Diario de un triatleta con sobrepeso: Semana 8

Lunes: La semana se presenta intensa en el calendario de entrenamientos, durante todo el día tengo una sensación de agotamiento y somnolencia que parece genérico en la empresa, los bostezos son los nuevos buenos días.

Al llegar a Alcorcón parece que me activo un poco y aunque perreo mucho antes de calzarme las zapatillas pero al final me decido por salir a entrenar, tic-tac el triatlón ya está muy cerca.

Toca series cortas y me doy cuenta que las zonas de mi garmin y las del entreno no coinciden por lo que le dejo la rodilla en un trote absurdo por mantener un ritmo erróneo, decido no trotar y caminar pero si hacer las series en la intensidad adecuada, me gusta el entreno y a pesar de haberlo realizado como el culo por lo patan que soy me voy satisfecho, con lo cansado que estoy y algo que me queda de la lesión haber corrido 6 km es mejor que nada.

Martes. Según me sumerjo con las primeras patadas me doy cuenta que no tengo flow, las piernas las he dejado en el vestuario y los brazos agotados tan solo me mantienen a flote, el plan de entrenamiento programado en el garmin lo pierdo y me quedo en una piscina agobiante por la gente, la música a tope de spinning y después del acuagim sin fuerza, sin ganas, sin flow y con ganas de dejarlo para otro día. Posiblemente hubiese sido la mejor opción, pero decido aguantar la hora de entreno, nadando con U2 de fondo en mis auriculares, lo siento pero tampoco me motivan para nadar, y a medida que se van diluyendo con cada largo primero la música y después la gente comienzo a sentirme algo más a gusto en el agua. Insistir, persistir y nunca desistir, esta semana son 7 días de entrenamiento mi objetivo es completarla, no será la mejor en resultados pero tengo que entrenar el cansancio o por lo menos ver hasta donde llego sin lesionarme. Al final del entreno veo que vuelto a los tristes 3 minutos de natación, bueno habrá chapuzones mejores, pero por primera vez me siento decepcionado con un entreno y regreso jodido a casa, será lo positivo del día.

Miércoles. En el metro camino a casa voy convenciéndome que estoy muy cansado, que mejor parar, dormir y descansar, que si hace aire, que total ….. .

Cuando salgo del metro el viento está escondido y mientras me dejo caer en la cama derrotado las voces, las putas voces de mi cabeza se alborotan, me hacen levantarme y ponerme el traje de ciclista, hay desidentes pero son acalladas, en cuatro Semana hay un triatlón que correr. Es muy tarde apañes queda una hora de luz y se me olvidan las luces y la banda del pulsometro, a la mierda otro entreno programado.

Decido ir al Polvoranca un parque con un circuito perimetral de algo menos de 5 km y hacer de hámster, voy con la gravel y aunque también me he dejado los auriculares decido sufrir en silencio las vueltas, mi mala cabeza y un viento que sale de su escondite y me susurra jugaaaamos.

Las piernas responden menos cuando les pides caña, ponerse de pie es un dolor, cuadro los tiempos por vuelta, muy modestos para como se rueda en este circuito pero récord personal para mi en cada vuelta menos en la de enfriamiento. Al atardecer me voy a rendir homenaje al sol, es curioso la cantidad de gente que tanto en las presillas como en el Polvoranca disfrutan del ocaso del día, Madrid tiene los atardeceres más espectaculares que he visto pero ahora no es temporada.

Regreso a casa contento, por haber derrotado a la pereza, a mi desidia y por haber completado un entreno que aunque no ha sido bueno, ha sido mejor que cero.

Jueves. La semana de entrenamiento me deja sumido en un cansancio insondable, que podría serlo de ir a nadar y seguramente tocar fondo literalmente, me dedico a descansar y pensar en las vacaciones.

Viernes. La semana laboral va tocando a su fin y hoy toca entrenamiento en la pista de atletismo, nos reunimos unos cuantos y disfrutamos de un gran entrenamiento del que me salto una serie, estoy derrotado de toda la semana, a un así me salen 7 km en 44 minutos.

Sábado. Hoy tenía solo sesión de fisio pero veo en un mensaje que me lo retrasan una hora por lo que me voy a nadar. Esta vez la canaleja me sorprende y puedo nadar tranquilo en una calle sin agobios, tan solo el tonto de guardia que se tiró 20 minutos colgado del bordillo hablando con la socorrista, nado un largo y se fue. En natación me he estancado y vuelvo a los 3 minutos los 100 y eso es muy mala señal.

Domingo. La pereza es muy mala compañera de cama, demasiado atractiva y seductora como para ignorarla y se la acompaña un toque de agotamiento el aderezo para salir a entrenar está servido en una ensaladera de corre pasillos sin sentido. Hace calor pero en mi terraza un aire agradable y fresco es la caricia que necesito de las ninfas de exterior, mis sirenas que con sus cánticos hacen que pueda iniciar una actividad.

Hoy toca sesión doble, esta ves llevo em pulsometro, el entrenamiento bien grabado en el garmin y todo listo para exprimirme a tope, pero no, las piernas me las dejo en casa o murieron durante la semana. La pantalla dice constantemente frecuencia cardiaca baja, incluso en la zona de entreno de recuperación, estoy mejor de corazón que de piernas, aún así me marco un entreno decente, vale suficiente con 36,68 km en hora y media.

Había dejado todo preparado para mi transición, pero no se me ocurre dejar alguna barrita energética y agua en el trastero por lo que pierdo tiempo subiendo hasta casa y comiendo algo que estoy muerto de hambre.

Empiezo mi sesión de run bien, ritmo decente y cansancio bien negociado, pero voy suspirando por que pase el kilómetro y poder disfrutar de los 2 minutos entre series. Las dos primeras podría decir que me salieron pasables justas pero la última me pudo del todo, ha sido una semana dura.

Una nueva semana comienza mañana. Intentar, desafiar, persistir, perseverar, ser fiel a sí mismo, pelear a brazo partido con el destino, dejar asombrada a la catástrofe cuando ve qué poco miedo nos da, ora enfrentarse al poder injusto y ora rebelarse contra la victoria ebria, resistir, plantar cara: ése es el ejemplo que necesitan los pueblos y la luz que los electriza.Victor Hugo y este extracto de los miserables me servirán de combustible.

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Diario de un triatleta con sobrepeso.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .