Mucho anillo para tan pocas Piernas.

¡Vivid! No os torturéis con un mañana hipotético. Construiros en vuestro presente, aprended a teneros confianza, a tenernos confianza. Entonces estaréis armados para afrontar lo imprevisible. Y encontraréis vuestra vía, en vuestra hora.
Alain Guillo


No suena el despertador, la luz que entra por la venta me da una idea que algo va mal. Apenas puedo abrir los ojos, una fuerza interior tira de mis parpados para mantenerlos cerrados siento sueño, un sueño intenso de lunes por la mañana. Mis voces interiores protestan, baja la persiana, pero donde vas gordito, anda y duerme. Cierro los ojos, me acurruco, pero la facción rebelde de mi cabeza no me deja descansar y hace que levantarme sea un esfuerzo sobre humano.
Es un día primaveral increíble, ni una sola nube en el firmamento, no hace calor, solo fresco. Me estoy cansando del positivismo interior de frases tipo poster de gatitos, de mis voces optimistas, sal y da el primer paso hacia la conquista de tus sueños, callaros de una vez yo soy más de arrastrarme.
Pero tienen razón tengo que salir y esforzarme por intentar recuperar mi pasión por la bici. Me visto de ciclista con prisa, las voces gritan como espartanos anillo, anillo, anillo. Las primeras pedaladas son muy duras, no siento las piernas como para una ruta de 5 horas, la primavera esta con aires invernales, voy con piratas, esto me anima a coger cadencia encender la calefacción interior y funciona. Voy grabando tramos con la sportcam, tengo ganas de abrir un canal en vimeo o en YouTube, cuestión de tiempo que tengo poco, pero esto me divierte. Las presillas a primera hora nunca defraudan son un chute de frescor verde y el pinar para alcanzar el carril bici de Leganés cada vez más deteriorado por lo que opto bajar por la calzada es cuestión de elegir que sortear, si contenedores o coches aparcados en doble fila, hay que conseguir los croissants calentitos. Voy con Dora, mi bici de Gravel, las zonas de pista están blanditas, pero se rueda bien, paso junto a la tapia del cementerio, las alcantarillas caídas parecen acceso al mundo de ultratumba por las que las almas errantes dejan el camposanto para atormentar a los vivos. En el parque lineal me doy cuenta que el target de tiempo no lo cumplo, un argumento más para las voces vagas, las de quedarse en la cama, las críticas con lo que me gusta, con lo que hago. Con las primeras subidas me rindo, las piernas no pueden seguir pedaleando y decido dejarlo. Siento un mi interior un alboroto de voces, de carcajadas de gritos ¨flojo, gordito, donde vas con la mochila al revés¨ son tan crueles como mi bascula. Ni que le hubiese negado una foto a una abuela con sus nietas.
Hundido por el fracaso en la intentona de anillo regreso al parque lineal, me castigo subiendo al mirador opuesto a la cabeza, las voces se callan, el pulso se dispara con la rampa de pendiente enorme, voy subiendo, inhalando con cada bocanada de aire el pestilente hedor de la cerca depuradora, me cruzo con un hombre mayor que incorpora el penetrante aroma de su perfume, es como un castigo que supero coronando el montículo donde me encuentro un nutrido grupo de ciclistas. Añoro los años cuando quedaba con gente y me lo pasaba bien, muy bien.
Le mando un mensaje a José, él va a salir, quedamos en la casa de campo, pero antes me pregunta ¿con cuál estas? José odia a Dora no le gusta para nada. Pero a mí me encanta y voy tremendamente feliz con ella, grabo unos videos rodando por el parque lineal y por Madrid Río. La casa de campo es un hervidero de bicicletas, de estilos y de grupitos. Antes de llegar al Zoo me encuentro con José, rodamos de cháchara, optamos por subir Garabitas por la cara de antes de llegar al Lago. Un ciclista sentado en el suelo se agarra el hombro, José le pregunta si está bien, el asiente, no tiene buena cara, como está acompañado seguimos subiendo acumulando metros a una cuenta sin saldo de ascensión este año. Se me hace corto, bajamos y volvemos a subir en lo alto os encontramos con cymrun un viejo amigo del foromtb de la vieja guardia. En la bajada nos encontramos a la policía con el Samur atendiendo al ciclista herido que envuelto en una manta y con un collarín es atendido por los sanitarios. Rodamos hacia el zoo, el cielo se ha encapotado y amenaza con descargar una buena tromba de agua, el aire comienza a ser muy intenso por lo que optamos rodar hacia casa por la pista de los militares, muy blandita, con un aire de cara que nos castiga, pero esta vez no puede con nosotros. De la venta la rubia a la pasarela hay un tramo divertido, ya me consuelo con poco. La pasarela está llena de ciclistas que la cruza, así como el sendero de la vía del tren. Esta vez llegamos bien, más enteros, volver a recobrar la forma es duro.
Friedrich Schiller dijo Si quieres inmunizarte contra la adversidad, suplica a los dioses invisibles que con tu felicidad mezclen también sufrimiento. Pero en dosis pequeñitas.

Track de la ruta

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Gravel y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.