Vacaciones 2020 Semana 1: Adiós Bajo Tietar.

Las historias están en todas partes y las personas que esperan el momento ideal para empezar a escribir acaban con las páginas vacías.

Kate Morton.

Puede que fuese una mala posición durmiendo o simplemente un dolor muscular más en la zona de la rodilla. Quería subir al puerto del Pico, pero tanto Strava como mi cuerpo ya me dicen que soy un señor mayor, bueno no es cierto del todo Garmin me dice que tengo 20 años menos por mi estado de forma que mi deja de ser redonda por el perímetro abdominal, yo que creo que tengo un sixpack pero sin estrenar a un embalado y por eso abulta.

Total es mi último día en el camping, desayuno tranquilo, fresquito y sin prisa recojo todo, charlo con mis vecinos de parcelas y tras pagar decido alargar un poco mi estancia en la zona y para ello elijo Arenas De San Pedro y su embalse o pantano como lo llaman, algún día me tengo que interesar por la diferencia.

Todos los track de carrera, indican que la gente de la zona corre por el pantano y es que menuda maravilla de circuito tienen montada para correr. Zona llana, bien pavimentada, con sombra, da la sensación que iluminada por la cantidad de farolas y con un entorno espectacular que hacen que los kilómetros duelan menos.

Le di dos vueltas corriendo al circuito, no me atreví con la tercera y tendría que haber caído, pero se la di andando para sacar las fotos, la verdad es que ya en la segunda vuelta era puro sudor del calor que hacía y el dolor de la rodilla parecía decir para. Disfrute muchísimo la carrera y sin duda me gustaría repetir cuando vuelva.

Toca dejar Arenas bajo un calor sofocante, toca dejar atrás una semana de viejas rutas recorridas por piernas viejas y nuevos ánimos. Regreso por el camino largo y lento, por el puerto Pico y por los pueblos pequeños de la Avila montañosa y espectacular que son una delicia. Al final como decía René Rebetez Me zambullí como en una gran copa de champaña, en un mar de estrépitos y fragancias. Por eso jamás pude llevar la rutina de un intelectual y mis lecturas nunca tuvieron una disciplina demasiado rigurosa. Escribir y leer tenían que ser placeres. Hay escritores que interponen un escritorio o una biblioteca entre ellos y la vida. Yo tomé el camino del regocijo. Escribir era parte del viaje y yo me estaba asumiendo como viajero. Estos días escribiendo las crónicas me han servido para vivirlas dos veces y como una terapia que no sabía que necesitaba. Siento la chapa de estos días.

Track de la ruta ( En breve no más Wikiloc, buscando un buen Hogar).

Publicado en alakanadas, Run, Viajes | Deja un comentario

Vacaciones 2020 semana 1: La Centenera.

Muchas veces encuentro fotos mías de hace un par de años y me veo tan joven, con tanta fuerza, y presiento que dentro de aquellos ojos hay un espíritu capaz de todo…Aunque, eso sí, cuando lo viví, no me sentí así, sino que me notaba viejo y que aquellos retos estaban lejos de ser conseguidos…Y es que siempre que miras fotos, descubres que todo era mejor de lo que tú creías… 

Brújulas que buscan sonrisas perdidas” (2013), Albert Espinosa

Empiezo a pedalear con otro ánimo que ayer, hasta donde mis piernas y ganas aguanten. La primera cagada del día cargar la ruta en sentido contrario, no me molesta porque la ruta es sencilla de seguir pero resulta molesto y no quiero estar buscando la opción de anular trayecto. Me toca subir la Parra un mini puerto que me separa de Arenas De San Pedro y que es corto pero se me hace pesado, dejo su altimetría de altimetrías.net para que vais el calentamiento tan divertido del día.

Las piernas van, el pulso controlado, y las ganas de volver a subir un puerto que me regaló mi amigo Jaime por 2015. Ahora la mancomunidad han potenciado la zona como paraíso ciclista, siempre lo he pensado pero ahora lo veo más como un refugio, una zona de reserva para el homoveloractus . Aprovecho el cartel de inicio de puerto para foto, subo por la carretera directa al Hornillo, tranquila, con sombra y rampas que se van negociando con descansos de la pendiente. Para desesperación de mi amigo José que le voy mandando fotos de mis descansos, disfruto de la fuente de la entrada del pueblo, el agua fría, cristalina es un regalo, una recompensa al viajero que decide calmar su sed al refugio de su frescor. En el Hornillo hay gente con muletas esperando entrar en el ambulatorio, no me extraña con calles al 8% de pendiente es inhumano el que se te olvide algo de la tienda. Me alegra ver la gran apuesta de la comarca por el ciclismo y los puestos de reparación que han puesto para bicicletas muy completos por si necesitas reparar algo urgente y te falta herramienta.

