Monasterio de Piedra, donde el agua marca el camino.

“No es el martillo el que deja perfectos los guijarros, sino el agua con su danza y su canción.”

Rabindranath Tagore

panmona2 (Large)

Me apetecía romper con la rutina que traía los últimos fines de sema y hacer caso a calle trece cuando dice si quieres cambio verdadero camino distinto. Desde hacía tiempo me apetecía regresar al monasterio de Piedra  y la excusa de tener la rueda de la bici rota era perfecta para hacer realidad mis planes.

GEDSC DIGITAL CAMERA

Madrugo un poco, tampoco mucho que para eso ya están los días de diario pero lo suficiente para no pasar mucho calor en el coche a pesar que tan solo son apenas dos horas y media de viaje el calor se deja notar a primeras horas de la mañana. Según te vas acercando al desvío de Nuévalos ves el paisaje y te resulta difícil imaginar que pueda haber un reino del agua en un entorno más propicio para rodar un western que de tener a mano un parque natural. Pero las dudas una vez que divisas el embalse de la tranquera se disipan y empiezas a creer que te acercas a algo distinto, a un vergel en mitad del desierto,  El Monasterio de Piedra, un lugar magnífico para desconectar, con hotel y Spa en el que dejar atrás las preocupaciones y regalarnos un poco de mimo que nos lo merecemos.

Como he sacado la entrada por internet por eso de cuidar la economía y evitarme esperas comprando en taquilla me dirijo directamente a los tornos de entrada. En los primeros metros tienes la oportunidad de hacerte una foto con un Ave que al finalizar la visita puedes comprar, la verdad es que yo no soy muy de bichos y declino la oferta, voy buscando mi espacio entre el flujo de gente para disfrutar más en solitario el monasterio.

Desde que entras una banda sonora te acompañara todo el camino, es el susurro del agua haciéndose más intenso según te acercas a las cascada o como un arrullo cuando paseas a su lado en los arroyos o canalizaciones. El circuito está perfectamente señalizado y lo primero que te da la bienvenida es el Vergel de Juan Federico Muntadas, un reino de sombras y verde que te hacen sentir feliz y a cobijo de un sol que comienza su tiranía estival.

Las primeras cascadas que nos encontramos son el Baño de Diana y la cascada de la trinidad, a modo de calentamiento y para ir preparando los sentidos para disfrutar de lo que nos queda. Dos mujeres de edad avanzada me pasan rápido,

Cascada De la Caprichosa

apenas disfrutan un segundo del momento, del fluir del agua y su agradable melancolía, se hacen fotos en todas las cascadas, pero no sienten su fuerza la vitalidad que transmiten, en ocasiones me cuestión que sepamos ser turistas, que disfrutemos de lo que vamos a ver y lleguemos a sentirlo al punto de poder hacer nuestro el momento y volver a revivirlo con un aroma, un sonido o el tacto de una roca, un tronco cuando nos asalte su recuerdo en la memoria.

La caprichosa es la primera gran cascada que te encuentras, que a modo de velo de novia te cautiva dejándote embobado disfrutando de su fluir. La verdad es que cuesta dejar de disfrutar de ella, pero pronto la rocas esculpidas por el agua reclaman tu atención y disfrutas de la pared de roca, de las barandillas de troncos que nos regalan su piel pulida por miles de mano que parecen grabados por las diestras manos de un artesano. La ascensión nos va dejando en una zona algo más tranquila, en donde el agua acaricia la roca, la abraza envolviéndola con mimo, fundiéndose en un maravilloso abrazo de ternura natural. Para terminar desbocándose hacia una de las zonas más increíble del parque, La Gruta Iris un lugar maravilloso en el que el monasterio te hace formar parte de él mojándote con la salpicadura de la cascada, despertando tus sentidos con los claro oscuros de la gruta, el aroma y con un paisaje maravilloso que se disfruta por las aperturas que nos va regalando la montaña.

GEDSC DIGITAL CAMERA

Me encanto el momento agridulce vivido por dos familias, una delante de mí en la que la niña lloraba porque quería salir de la gruta, tenía miedo y los padres lejos de ayudarla la recriminaba su actitud de no poder sacar a ningún sito. Pero la gran diferencia la puede ver en la familia que caminaba detrás de mío que a pesar del inicio difícil porque también tenían miedo, pude escuchar como el padre les contaba que en el interior había un mundo mágico de hadas y que verían una cueva de piratas, las dos niñas se olvidaron del miedo y era un gusto ver sus caras de felicidad y asombro en lo que para ellas será siempre la cueva del pirata pata palo. Creo que ya tengo mi nominación a padre del año y me lo demostró cuando al salir de la gruta las marcas nos conducen a la piscifactoría y saco de la mochila la bolsa de comida para truchas que había comprado por un 1€ en la entrada y ver como se lo pasaron su hijas alimentando a los peces no tenía precio, sin lugar a dudas es un lugar para ir a disfrutar con la familia y pasar un gran día.

GEDSC DIGITAL CAMERA

A mí me quedaba mi momento de paz interior, de disfrutar del Lago del Espejo  en donde la fotografía hay que buscar en sus aguas cristalinas en donde se refleja el pequeño cañón y un cielo azul precioso.

Como yo no soy muy de bichos, ni de aves no me espero a la exhibición que entra junto con la entrada, pero si llego a tiempo a la visita guiada del monasterio, que a pesar de ser cortita se hace muy amena por las explicaciones de la guía y siempre es mucho mejor que un paseo en solitario por unas frías ruinas llenas de historia, siempre es mejor que te le cuenten, que se impregne el recuerdo con las palabras de un apasionado de su trabajo. Pero si te gusta profundizar mas en el arte en esta guía tienes buena información sobre el monasterio.

Uno de los lemas del monasterio es “Donde el agua marca el camino” y sin lugar a dudas en este lugar a marcado un oasis de ensueño que uno no puede perderse, un entorno natural perfecto para una escapada de relax con una zona de spa, ideal para completar el camino del agua disfrutando de ella hasta la última gota.

GEDSC DIGITAL CAMERA

 

 

Track de la ruta.

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Rutas con Encanto, Senderismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Monasterio de Piedra, donde el agua marca el camino.

  1. Muy bueno Javi!!

    Me lo guardo para ir con las mozas un domingo 😉

    Gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s