fuente del infierno y las fuerzas justas para llegar al alto donde la ermita del humilladero indica a los peregrinos que estamos a las puertas de Guadalupe. Hago el esfuerzo de subir, mucho esfuerzo por la penúltima foto obligada del viaje, bajo de nuevo y esta vez sí frente a mi Guadalupe y su flamante Monasterio, lo has logrado.

Me dejo caer, voy feliz, sediento y hambriento, al llegar un policía me dice que ha puesto peatonal la plaza y que tengo que ir andando, veo una terraza y como tranquilamente con la fachada de la catedral frente a mi, junto a Dora y con la alegría de un sueño cumplido. Bajo andando hasta la catedral, no puedo con mi alma, con el calor y menos mal que el hostal está a escasos metros de la plaza. Una ducha, una siesta, ibuprofeno y a disfrutar de Guadalupe que para eso he venido.

Uno de los grandes maestros a la hora escribir cuentos, Charles Perrault dijo  Los sufrimientos abaten, mas con voluntad de hierro también logran dominarse los más crueles sufrimientos; y si acaso en este mundo no encontramos el consuelo, seamos firmes en la lucha, nunca jamás desmayemos, que lo que niegue la tierra lo hallaremos en el cielo. Y días como hoy puedo sentir como lo toco con los dedos, aun sin fuerzas y retorcidos.

CIMG5767 (Large)

Track de la ruta.

QR Code

Publicado en Gravel, Viajes en Bicicleta | Deja un comentario

Gravel: Camino Real de Guadalupe ==> Etapa 1 Alcorcón – Calera y Chozas

Cualquiera que sea el tiempo en que se nace hay que embarcarse en la aventura de ese tiempo o quedas varado hasta que te mueres, sea en el siglo que sea. Solo te conceden una vida, unos años, si los vives intensamente es como si vivieras diez vidas.

Alberto Vázquez Figueroa.

Retos, Aventuras y sueños, es de lo que se alimenta un corazón solitario. Si le suma cuatro días libres y cuando te giras por las mañanas al extender el brazo buscando a tu pareja, notas el vacío al otro lado de la cama, es mejor llenarlo con kilómetros de pedaladas y esta vez sí puede ser con una nueva “moda” como es el Gravel, unido a un viejo sueño de viajar al estilo bikepacking  y le sumamos el reto de llegar a Guadalupe desde Alcorcón en pleno mes de Agosto ya tenemos la aventura aderezada.

Es mi primer viaje con Dora, mi nueva bici de Gravel una GT Grade AL, algo así como una enduroroad que la puedes meter por casi cualquier sitio. Hemos rodado poco, apenas adaptarnos el uno al otro y el amor no tardó en llegar, salir del primer banco de arena pedaleando fue como el primer beso y me decide a fugarme con ella este puente de agosto. Salimos más bien tarde para una ruta tan dura y calurosa como la que el pronóstico aventuraba pero también me quería dar el capricho de tomarme esto con calma y a mi ritmo. Pedaleo por un Alcorcón activo, deportistas huyendo del calor a primera hora, y coches cargados rumbo a descansos playeros.

Pronto dejo atrás Alcorcón y en un suspiro Móstoles para salir hacia la vía verde, por el Soto que lo rodé por última vez junto a mi sobrina Jenelle. Empiezo por carretera pero la pista es perfecta para Dora, rueda a una velocidad endiablada, la encanta la pista tanto como el asfalto y se agradece el viento matutino, alcanzo a una pareja en bici, ella luce culote muy transparente, tanto que su tanga luce como un triángulo de advertencia, espectacular. Me hago una foto en el puente de hierro, es una de las cuatro fotos simbólicas que quiero registrar en este viaje, sin contar con las que el camino me tenga deparadas.

El carril Toledano es como una autopista para Dora que rueda feliz, pero durara poco, la falta de suspensión es un suplicio por el traqueteo de las rodadas de los tractores, hasta el punto que dada la velocidad uno de los botes de agua se soltó de su alojamiento. No hizo falta moderar la velocidad, pronto la arena le puso el freno a mi carrera desenfrenada hacia el oeste. Dejo atrás el álamo, con una aroma a churros con chocolate mientras las voces de mi cabeza me aturden con un pará y otras con un sigue. Al final ganan las últimas las tristes de la cordura.

Las pistas hasta ahora tiene todo el protagonismo, alternado toda clase de terrenos y cada vez más con un mayor e incómoda cantidad de bancos de arena que voy sorteando tanto en subida como en bajada, hasta llegar al tramo entre Casarrubios del Monte y Ventas de Retamosa donde la cantidad de arena era tal que era imposible rodar, teniendo que patear una metros hasta alcanzar el paso elevado de la autovía de la Sagra.

Los caminos vuelven a retomar su dureza, voy rápido tanto en el llano como en las  bajadas, tanto que en una de ellas antes de un gran bancal apunto estoy de hacer un recto hacia un viñedo. El Gravel requiere ir pillando también el punto a la bici. Las primeras flechas blancas que marcan el camino a Guadalupe son más evidentes, al igual que su icono.

En Fuensalida dejo las pistas para tomar el arcén de la carretera hasta Torrijos, el Gravel te permite estas licencias y a la entrada de Torrijos puedo hacer otra de las fotos básicas del viaje con la señal identificativa de la peregrinación. Los caminos se alternan con carreteras que aparecen de repente, Carmena con su ermita y sobre todo con su fuente a la entrada me dan una tregua a la sed y el calor insufrible.

Pistas y más arena, estaciones como la de Erustes peleada con el pueblo y en cebolla una parada para un bocata con una Coca-Cola helada que me dio la vida. Desde Cebolla hay pistas para rodar, pero el calor, mi culo y la eminente entrada en reserva me aconsejan ir por carretera, esta vez las voces de mi cabeza tienen consenso.

Cruzar talavera es agradable por su carril bici, por su sombra y por la fuente que te la vida tras cruzar el desierto de la CM4000. Hago una vago intento por ir a Calera y chozas por camino, pero el tramo que intento es incómodo para mis piernas y culo, opto por la carretera paralela hasta Calera y Chozas, donde descubro que tantos años haciendo la Vía verde de la Jara y resulta que tiene una salida oficial, Upss.

Antes de ir al Hostal, asalto el chino, la bebida helada me dan las fuerzas justas para recorrer los 250 metros que marca el GPS me faltan para el hostal, bueno eso y que lo veo claro.

Como reto y no ha estado mal, me lo he pasado genial y por momentos el camino tenía su puntillo. Si lo volvería recorrer, creo que no, yo ya lo tengo en strava y para mí serán tiempos definitivos. Pero recuerdo la frase de Banana Yoshimoto Hasta ahora, yo pensaba que todo esto me había ocurrido porque me había equivocado en algo. Pero ahora me doy cuenta de que mi felicidad depende de todo lo que siempre me ha rodeado, pase lo que pase siempre será así, y por eso quiero regresar y empezar de nuevo , y quien sabe siempre hay un nuevo comienzo para una nueva aventura.

Track de la ruta.

QR Code

Publicado en Gravel, Salidas en Solitario, Viajes en Bicicleta | 1 Comentario