Gravel: Alcorcón – Navalcarnero – Brunete – Alcorcón por las sendas del Guadarrama.

Cuando nuestras actitudes superan nuestras habilidades, aún lo imposible se hace posible.

John Maxwell

Hacía casi dos meses que no salia con mi bici a rodar al exterior, ya añoraba la sensación de sentir desplazarme, del viento y la percepción real de las pendientes. Una vez desconfiando quería hacer una ruta larga, mi idea era hacer la vuelta al pardo pero tanto Hoyo de Manzanares como Colmenar están confinados por lo que descarto esta salida con la gravel, mira la opción de unas canteras con la flaca pero me encuentro también con parte del recorrido confinado. Al final opto algo intermedio, la Gravel como bici y una vuelta hasta Navalcarnero por la vida verde del Guadarrama para volver por carretera por Brunete y de nuevo por caminos hasta Alcorcón. Pura esencia Gravel.

Dan un fin de semana de cara y cruz, cara el sábado y cruz el domingo, opto por la cara y dado que la ruta no va a ser tan larga me hago el remolón en la cama un rato, desayuno y sobre las 10:00 comienzo a pedalear hacia Móstoles, me asombro de la cantidad de gente que hay ya andando, corriendo y montando en bici, el día invita pero apenas el termómetro marca 10 grados, lo mínimo para poder hablar de dos dígitos. Disfruto de algún tramo cortado al tráfico por el Covid y enlazo genial por pista con el camino natural que nos une con nuestros vecinos sureños. Cruzo Móstoles y en nada estoy disfrutando de la vía verde del Guadarrama. Esta vía verde se construyo en 1887 para unir el pueblo toledano de Almorox con la capital. El tren salida de la estación de Goya y en Madrid hasta Navalcarnero en 1891 y el tramo hasta Almorx se completo en 1901 en total 17 estaciones y 74 km de recorrido. Si bien su función principal era como tren de mercancías, los veranos calurosos era, nunca mejor dicho la vía de escape para los Madrileños que cargados con la tortilla y el bañador abarrotaban las denominadas “Playas de Madrid” en las estaciones de Guadarrama y Alberche. Con la construcción de una vía electrificada de doble sentido en julio de 1970 se cerro, pero la moderna vía quedo en Móstoles donde aún sigue. La vía verde esta actualmente muy cuidada y es una gozada rodar por ella, esta abarrotada de gente transitando por ella, se nota que necesitamos libertad tras dos semanas de confinamiento.

Llegando a la colonia del Guadarrama podemos ver el nuevo puente que han construido para conectar con la urbanización de parque Coimbra y cruza el arroyo de el Soto. Pero para mi sigue siendo mágico el paso por el puente de hierro, ya no solo porque es un icono para lo que fue en su día el Comando Sur, sino por su estructura, su enclave y mi objetivo de aventura lejana cuando empece a dar mis primeras pedaladas. La subida de esta ruta no es mucha pero toda se encuentra condensada en rampas que te dejan las piernas temblando. El día es soleado pero en la bici no noto que me moleste el chaleco y maillot térmico en contraste con las camisetas cortas de los andarines. Disfruto del pinar de Navalcarnero en paz, tan solo interrumpido por grupos de ciclistas que como yo disfrutan del día y de la primavera que ya esta dejando su campaña en los almendros en forma de flor.

Dejo las tranquilas pistas para hacer un tramo rápido por carretera entre Navalcarnero y Brunete, los campos verdes comienzan a dar al sur de Madrid un estampa preciosa que merece la pena disfrutar en primavera hasta que el calor los tiñas de nuevo con sus tonos ocres característicos.

Dejo la carretera y me meto de nuevo en tierra y sera un gran error. Primero porque al ver el aparcamiento me tenía que haber imaginado que estaría hasta los topes y segundo que los estragos de Filomena aún están presentes. Las sendas son una autentica yincana sorteando ramas, arboles caídos y atontados tecnológicos que no dejan el móvil ni disfrutando de la naturaleza y no se enteran de nada de lo que ocurre a su alrededor. Hago una pausa al final del sendero, junto al campo de golf y disfruto de unos frutos secos mientras veo como hacen unos hoyos, este campo de golf es realmente bonito y con un diseño muy interesante.

Las rampas de la urbanización el bosque son toda una alegría para afrontar el ultimo tramo de la ruta y fruto del cansancio tomo una mala decisión y me equivoco en uno de los caminos para bajar al puente sobre la 501 lo que hará volver a empujar la bici por rampas del 12%, mis piernas empiezan a decir que no tienen más combustible. Alcanzo la senda correcta, soy realmente un inepto y logro disfrutar la bajada, ya sabéis que cuando se va a punto de petación no se disfruta con nada. Me alegra cruzar la pasarela y quedarme en el lado correcto de la autovía de los pantanos pero aún me queda ascender hasta la gasolinera y pasar bajo la M-50 y sin ser una subida muy dura, con escaso desnivel se me atraganta y me noto agotado, hacia años que tenía una pájara semejante. Paro a comer algo mientras unas ovejas me miran, el viento comienza a tomar protagonismo y adivinar, correcto de cara. Logro pasar al otro lado de la M-50 en el lado del las buenas pistas, de los charcos sin fondo, del viento que notas se ríe mientras con la cabeza baja de los petados pedaleas intentando ganar velocidad. Los charcos, el incomodo rodar por la pista y un inusual trafico rodado por esa zona me dan la puntilla. Comienza el entrenamiento de cabeza, el emocional del que tenemos que tirar tantas veces en la vida y en las rutas.

Llego por fin a casa, lleno de barro, totalmente agotado, hambriento y feliz. El rodillo esta bien pero la realidad gana por goleada a la vida virtual. Jean Giraud dijo

¿Qué es el mundo virtual perfecto? Es el sueño. El día en que se llegue a hacer la imagen virtual a nivel del sueño, es aquí donde el hombre se encontrará frente a su destino. ¿Qué es lo que vale más la pena: vivir el sueño de la realidad o el sueño de la simulación? Se tendrá que escoger su sueño. Yo hoy elijo el sueño de la realidad, pero si, el virtual esta tan cerca que asusta.

 

Track de la ruta

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Gravel, rutas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .