Diario de un Triatleta con sobrepeso tercera temporada, Capítulo 4: Garmin dice, lento.

El fracaso lo experimentan aquellos que cuando sufren una derrota dejan de seguir buscando ese algo más.

Napoleón Hill

Me esta costando mucho, demasiado iniciar esta temporada. Encontrar ese algo más que Napoleón Hill ponía como la diferencia entre fracasar en algo o no. Me gusta pensar que cuando compites o en te embarcas en una aventura ganas o aprendes, nunca pierdes, ya que incluso en la derrota hay algo de ti, de tu tiempo y de esfuerzo. En cada fracaso hay una ruta marcada hacia el destino erróneo de tu objetivo, ya sabes el camino que no has de tomar o si lo has de tomar como no hacerlo.

Pero este año me esta costando motivarme, se asemeja a los días de niebla en los que tan pronto ves que despeja  e incluso puedes vislumbrar una esperanza de cielo azul difuminado y de pronto de nuevo el velo blanco de lo impredecible. Lo estoy repitiendo semana tras semana, no consigo centrarme y esto me impide avanzar, ver el objetivo final de mi esfuerzo, la incertidumbre de si todo lo que gane hoy lo perderé mañana como con el anterior confinamiento. Se que tengo que pensar de menos y vivir más,  suena a lema de youtuber famoso “menos cabeza, mas corazón” soy un esclavo de mis temores y miedos lo que me impiden disfrutar plenamente de mis sueños e ilusiones.

Esta semana al entrar en la piscina algo de la vieja normalidad flotaba en el agua, por fin todas las calles estaban puestas, los cursos de natación de nuevo forman parte de la cotidianidad de la  piscina. Las clases de aquagym, la música y los murmullos de fondo. Me toca volver a nadar estrecho, a sincronizar el nado con el resto de nadadores, a rozarte en los cruces a entender el lenguaje de las burbujas, los salpicones, enganchones con brazos y pies que se cuelan bajo las corcheas. Por un momento siento el agua, hago el calentamiento bien y al hacer los ejercicios de respiración bilateral algo de nuevo se cortocircuita en mi cabeza, hace un par de días sonreía nadando por no sentir la angustia de nadar en tiradas largas y de repente dejo de sentirme bien, me siento ahogado, pierdo el flow, el ritmo y me desanimo terriblemente. Completo como puedo el entrenamiento pero no contento, ha sido un autentico desastre.

Los martes toca fuerza, pero no tengo muchas ganas, hago una sesión algo descafeinada sin motivación y corta. La fuerza es demasiado aburrida pero también demasiado necesaria y tengo que ponerme las pilas con ella.

Los Miércoles toca carrera y esta vez decido seguir la técnica de Josef Ajram, no tengo ganas pero tengo que hacerlo, así que salgo y hago el calentamiento, si no siento motivación me vuelvo para casa y punto. Salgo de noche y toca entreno urbano por la calles de Alcorcón, hago el calentamiento por mi recorrido largo y el ritmo sin ser una maravilla no es malo, 6 minutos el kilometro bajos con el constante mensaje motivador de Garmin de Lento. Termino el calentamiento muy cansado y me digo a mi mismo, bueno por lo menos vamos a por la primera serie  del entreno y después ya veremos. Al principio me sentí con ganas pero en la segunda serie  ya no podía y la tercera me dejo abatido, doblado apoyado en mis rodillas buscando en la acera mojada el porque de hacer esto, de este sufrimiento, los gorditos no estamos para hechos para correr. Tomo un poco de aire regreso a casa al trote, lo mas digno que puedo, no tengo fuerzas, no  tengo ritmo y me esta costando mantener la motivación.

El jueves intento ser disciplinado, cumplir con el entreno programado y tras la media fuerza de pesas y fortalecimiento de musculatura para la carrera me subo al rodillo para hacer el entreno de bici del que me salen 29,36 km con 186 metros de desnivel y de regalo 66 logros en segmentos de strava. Me sentí bien, puede centrarme en lo que hacia  en entrar en las zonas de potencia que marca la aplicación y corresponden con el entrenamiento. El recorrido me aburre sobremanera, estoy rodando por el mundo virtual de Richmond, muy urbano y menos mal que al seguir una entreno no tengo activa la simulación de pendiente porque vi porcentajes de quedarte en el sitio. No se puede decir que disfrutase, pero si que termine contento por hacer los deberes del día.

El Viernes toca natación, tengo las piernas como palos de la sesión de rodillo y estoy realmente cansado. Veo el entrenamiento programado y no me veo capaz de realizarlo en la piscina, aún siento la frustración del lunes en el agua y el miércoles corriendo por no hacer las cosas bien. Decido no ir a nadar y apostar todo por el entreno del carrera del sábado.

Y el Sábado llega, amanece frío y dejo pasar las horas para ver si el sol calienta un poco más salgo al final casi a la una, abrigado yo creo que en exceso, me cuesta aún encontrarle el punto de ropa para correr. Puedo correr al ser de día por las presillas, me motiva mucho ir al parque y no me siento mal calentando hasta las presas, consigo en el calentamiento alternar muchos mensajes de lentos con otros tantos de en zona, el resultado que los tres kilómetros primeros los hago por debajo de 6 minutos el kilómetros, muy lento para el mundo runner pero para mi todo un logro. Coincido con una chica morena, jovencita que con chaqueta rosa que decide ir por el tramo de subida tendida y yo siguiendo con mi plan de entreno por la zona ondulada que luego dará al mismo sitio donde estoy con bajada tendida. Tengo que hacer 4 series de 1.600 metros y la primera me cuesta, el terreno no lo pone fácil pero lo completo, descanso de 45 segundos y segunda serie que opto por ir en una segunda vuelta al bucle y al bajar veo a la morena llegando al inicio, bien mi ritmo no va mal del todo ya que me la cruce al comienzo de la primera serie en mitad del bucle. Este recorrido me encanta, es mas solitario que el parque y tranquilo a pesar de ser un camino muy frecuentado por bicis de montaña. La tercera serie la completo y el tiempo se me paso como mas corto, me queda una y estoy reventado pero decido que tengo que hacerlo, que esta semana ya tiene el cupo de fracasos lleno y voy a por ella hasta completarla  con un ritmo medio de 5:42 en el objetivo marcado en el entreno, bien.  Completo el entreno regresando a casa corriendo, mas tranquilo en un enfriamiento en el que me siento fuerte, contento y feliz con lo que estoy haciendo, vivo un una constante montaña rusa emocional. Al final termino un entreno de 11,07 km a 5:57 de ritmo, primera vez en mi vida que consigo terminar un entreno por debajo de 6 minutos y ademas con 11 kilómetros, mi apuesta de ayer resulto ser la ganadora

El Domingo tengo las piernas como autenticas vigas y duras muy duras. Quería salir a rodar pero tengo las dos bicis pinchadas, hace mucho aire algo de frío por lo que me subo al rodillo y hago el entreno de rodillo 24,33 km por la preciosa isla virtual de Vanikoro en el pacífico. El dolor de piernas en las subidas es terrible y el terreno tan pronto te mete una subida al 8% como te mantiene al 2% o bajas al 5%, te obliga a estar pendiente y usar el cambio. Totalmente enamorado de mi rodillo virtual.

Al final me ha salido una semana agridulce, Steve Jobs dijo Estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores con éxito y los que no tienen éxito es la pura perseverancia. Es tan difícil, pones tanto de tu vida en esto, hay momentos tan duros en que la mayoría se da por vencida, no los culpo, es muy difícil y consume gran parte de tu vida. (…) A menos que tengas mucha pasión en lo que haces no vas a sobrevivir, vas a darte por vencido. Creo que esta semana he naufragado pero me he mantenido a flote, aferrado a ilusiones que se resquebrajan pero que la igual que fueron forjadas podrán ser reparadas.

Publicado en rutas | 2 comentarios

Diario de un Triatleta con sobrepeso tercera temporada, Capítulo 3: Confinado.

Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Solo cabe progresar cuando se piensa en grande.

José Ortega y Gasset

La semana se presenta realmente atípica para mi, comienzo con un lunes festivo que siempre es de agradecer, me toca madrugar el resto de la semana ya que esta si toca ira a la oficina, lo que se traduce en mayor cansancio y menos tiempo para mi, para terminar con un confinamiento que sin ser el estricto de  marzo las limitaciones horarias de la piscina y perimetrales me tienen un tanto descolocado.

Lunes 12 de octubre, día de la hispanidad y el plan de entrenamiento nos ofrece un menú con dos platos para elegir, bien piscina pachangera o trote de 40 minutos. No puedo hacer los dos, ni por fuerzas ni por tiempo así que opto por el trote, que pocas esperanzas tengo que no cierren la piscina en un par de semanas.

El día invita a correr, a estar al aire libre y disfrutar de la naturaleza urbana, no me puedo quejar tengo un pinar precioso para trotar a 1,5 km de casa y lo elijo como opción para el entrenamiento.  Las sensaciones al salir de casa son buenas y  como siempre empezar me cuesta un mundo, ya en el parque la subida sin ser muy pendiente cuesta, tanto corriendo como en bici, pero corriendo la recompensa de la bajada es menor. Mi ritmo sigue siendo lento pero disfruto corriendo por entre los pinos, buscando las recorridos en su interior que me permitan estar mas tiempo corriendo en su interior para terminar el entreno feliz, sonriendo y cantando el último kilometro vida de rico de Camilo, al final estos momentos son los que me hacen realmente feliz, la vida con el pulso acelerado.

Martes 13 de octubre, mala fecha por tradición y temerosa si vives en 2020, el día se me complica por el trabajo, llego a casa tremendamente tarde y muy agotado, lo justo para cenar un episodio de netflix que no termino y a la cama, la fuerza que es lo que toca en la agenda no me acompaña.

Miércoles 14 de Octubre de nuevo las zapatillas de correr con las piernas como palos, es tarde pero las calles no cierran y tan solo tengo que elegir mi recorrido bajo la luz de las farolas y una noche que ya no invita a salir de manga corta. La sesión se me hace dura, acuso la salida del lunes y me duele todo, pero consigo terminarla a un ritmo muy patético 6:46 el Km de medio, frustrante pero con mi edad el progreso es lento. Me siento muy mal de pulso el ritmo que llevo, termino haciendo un entreno light en Z4, Z5 y Z6 a partes iguales algo desastroso.

Jueves 15 de Octubre Teanu es una isla que forma parte de las islas Solomon y es allí donde el mundo virtual de watopia de Zwift me llevo para realizar la sesión de rodillo, recorrido realmente bonito con su lavanda y campos provenzales, realmente disfrute la sesión de rodillo pero no me dió tiempo para la sesión de fuerza. Cuando Teletrabajo la hora de desplazamiento al curro la empleo en la sesión de fuerza pero teniendo que ir a la oficina lo único que puedo hacer es una sesión y la otra escucharla en podcast de Triatlón y otras drogas o hijos de la resistencia.

Viernes 16 de Octubre. Los viernes son estresantes, demasiado intensos en el trabajo y todo se sucede en cascada, sin pausa, se termina la semana pero no el mundo. Llego a casa casi a las 16:00, tras comer siesta y merecida siesta porque estoy agotado. Suena la alarma para prepararme e ir a natación, entreno con el club. Esta semana no he nadado y lo noto, no siento el flow con el agua, estoy cambiando mi brazada de inicio y la posición cerrando más los pies, alineando correctamente los brazos y eso lleva un proceso que se que en ritmo es dar unos pasos atrás para luego dar una gran zancada hacia delante, aún hay tiempo, es pronto y me limito a disfrutar del agua, pero siento que me podía haber esforzado algo más.

Sábado 17 de octubre. El mismo trauma de todos los fines de semana, me pongo la alarma a las 8:00 y me levanto a las 10:30, no recuerdo en que actualización de software anual perdí el gusto por madrugar y a las 9:00 de la mañana ya estar montando con mi bici o corriendo. La escusa de hoy es el frío, termino saliendo a las 13:30 me toca entrenamiento de running cuatro series de 1.200 metros. Parece que me encuentro menos cansado, el calentamiento lo hago bien, consigo correr tres kilómetros uno a 6:08 y los dos siguientes a 5:55 y 5:47 el kilómetro esta vez mi sensación de esfuerzo es mayor que la del miércoles, me siento con ganas de correr a pesar que me duelen las piernas, amplio el entreno hasta los 10 km tengo ganas de entrenar mi cabeza, de poner mis limites y ser dueño de mis metas, se sale corriendo de casa, se llega corriendo a casa, al final 6:03 de media el objetivo de poder terminar las sesiones a cincos altos se va a acercando, solo tengo que trabajar un poco mas en ello, feliz.

Domingo 18 de octubre. El confinamiento me da elegir entre los mundos virtuales de watopia o perimetrar Alcorcón para ver cuanto mide en bici, opto por la segunda opción mas por el día que hace y disfrutar del aire libre que por la emoción de rodar una ruta insulsa y aburrida, la versión de cuatro vueltas en modo road me motiva aún menos. La bici de montaña esta pinchada, opto por la gravel mucho más versátil y divertida para el recorrido por pistas duras y algún sendero con una primera parte de asfalto por las calles de Alcorcón. La piernas no van, tengo los cuádriceps muy cargados y las subidas son una risa por no llorar del dolor. Me lo paso moderadamente bien, que leches me lo paso bien, estoy montando en bici y disfrutando de lo que me gusta.

Esta semana solo he fallado en la fuerza, me gusta ver en verde los cuadros de Traingpeaks con el objetivo cumplido. El premio reside en mis actos, no en sus efectos. Hugh Prathe fue un Escritor, poeta, pastor y orador motivacional estadounidense  que dijo. La recompensa está encerrada en lo hondo de mi respuesta en esa parte central de mí ser de la que arranca toda acción, gracias a que los resultados son impredecibles ningún esfuerzo de mi parte está condenado al fracaso. Incluso un fracaso no tomará la forma que imagino de antemano. Ante el futuro sólo puedo decir: “será interesante ver qué ocurre.” Día a Día, esfuerzo a esfuerzo

 

Publicado en Diario de un triatleta con sobrepeso. | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Diario de un Triatleta con sobrepeso tercera temporada, Capítulo 2: La teoría de la disonancia cognitiva.

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.

Eleanor Roosevelt

El psicólogo  Leon Festinger dijo que los individuos tienen una fuerte necesidad de que sus creencias, actitudes y su conducta sean coherentes entre sí. Esta falta de coherencia puede llevar a un intento de cambio de la conducta o a defender sus creencias o actitudes (pudiendo llegando al autoengaño) y asi reducir el malestar que producen. Algo parecido me ha pasado estas últimas semanas con mis planes para seguir entrenando triatlón, por eso pido perdón por no seguir escribiendo esta serie como era mi intención. Para entenderlo vamos a dividirlo en tres partes.

  1. Falta de un Objetivo cercano. Todos sabemos lo duro que es entrenar sin una meta ( Yo la tengo pero no es cercana es un proyecto a 2 años retrasado de momento uno  por la situación actual). Y precisamente el entrar todos los días a Training Peaks y que te pregunte ¿Para que estas entrenando? llega a plantearte si verdaderamente estas haciendo lo que te gusta y de hay la disonancia con mi forma de vida, mi tiempo y mis sueños. Desgraciadamente soy un animal de costumbre y romper mi rutina me descentra hasta el punto de perder totalmente la motivación por lo que verdaderamente quiero y el romper mi rutina del día a día me ha descentrado totalmente, ya no solo por las vacaciones ahora también por los turnos del teletrabajo o el ir presencial. Practicar tres deportes te hacen no ser “bueno” en ninguno para afrontar retos individuales en ellos, esta claro que entrenas para un segmento de triatlón no para un evento o reto individual de cierta magnitud como puede ser una carrera de ciclismo de fondo, una media maratón en mi caso o una travesía en natación. Bueno si se puede pero es entrenar un Iron Man y no estoy ni para la edición en madera. Veo objetivos que me gustan por separado de las tres disciplinas pero no tengo el tiempo suficiente ni la fuerza para potenciar el entreno de se segmento sin perder los entrenos del resto ya que si me gustaría participar en un triatlón olímpico en 2021 si pudiera ser.  Pero al final creo que lo he resuelto, mejorar básicamente en los tres segmentos poder bajar el ritmo nadando de 2:00 los cien metros, correr en los 5 minutos el kilometro (esto me va a costar mucho) y volver a rodar rutas de más de 100 km cada semana disfrutando de la bici de carretera y gravel. Los objetivos según se presenten y puedan ser realizados.
  2. Blog, redes y canal de youtube.  Gran parte de la motivación que te lleva a mejorar y a entrenar todos los días es poder compartirlo, pero esto requiere tiempo, recursos y dedicación que sumado con mi trabajo, el tiempo libre es un recurso muy limitado en mi vida que esta siendo muy difícil gestionar si además quieres que el producto final tenga una calidad como mínimo de aceptable. Escribir crónicas requiere mucho tiempo, editar fotos lo mismo, pero mi gran freno y decepción ha sido el canal de youtube, el poder incorporar un video semanal de calidad con la crónica de la semana. Se que no es necesario y hasta que no he decido por el momento posponerlo me ha supuesto un desgaste mental que si lo sumas al cansancio de los entrenos y la desmotivación me han mantenido alejado demasiado del teclado. Ahora que se que el canal no puede ser, veré si puedo hacer algo en instagram con Reels o instagram con IGTV.
  3. Minimalismo. Creo que ha sido la solución a mi bloqueo. Para gestionar mejor mi vida voy a eliminar lo que no me aporta nada, estoy dando mis primeros pasos y fruto de ellos es que he podido volver a escribir. Tengo que dedicar tiempo a aprender a ser minimalista, ver la vida en modo slow life, dar prioridad a las experiencias frente a lo material, disfrutar el momento y lo que logras en el hoy. Saber donde fallas, porque fallas y ponerle solución sin perder un segundo en lamentarse por el fallo. Creo que ya he tirado como 7 bolsas de basura con papel al contenedor azul, dos bolsas de ropa al contenedor de reciclaje de ropa y me queda un viaje con la furgo al punto limpio por toda la chatarra informática que he acumulado. Esta siendo toda una autentica liberación mental que me esta aportando fuerza para afrontar mejor los entrenos.