La carretera hacia el Arenal es una delicia, las cumbres las tienes más cerca y las vistas son un regalo para el alma, el Arenal es el pueblo que da acceso al puerto. Las calles adoquinadas dan paso a un asfalto nuevo, casi a estrenarse por el que se asciende de lujo. El calor aprieta y no hay nada de aire que te refresque, un gel para afrontar los últimos 5 kilómetros, donde las rampas del 10%, 11% y 12% se dejan ver por la pantalla del GPS y como no, sentir en las piernas. Por mi mente pasa detenerme, descansar, pero quiero seguir porque aunque lento y bastante agotado, voy disfrutando de la subida, por eso es una de mis preferidas. Coronó feliz el puerto, por el viejo cartel de esta joya olvidada por el cicloturismo.

Busco el nuevo para la primera foto, para mi primera ascensión con èl anunciado el final de la ascensión, con la cumbre llegan las vistas extraordinarias de puerto pico, del paisaje en recuperación tras el incendio devastador Que arrasó la zona. Comienzo la bajada, el disfrute, la recompensa ganada de la subida y el regalito a la mitad de una rampa al 5% que me dice y puerto Pico pa cuando, para hoy no seguro, el bochorno y con mi estado físico solo busco disfrutar del largo descenso por la nacional hasta el camping y refrescarme con una buena cerveza fría. Ayer me sentía como una foto en blanco y negro, muy apagado, y la ruta hoy a sido a pleno color gracias a vosotros y vuestros ánimos en Instagram.

Laurentino Gounelle en su libro Te llevare a un lugar donde todo es posible dice Recobra el ánimo, vuelve a ti, despiértate, admite que son tus sueños los que te perturban y mira de nuevo las cosas de cara… Todo es cuestión de volver a luchar un día más por hacer tus sueños realidad.

Publicado en rutas, Salidas con Flaca, Salidas en Solitario, Viajes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Vacaciones 2020 semana 1: Pedro Bernardo.

La felicidad reside en que entendamos el punto de vista y las necesidades de otra persona. La felicidad reside en que no estemos perdidos en un sueño solitario.

Rogarse Waters.

Caen poco a poco golpeando el techo de la furgoneta, tímidas, espaciadas como temiendo perturbar el sueño con las primeras luces de la mañana. Se arman de valor y forman un ejército de gotas que descargan un buen chubasco de barro sobre él camping, duro poco, hace fresco y se agradece el estar bajo el nórdico de verano. Quien diría que horas más tarde iría buscando las sombras para huir del calor.

La lluvia es la excusa de hoy para salir tarde, salgo hacia el lado contrario del día anterior hacia Ramacastañas, la carretera es un tobogán, te pregunta ¿ como tienes las piernas.? Y te das cuentas que van con las luces de emergencia encendidas, si hoy fuese un vehículo sería una cosechadora, lenta, inmensa totalmente fuera de su hábitat. La carretera hasta Lanzahita me anima un poco, las piernas comienzan a entonarse al tiempo que el cielo se va cerrando, tímidas gotas acompañan mi entrada al pueblo. Duran muy poco, el GPS me marca el tramo de subida con su altimetría de colores, salgo del pueblo y comienza la subida, sin un beso, una caricia así para empezar un 10% el GPS marca la rampa en marrón, el color de te vas a cagar cuando lo veas en la pantalla. La carretera es de ensueño para los que tengan piernas, una pesadilla para los obesos con piernas de palo. Cuando piensas que este rincón tan idílico no puede guardar tanta maldad te regala rampas del 11 %, 12% y hasta del 13% llegue a ver en la pantalla alternando los colores rojo naranja y mi temido marrón.

El viento se cuela entre los pinos, la sombra se agradece pero la dureza de la subida te deja muerto. En lo alto de este tramo antes de entrar en el pueblo hay un cementerio, no se podía haber elegido un sitio mejor, necesito para y me imagino una gran pantalla en la entrada con una ruleta, sale sigue subiendo.

Una vez alcanzas el pueblo, recargas agua y te metes un gel para seguir tirando la pendiente se relaja y el puerto es más humano, las pendientes van del 3% al 6%, se rueda de lujo, hace viento de cara pero se agradece, el calor es infernal, ya no hay sombras, tampoco sorpresas, la subida la ves tal cual, como un cachorrillo, no hay sorpresas, ahora que ves donde gira y piensa que eso es medio camino De Santiago.

