Diario de un Triatleta con sobrepeso: Semana 5

La fe es el pájaro que canta cuando el amanecer todavía está oscuro.

Rabindranath Tagore

Lunes. Por fin llega el día de la cita con el cardiólogo y todo bien, en una semana la prueba de esfuerzo y vemos resultado. Contento y animado me vuelvo a casa, retraso la cita con el traumatòlogo que coincide con la de esfuerzo y me calzo las zapatillas de correr, más por y optimismo que por la certeza que pueda completar un entreno. Con el full equip puesto como si fuese a correr una trail me voy a las presillas y no troto hasta que no Toco tierra. Primeras sensaciones raras, tanto en la pisada como en la pierna, pero sin dolor y un ritmo que para mí es bueno 6:20 tras dos semanas parado, vale era bajada. Consigo trotar 3 kilómetros pero cuando toca la subida el glúteo dice que ya ha tenido suficientemente y noto molestias en la pierna derecha, mejor parar y completar el entreno a pie, 40 minutos y 5 Km, sigo con el optimismo, para mi como si hubiese corrido media maratón.

Martes. Tengo nuevos vecinos de puerta y con ellos el karma me trae mensajes subliminales en forma de felpudo, imagino para tener presente todos los días al salir y llegar a casa mis objetivos.

Cuando entro en la piscina, está hasta los topes de clases de natación y las calles libres quedan reducidas a la mínima expresión, esto se traduce en estrés. Me pongo en la calle de nado lento/medio o paso de la vida, según te salga el día. En la calle un nadador que se hace un lago cada 100 metros míos y se pasa la tarde enganchado al bordillo viendo los culos de spinning, solo le falta el cubata o la cerveza, molesto pero bueno. Lo peor una señora mayor de las del grupo de los intocables con un estilo “peculiar” de natación a lo molinillo de espalda, me mete una paliza en cada cruce de escándalo, yo creo que salgo con cardenales en el culo de tanto golpe. Para colmo me siento lento, torpe y cansado, hacia mucho que no nadaba a última hora de la tarde y se nota el trajín del día. Me duele todo y llegar a los 1.525 metros en la hora que disponía de entreno ha sido un verdadero triunfo. Se nota que los violadores del verso me animaron una sesión que ha sido durilla, física y psicológicamente.

Miércoles. El plan de entreno marca día de descanso absoluto, lástima que tenga que ir a trabajar. Y no pueda dedicarme a trabajar el relax de la zona termal del gimnasio, son los entrenos que mas me gustan los mentales.

Jueves. Soy un indeciso y aún n0 tengo claro cual es  mi piscina preferida. Me decidí esta vez por la Canaleja, el no hacer pie evitas a los que andan por el agua, pero esta vez no acierto y esta hasta los topes de gente. Opta por la calle de nado medio y es una agobio, somos tres y soy pillado en cada largo por más que intento regular los descansos y el ritmo. No estoy motivado, no me siento bien en el agua y me cuesta un mundo llegar a los 1000 metros, me cambio a la calle de nado lento que esta vacía y recobro mi paz interior, algo de fondo y ganas para meterme 600 metros más de una mala tarde de entreno.

Viernes. Hay días que no, y este es uno de ellos, me levanto agotado y arrastro el agotamiento todo el día. Visita al médico para ver resultados y siesta recuperadora. La conciencia es mala compañera de piso y me levanta mi culo del sillón para salir a andar, sigo con molestias. La temperatura, el pinar solitario y un precioso atardecer es lo mejor que podía vivir para finalizar la semana.

Sábado. Me he decido poner fin al problema del piramidal y me doy una sesión de fisioterapia, dolorosa pero bien, veremos si con una sesión es suficiente. Tras salir de la clínica quedó con Jose y nos damos una sesión de entreno de MTB, es difícil dejar escapar un solo día espectacular de primavera sin rodar o patear. Una hora 47 minutos entre la zona de la ciudad de la imagen y el monta de Boadilla subiendo el sendero largo que es una gozada al final 30 km.

Domingo. La pereza de esta semana me sigue lastrando, tengo cosas que hacer en casa y voy dejando el entreno para lo último, tanto que pierdo la mañana sin hacer casi nada. Por la tarde me entra el remordimiento y salgo con la gravel por la casa de campo, me encanta el concepto de poder rodar rápido por todo tipo de terreno y voy alternando pista y carril bici, mi mente me lía para una paliza el próximo martes, tengo que dejar de escuchar las voces de mi cabeza.

No ha sido una buena semana, carita triste para que no se vuelva a producir, voy a meterme motivación en vena.

Puedes mirarte a ti mismo con ojos nuevos y abrirte a nuevas experiencias que nunca llegaste a pensar que podrían estar dentro de tus posibilidades como ser humano, o puedes seguir haciendo las mismas cosas, de la misma manera, hasta que te entierren.

Wayne Dyer

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en alakanadas, Diario de un triatleta con sobrepeso.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.