 

Y en lo que se refiere a entrenar, pues he tenido un periodo valle muy profundo en el running corriendo de mal en peor cada vez con peores sensaciones pero de la que estoy saliendo. Me quejo porque soy exigente conmigo mismo, los datos indican que estoy bien para el año que llevo y lo que he entrenado mejorando ritmos y tiempos pero no me siento fuerte y con capacidad de tener una carrera continua para carrera o simplemente entrenar con mis compañeros, por eso este año solo entreno natación en grupo.

Hablando de natación, es el segmento que mas alegrías me reporta, noto que voy mejorando semana a semana, cuando me dejo el alma empujando veo los tiempos y los números en el Garmin que voy buscando. Ahora estoy corrigiendo mi brazada, tanto en la entrada del agua como en la fase subacuática, así como cerrar la piernas al nadar para subir el culo algo que me ralentiza.

En la bici, bueno ahora tengo un rodillo de transmisión directa, por lo que el entreno de entresemana queda salvado, al igual que posibles confinamientos restrictivos y mal tiempo. No voy a negar que es su llegada es motivación en vena y no me cuesta subirme a el, luego una vez en la sesión pienso que “necesidad que pueda simular un 12%” pero son tan chulos los puertos virtuales. Por otro lado sigo pensando en vender la MTB, pero por otro lado tal vez creo que me puedo dar un tiempo y ver como se presenta el 2021, los tricross, los duatlones cross me motivan y por eso me doy un tiempo para ver que hacer.

Los que me seguís en Instagram ya sabéis las rutas de Gravel de las últimas semanas y lo que he disfrutado con ella en la montaña hasta que me han confinado en Alcorcón. Creo que seguiré apostando por esta modalidad ya que me siento feliz pedaleando en esta modalidad.

Espero que el próximo capitulo sea una semana completa de entreno el próximo lunes y así una tras otra. Tamara Ireland Stone dijo ¡Vaya, mi familia se ha convertido en un grupo de admiradores ruidosos! Ni siquiera sé cómo empezar a darles las gracias por todas sus palabras de apoyo y ánimo. Yo creo que sí se, Gracia a todos por estar aquí.

 

 

Publicado en rutas | Deja un comentario

Crónicas desde el Rodillo: Mountain Route en Watiopia de Zwift.

Se dijo que una persona cuerda debía adaptarse al cambio y agradecer la originalidad. Se prometía que aceptaría todas las cosas diferentes que pudiera, que combatiría la dependencia de la rutina.