Me siento flojo, algo mareado, como mi mega barra energética de clif sabor menta. Verificó que la alerta de emergencia está activa y el live track activo, bueno si peto me encuentran. La altimetría de Garmin me dice que el puerto termina un kilómetro antes de lo real, como los odio. Me cuesta terminar un mundo, corono, lento pero feliz.

Descanso, sesión de vídeos, fotos y bajar a la chinita, al agua fría de su fuente como ayer. Hace tres años con Dani subí Serranillos al bajar, este año si lo intento me da un síncope. Hace tanto calor que bajo el puerto con la calefacción puesta, llego al camping, 50. Km y casi 1000 metros, me vale me digo para mi mientras la espuma de una cerveza fría se ofrece para ser besada.

Víctor Hugo dijo Los cuarenta son la edad madura de la juventud. Los cincuenta la juventud de la edad madura. Empiezo a darme cuenta que esto cada vez es más duro.

Publicado en rutas, Salidas con Flaca, Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Vacaciones 2020 semana 1 : Serranillos con la nueva normalidad.

Dame un alma que no conozca el aburrimiento, los refunfuños, los suspiros y los lamentos y no permitas que me tome demasiado en serio esa cosa tan invasora que se llama “yo“.

Tomas Moro.

Supongo que tener dos semanas de vacaciones, cargar la furgoneta e irte a los pies del paraíso ciclista rutero, muy normal no es. Pero bueno, estoy soltero y soy dueño de mis pasiones así que vamos a ver cómo está el resto de España post confinamiento.

Acampó el lunes 6 de julio en el camping Prados Abiertos de Mombeltran, si las crónicas son en vivo, voy a dejar ” descansar” al triatleta obeso que hay un mi dos semanas y regresaremos de nuevo, con más dolores, más kilos y seguro más gamas. La cuestión es que me cuesta un triunfo montar el chiringuito, literalmente estoy empapado en sudor, hace un calor insoportable y necesito montar la tienda base para poder organizar el campamento y comer. Tras conseguirlo,como, siesta, tarde de piscina, cena y al sobre que hay que madrugar para intentar evitar el calor.

Una cosa es proponérselo y otra el poder dejar el mundo de la seminconsciencia, consigo dejar mi nirvana de mirada perdida y unicornio loco gritando de lado a lado de mi cerebro para ponerme a desayunar, vestirme de ciclista y casi dos horas después de lo planeado ponerme a pedalear. Dejar el oasis verde del camping y pedalear por el asfalto fue una bofetada de calor, de realidad veraniega, un té lo dije al unicornio que continúa dando vueltas por mi mente, ojalá vuelan pronto las voces.

Subir Serranillos desde el camping se empieza a sufrir desde que sales del camping, ¿ No has venido a sufrir ? Pues disfruta unas buenas rampas del 10% para ir aclimatando la cremallera del maillot que ya deja ver el pulsometro. Santa Cruz Del Valle es el primer pueblo por el que paso, las pinturas han perdido parte de su encanto, las gentes de los pueblos también, me cruzo con una mujer mayor, con su garrota entre las piernas, las manos apoyadas en ellas agarrando un pañuelo con el que alivia la humedad de sus ojos que lucen sobre la mascarilla bajo la higuera que da sombra al banco en el que descansan sus días. Siempre que en los pueblos me encontrado señoras mayores así, han sonreído, quiero pensar que debajo de la mascarilla hay una sonrisa, degustando un viejo recuerdo o la esperanza que los nietos vengan el fin de semana antes de ir se de vacaciones, la soledad también mata cuando se tiene un corazón enorme. La carretera da un pequeño respiro antes de llegar a San Esteban Del Valle, las chicharras son demasiado escandalosas y el giro por el río es ensordecedor, a pocos metros de entrar en el pueblo, un hombre mayor camina con su garrota en una mano y una azada pequeña sobre su otro hombro, camina encorvado, refugiado del calor bajo un sombrero de paja me hace un amago de saludo con la garrota y también camina con su mascarilla. La nueva normalidad no va ser fácil de aceptar. Me adentro en la carretera solitaria que deja el pueblo, bajo cohetes, gracias no era necesario. Me pasan dos ciclistas a un ritmo que parece que no les cuesta, es lo que tiene los obesos, que cualquier cuesta intenta ahogar nuestras ansias de ciclismo. Subo mirando la potencia, me rio porque voy pensando lo que podría hacer funcionar, la batidora, el cargador del móvil, como cuesta subir puertos, no entiendo qué necesidad tengo de hacer esto.

