Cuenca – Valencia Día 2: De Enguídanos a Requena, Entre el agua y el vino.

“Veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino; que si extraje las hieles o la miel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: cuando planté rosales, coseché siempre rosas.”

Amado Nervo 

 CIMG1257 (Large)

Una ligera lluvia golpea la lona de la tienda, me despierta, son cerca de las 5 de la mañana y apenas dos horas sonaran los despertadores para ponernos de nuevo en marcha. No logro conciliar de nuevo el sueño y paso esas dos horas entre medias de los dos mundos, no he dormido tan mal.

CIMG1251 (Large)Cuando saldo de la tienda el cielo esta cubierto por las nubes y la oscuridad comienza su retirada, cuando la claridad me permite disfrutar del entorno comprendo el porque de la aptitud sospechosa y el trajín que tuvieron por la noche con las linternas, habían montado unas tiendas como nosotros para vivaquear en este pequeño paraíso.

Comenzamos recogiendo nuestras cosas, desmontando el campamento y desayunando para continuar con nuestro viaje, pero nos lo tomamos con calma cuando veo que las dos ruedas de Jorge están en el suelo, por lo que decidimos reparar las cámaras aprovechando que teníamos agua para asegurarnos bien de no dejar ningún pequeño pinchazo sin reparar.

Una vez con todo el equipo listo y el equipaje bien acoplado a la bici continuamos bajando la senda que nos dejara en la playeta una zona preciosa de baño en Enguídanos, en la bajada nos encontramos un cuatro bikers que hacen la senda en sentido contrario, si que madruga aquí la gente y con una rubia preciosa que pensamos se quiere dar un homenaje en las charcas de arriba sin miradas indiscretas, lo se tenemos una imaginación calenturienta.

La senda termina en un túnel de cañas y esta en una pista que se deja rodar por la cola del embalse de Contreras, aunque nuestra posición en el GPS es que vamos navegando por las aguas del CIMG1259 (Large)embalse.

Pero la alegría de la pista dura poco y en nada recobramos el pan nuestro de cada día, o mejor dicho el pedregal de canto rodado tamaño xxxl en subida riñonera que entre sortea esta rodera y mete peso al manillar terminas diciendo mira pedalea tu que a mi me da la risa. Pero la verdad es que es corta y en la bajada podemos disfrutar del desfiladero del río Mira que esta bonito. La bajada es rápida, disfrutona y burlona, ya que según terminas de bajar te regala una subida de ocho kilómetros con una inclinación de la leche a la que no le  falta de su aderezado de piedras, pero moderado eso si.

En mitad de la subida nos tomamos un descanso para disfrutar del inmenso bosque de pino que nos rodea y sobretodo saborear la soledad inmersos en una naturaleza que domina el horizonte. En la bajada me toca pinchar a mi, reparamos y como estamos sin agua vamos en busca de una fuente en el curioso pueblo de la cañada en donde un perro de apenas un palmo no le gusto nada nuestra presencia dejándonos claro con sus desagradables ladridos y gruñidos que esa agua era suya.

En Camporrobles encontramos un super abierto y aprovechando que compramos el pan y unas latas buscamos un lugar para comer y valorar si vamos a ser capaces de completar el viaje.

CIMG1265 (Large)Nos damos cuenta que hemos infravalorado la dureza del terreno, que si continuamos con el plan trazado de ir a dormir al embalse del Buseo no completaremos seguramente el reto y optamos por modificar el recorrido al encontrar un hostal “económico” en Requena optando por no pegarnos el segundo subidón del día y apostar por descansar para dejando todo para el tercer día.

Las pistas comienzan a ser más cómodas, el paisaje va cambiando lentamente haciéndose la huella humana en el entorno mucho más presente. Nos sorprende que en mitad de una pinar con una pista semitrialera nos encontramos con un chalet protegido por una buena valla y cámaras de seguridad seguramente que este cerca del collado de los ladrones por que circulamos tenga algo que ver.

El camino de Cuenca en el que encontramos algunas flechas amarillas del camino de santiago nos deja en Utiel en donde vamos en busca del porrón para hacernos una foto, estos monumentos de cultura popular se los conoce todos el amigo despi.CIMG1277 (Large)

La pista que da servicio a una zona de cultivos de vides y a la vía del tren nos deja en Requena en donde una ducha y una cama hacen que caigamos rendidos, han sido solo 66 km y cerca de 900 metros de ascensión sobre un terreno duro para ir con alforjas.

Antonio Gaudí dijo Es necesario alternar la reflexión y la acción, que se completan y corrigen la una con la otra. También para avanzar se necesitan las 2 piernas: la acción y la reflexión… Creemos que para llegar a nuestro destino Valencia a las 14:30 del día siguiente hemos tomado la decisión correcta.

 20140816_IMG_3724 (Large)

Track de la ruta

 

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Viajes en Bicicleta. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuenca – Valencia Día 2: De Enguídanos a Requena, Entre el agua y el vino.

  1. viagra dijo:

    Aw, this was an extremely good post. Taking a few minutes
    and actual effort to make a superb article… but what
    can I say… I procrastinate a lot and never seem to get nearly
    anything done.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s