John Katzenbach

Hace frío, algo de viento y estoy al borde de un buen resfriado, en los tiempos del coronavirus no es para estar tentando a la suerte y si le sumas que Alcorcón esta “Confinado” tampoco me apetece salir de casa y dar vueltas por el municipio. Además para esta vez cuento con un rodillo de transmisión directa que me permite recrear los maravillosos mundos virtuales que disfrute sin simular la pendiente en invierno.

Quiero seguir manteniendo crónicas y no se que tal puede ser esto de contar hora y media en un rodillo sin salir de casa, pero no deja de ser una adaptación a la nueva normalidad, tenemos que adaptarnos a las circunstancias. Mas tarde de lo deseado me subo al rodillo, tengo que terminar de ajustar la tablet sincronizando el pulsometro y uso el caballete de reparar la bici como soporte de esta, queda realmente genial.

Comienzo a pedalear, salgo por la ruta hacia Hilly loop rumbo a la Ruta de las montañas, recorrido muy llano que permite adaptarte a la bici y calentar, pero sin despistarte lo más mínimo ya que el rodillo te da algún toque de dureza con algunas pequeñas rampas.  Pronto entramos en el túnel bajo el mar, esta chulo montar entre peces, burbujas y el reflejo del agua sobre el asfalto hace un efecto curioso. Supongo que será la novedad pero hoy es como rodar por sitios nuevos, descubriendo nuevas experiencias y con la ilusión de la novedad, del estreno. Salgo del túnel y cruzo bajo grandes secuoyas para tomar el desvío que indica 6,8 km a la jungla a por las montañas nevadas que puedo divisar frente a mi y a las que accedo cruzando puentes de madera espectaculares, comienza la aventura, la dureza en forma de pendiente.

Y menuda bienvenida me da la carretera que sube a la montaña con rampas del 10% segùn salgo del puente para mantenerse posteriormente al 8-9 % mientras le voy dando al molinillo en busca de la cumbre. Cruzo una isla con sus pequeñas tachuelas para cruzar a otra isla donde se encuentra la gran subida del Epic Com y su segmento virtual en strava.  El día esta nublado y le pongo un poco de viento con el ventilador hay que mantenerse ventilado ya que el calor es el gran enemigo del rodillo. Un cartel me anuncia que alcanzo la altitud de 100 metros. La carretera se estropea el asfalto es mas propio de una ruta de gravel que de carretera pero el paisaje va ganando enteros, realmente logras inmersión brutal en el juego, entrenamiento, hacer deporte confinado o como lo quieras denominar.

Me doy cuenta que esto es tan real como cuando salgo por la carretera, subo igual de mal, a la misma velocidad, me doy cuenta de lo mucho que puedo ganar y mejorar con este tipo de rodillo.  Subo abonado al 9% pero en dos tramos mi rodillo Elite Direto a llegado al máximo con un 12%, lo noto retorciéndose y mis piernas sofriendo su freno. 

El que ha diseñado las rutas  para Zwift es un psicopata tan pronto estas bajando 20. Estros, 30 metros como te sorprende con rampas del 9% esto es de locos, pero la montaña es alucinante. Estoy sufriendo y disfrutando a partes iguales.

Paso un Cartel que indica 200 metros de altura, me pasan como motos algunos pero también adelantó, este es el gran fallo de Zwift esto en la vida real no pasa, el que yo adelante quiero decir. El poder tener las referencias del resto de ciclistas de tu ruta a un lado de la pantalla te hace apretar para que no te pille o intentar alcanzar a quien tienes delante. Yo tengo a un noruego a 23 segundos que no logro quitarle un segundo mientras por detrás un italiano nos va quitar las pegatinas. Llega la nieve a la carretera, abro un poco más la ventana y el frío de la calle le da un punto a la simulación. Dios que sudor, llevo 8.6 km en 39 minutos con 260 metros de ascensión, el noruego se me he escapado esta ya bajando un tramo rápido pero no logro que el italiano me pase antes de coronar la subida. Inicio la bajada, plato grande, un respiro y de nuevo la subida que ya se me va atragantando. Mientras subo veo a lo alto, muy a lo alto una antena preciosa y  puedo ver el desvío para subir a modo de bonus y si ,como soy idiota acepto subir al bonus algo que se me atraganta, la subida es al 12%  el rodillo se queja del esfuerzo, mis piernas se quejan y las voces de mi cabeza descojonadas por al ocurrencia buscan el botón de dar la vuelta para tirar hacia la costa, hacia el castillo. Me cuesta un sufrimiento dar la vuelta y poder disfrutar de una larga bajada hacia el castillo, este tiene un tramo adoquinado precioso que conduce hacia el llano de la villa italiana donde también puedes disfrutar de un segmento virtual de strava, de campos verdes y sube baja que te mantiene entretenido.

Disfruto un rato por la costa y me tiro hacia el desierto pero ya llevo 1:40 con 32 km recorridos y 302 metros de desnivel, creo que es un buen entreno y me estoy adaptando de nuevo a los entrenos de rodillo.

Esto realmente engancha, el concepto de rodillo ha cambiado radicalmente y ahora te puedes picar con otros usuarios en tiempo real, sufrir con ciclistas que pueden estar mintiendo en la configuración para ir mejor y vencer, pero el componente de motivación para entrenar, para elegir una ruta y disfrutar de un mundo virtual desconocido que va pasando frente a ti es realmente curioso. Juan Rulfo dijo, la imaginación es infinita, no tiene límites, y hay que romper donde se cierra el círculo; hay una puerta, puede haber una puerta de escape, y por esa puerta hay que desembocar, hay que irse. Por desgracia nos ha tocado vivir un tiempo donde esa puerta la tenemos que abrir.

 

Publicado en alakanadas, Crónicas desde el rodillo. | Etiquetado , , | Deja un comentario

Guardabarros ligeros.

Se acerca del otoño y aunque el AEMET nos a pronosticado un Otoño más seco y cálido de lo habitual ya sabemos como se las gasta el tiempo y el final siempre llueve el día en que decidimos salir o bien hemos optado por el transporte sostenible, la seguridad de nuestra bicicleta frente al transporte público y queremos evitar en lo posible calarnos con el agua del suelo.

En cualquier caso de las primeras plantillas que nos podíamos descargar para hacer nuestros guardabarros traseros, ya ha llovido nunca mejor dicho desde que escribí la entrada en el blog en 2015, se han popularizado tanto que merece la pena comprarlo ya fabricado, más por la calidad del material que por su dificultad en realizar la manualidad.

Yo he probado varios modelos y los que más me gustan son los de plásticos duros para el guardabarros delantero como este ver link.

El guardabarros tiene un grosor de 1,2 mm, ideal para usar en nuestra bici MTB y evitar que el molesto barro nos salpique en la cara cuando rodamos rápido. La dureza del plástico hace que sea una poco más difícil de colocar y ajustar en su lugar pero ganamos en durabilidad. Son compatibles con todas las medidas de bicicletas. Este modelo en concreto se suministra con un guardabarros delantero, un guardabarros trasero, un pequeño guardabarros y 10 bridas.
El pequeño guardabarros que se suministra se puede instalar en la parte delantera de la horquilla y nos puede servir para ir limpiando parte del barro que se acumula en la rueda delantera.

 

Para la bici urbana, Fixie, gravel o carretera mi guardabarros preferido es este link. Se guarda bajo el sillín, se instala de una forma muy rápida y sencilla siendo uno de los accesorios imprescindibles para nuestros desplazamientos urbanos. Ya no solo cuando llueve, también nos va evitar las salpicaduras de las calles mojadas por los badeos de limpieza urbana, las calles encharcadas o pistas de parques algo embarradas.

Y si buscas la máxima protección e incluir un guardabarros para el cuadro también puedes valorar esta otra opción link.

Se suministra con el guardabarros delantero, el trasero de sillín y uno para el cuadro que protege a la bicicleta .

Pero si estas concienciado con el medio ambiente, piensas que tenemos que reciclar más y estas mas en sintonía con el minimalismo. Puedes hacerte tu mismo los guardabarros usando una vieja carpeta o un portadocumentos de pastico duro  (es lo que va a determinar la durabilidad de tu manualidad).

Plantilla para guarda barros delantero y la plantilla para el trasero que se puede guardar bajo el sillín.

Y te recomiendo este video que me parece una idea genial.

 

 

Publicado en rutas | Deja un comentario