Pero llego a la fuente de la chinita, donde los puertos de serranillos y Pedro Bernardo dejan de compartir tramo de subida, recargo de agua fría mis bidones y me hago fotos, miro el móvil, me distraigo en el paraje, se está genial. Hay que seguir, la carretera se despeja, se abre el telón de las vistas, el ibuprofeno del ciclista. El aire es agradable, ya no recordaba que las montañas tiene aire acondicionado. Serranillos es un puerto película cabròn ya que te enseña la meta y el purgatorio para llegar a ella, si lo aceptas sufres, pero en el último kilómetro cuando las fuerzas van justas y te sabes vencedor, puedes mirar hacia abajo y ver el campo de batalla, los kilómetros abatidos por tu tenacidad, por la fuerza que solo el deseo de coronar te lleva a completar la ruta. Ahora la foto en el cartel, no es una foto más, la tendrás mil veces repetida, pero esta es la de la nueva normalidad, la de la vida sin planes, donde cada día miramos de reojo si hay una vacuna de esperanza o una reclusión paliativa.

Solo queda la bajada, el disfrute, el ir sumando grados hasta llegar de nuevo al camping hervido en sudor. Annie Proulx escribió Papá, ¿Tenemos miedo? (…) No cariño. Es una aventura. Y como tal tenemos que vivirla.

Publicado en rutas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Diario de un triatleta con sobrepeso 2.1 Semana 6: De descarga muy cargada.

Cansancio es la promesa del descanso y del agua la sed es la promesa. Testamento involuntario” (2012), Héctor Abad Faciolince

Vuelvo a no escribir a tiempo las crónicas, esta semana vivo en un agotamiento casi permanente, un agotamiento físico y mental, cada vez que me intento relajar unos minutos caigo en un estupor my cercano al sueño.

El lunes me cuestan los ejercicios de natación en seco, no tengo coordinación de brazos y piernas, en ocasiones no se ni como logro mantenerme a flote, y si hablamos del core, mejor que no, hay semanas que se me han pasado más rápido que sus 10 segundos de ejercicios demoniacos para tener las abdominales de un vigilante de la playa. Debajo de mi Lorza, por lo que duele está floreciendo una abdominal marcadita, de esas de depilarte aguantar los 15 segundos de vídeo y decir suchard.

Con la sudada y caloret Alcorconero me voy una vuelta , por bajar unos gramos y animar a la abdominal a florecer en el terruño de mi abdomen.

El martes toca entrenamiento de fuerza, un poco de todo, algo de agonía en el core pero supero el día con un paseo con podcast, me encanta la sonrisa de Gema, creo que es de las más bonitas de Instagram y sus historias un regalo diario, ahora nos deleita con me inspiras, te recomiendo un vistazo a su blog Miss Leggins Run y que te enganches a sus podcast de me inspiras.

Los miércoles son carrera, es sufrir en el parque de las comunidades, toca Fartlek, los gemelos tras el calentamiento me duelen una barbaridad y los ejercicios de técnica de carrera no ayudan, termino totalmente agotado y muscularmente un dolor.

El jueves me lo tomo un poco de relax, estas semanas de descarga tan duras pueden conmigo. Salgo a andar y a disfrutar un poco del tiempo tranquilo al atardecer.

El viernes cuestas corriendo, vamos a terminar con unas piernas de hierro, el calentamiento me costó como todo el entrenamiento, la técnica fue un dolor, la segunda vuelta pudo conmigo y dejé el entrenamiento demasiado dolor muscular en los gemelos y la tibia. Me fastidia mucho no poder completar los entrenamientos, pero también se que es mejor parar a tiempo.

El sábado lo decido a montar un ventilador en el techo de la habitación que uso para trabajar, que duro está el puñetero hormigón y eso de montaje sencillo vamos a dejarlo y no soy precisamente torpe instalando estas cosas, al final queda genial.

El domingo decido madrugar y disfrutar con la bici, con Dora, mi bici de gravel me tiene enamorado. Bajo a la casa de campo, hasta el lago para ver el agua. No entiendo como me he podido meter a nadar en semejante charco y lo peor que tengo dorsal para Octubre en el triatlón de Santander series, pero me da que lo voy a dejar para 2021. Mis piernas responde pero a la vuelta las cuestas de la casa de campo de tapia y llegar a ellas me pasa factura. El calor es sofocante pero disfruto una salida de bici genial regresando por la ciudad financiera.

Comienzo a sentir el agotamiento y el ir forzando el cuerpo, pero no queda otra que seguir con cabeza, aún hay tiempo de llegar preparado al triatlón de Fuentidueña del Tajo.

Ando Pérez dijo en los 88 peldaños del éxito Sueña. Soñar es pensar a lo grande. Es apuntar a la luna sabiendo que si te quedas corto , alcanzarás alguna estrella. Y en eso andamos en lograr llegar a la luna.

Publicado en rutas | Etiquetado | Deja un comentario