Circular por la Pedriza

“Si esto fuera sólo un momento de placer, florecería en una sonrisa fácil y tu podrías verla y comprenderla en un instante. Si fuera esto solo un dolor, se derritiera en claras lágrimas y tu verías lo más hondo de su secreto sin hablar el una palabra. Pero esto es el amor.”

Rabindranath T. Tagore

Me gusta andar, he descubierto en el senderismo ese punto de felicidad que con la bici se me escapa, vivir mucho más el paisaje y sentirte más pequeño unido al entorno que te rodea. Supongo que mi compañero de pinrel tendrá unos motivos menos bucólicos pero coincidimos en lo fundamental, disfrutar de la montaña.

No teníamos muy claro donde ir a andar y decidimos ir a la pedriza, andar por donde no podemos rodar, descubrir nuevas sendas y matices del entorno que se nos escapan. Quedamos a las 9:30 y a las 9:50 ya estamos listos para iniciar nuestro camino. Me encuentro con Joaquín y algunos compañeros suyos del Clubvizi, hablamos un rato y tras despedirnos tomamos el sendero que se adentra en el bosque de pinos. La senda va ganando altura poco a poco, a medida que asciende nos descubre un paisaje que acusa el final del periodo estival.

El sendero nos deja en una fuente que esta en una zona de recreo, dos bikers comienzan a bajar por el sendero que nosotros dejamos, en su mirada se dibuja una sonrisa porque saben que van a disfrutar, algo que no dudo. Nosotros nos hacemos unas fotos en la fuente y tras cruzar la pista subimos por el sendero que normalmente bajamos con la bici. El sendero esta solitario y tan solo se ven pasar ciclistas por la pista en los tramos que esta se deja ver através del laberinto de pinos. El sendero nos deja en la pista y como no tenemos muchas ganas de subir al mirador de los pastores decidimos explorar senderos y ver donde nos dejan los hitos de piedra. Cuando bajamos por la pista vemos subir a cinco chicas junto a un chico que sube callado, ellas hablan y a nuestra altura oímos como una de ellas que rueda algo más adelantada comenta algo de una boda, a lo que otra más retrasada le dice que afloje que ese tema las interesa a todas. Estoy seguro que para ellas será una ruta por la pedriza pero para el será la ruta de los vitorinos, por que menudos pitones se gastaban las amigas. Pocas veces siento envidia por un biker, por su fuerza o por como sube o baja, pero esta vez si envide su compañía, hay oma que ricas.

JJ y yo a falta de mamellas tenemos senderos y nos dedicamos a recorrerlos, en uno de los giros de la arreglada pista, una parte de ella sin tocar y condenada a perderse se adentra en el pinar convirtiéndose en sendero “ el tanga de las pistas”, nuestro track nos manda por lo fácil pero nosotros seguimos el hilillo entre los pinos que sabemos nos dejara en todo un paraíso. Pero vemos como poco a poco el sendero se va perdiendo y los hitos son cada vez menos claros hasta llegar a perderlos, estamos en un zona muy rocosa con un precipicio increíble a nuestros pies. JJ tiene vértigo y tengo que buscar pasos sencillos para salir de una situación que comienza a ser comprometida ya que lo esta pasando falta. Al final y tras analizar la zona encuentro una vía muy sencilla que nos deja de nuevo en un pinar y tras un descenso en acto de fe encontramos de nuevo el sendero que esta vez si nos deja en el paraíso, una sucesión de pozas que son llenadas por un manzanares de frías aguas cristalinas que ira perdiendo a medida que recorre la sucesión de zona de baños que ofrece la pedriza a sus visitantes.

Cuando llegamos a la poza principal un senderista sale en pelotas de ella y se sienta junto a su compañera dejando sus vergüenzas secar al sol. Nosotros emprendemos la bajada por un sendero de ensueño que hermanado con el río nos adentra en el valle por unos pasos de autentico ensueño mientras miramos asombrados la zona que tanto nos a costado pasar y no es otra que la zona que en primavera esta decorada con una magnífica cascada, el sendero nos deja en el vado frente al cerro Ortigoso, y la senda a su vez termina en la pista, la cual tomamos hasta que unos metros después la dejamos para visitar la charca verde, tenemos suerte y esta bastante solitaria, con tan solo un par de bañistas.

Se nos hace tarde pero no renunciamos a andar por senderos, tenemos suerte y vamos enlazando uno tras otro hasta llegar al coche. Terminamos la ruta felices por el buen sabor de boca que nos ha dejado y por la sucesión de monadas con escotes generosos que nos hemos cruzado en los últimos metros y no solo nos han abierto más el apetito.

Track de la ruta.

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Senderismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.