Un paseo por los atardeceres invernales sureños.

La soledad añade belleza a la vida. Pone una especial quemadura a las puestas de sol y hace que el olor del aire de la noche mejore.

Henry Rollins

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tras una mañana dejando la casa en orden tengo dos opciones, siesta o Bici. Se que es cruel y tendría que tener tiempo para las dos pero desgraciadamente no es así y tengo que elegir. Y esta claro, elijo bici, bueno mas bien las miles de voces de mi cabeza que gritaban bici, bici, bici mientras mis piernas se contraían con un, más no por Díos.

atar01 (Large)Salgo con algo de viento de nuevo, que ha estado en calma toda la mañana y es sacar yo la burra para ponerse a soplar, comienzo a pedalear hacia el parque de las presillas. No tengo muchas ganas y me lo tomo como una salida en plan paseo, a modo de ciclista fotógrafo como se burla suguss de mí. Además es domingo, el día que sueltan a los sinsentido a pasear por los carriles bici, a los ciudadanos de ética y moral distraída hacia el bien común, vamos que siempre que salgo a esta hora me toca sufrir una panda de tocapelotas de cuidado.

No tardan en aparecer, y me cruzo con un viejo conocido que le gusta ir dejando la mierda de su perro por el carril mientas el pasea por un sentido y su perro por el otro. Hace poco en mi barrio una campaña de los niños del colegio con carteles pintados a mano surtió algo de efecto y se ve algo más limpio el barrio pero algunos no tienen la menor consideración por los demás.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tras subir el puente nuevo y el puente hacia las presillas ya me dejan claro las piernas que no tengo fuerzas, que no cuente con ellas, me duelen músculos que pensaba que ya ni tenía. Pero bueno mi objetivo es disfrutar del atardecer y tengo el tiempo justo para llegar sin entretenerme mucho en dolores inútiles que tan solo tengo que disfrutar que para eso me los he currado. La subida por plaza nueva fue un poema, no he subido peor ese tramo en mi vida y su continuación hacia tabacalera bordando el ridículo, a destacar la sonrisa que me saco un viejo en el carril bici cerca del cementerio que con la chorra en la mano al verme llegar me saluda, con la otra mano, no con la que maneja el instrumento que si no me estaría haciendo el elefante o emulando al niño meón de la fuente de ese parque precisamente, cosas de la incontinencia y la edad.

Por fin en el momento justo llego al sendero frente al polvoranca al otro lado de la carretera, el espectáculo del atardecer ha comenzado y el sol comienza a ocultarse tras los restos de la iglesia derruida del parque. Los tonos azules, amarillos, anaranjados con toques de violeta y rosáceos forman un espectáculo de luz y color increíble que no me canso nunca de contemplar. Además los cielos de Madrid si he de reconocer que son los lienzos en los que mejores atardeceres he visto reflejados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVuelvo a ponerme en marcha ya entre tinieblas resistiéndome a encender la luz de la bici, rodando ahora si, con ganas por la senda del río que hace brillar su silueta, por las pistas del pinar que a modo de peineta lucen una orla anaranjada sobre los árboles. Pronto la luz artificial es necesaria, los paseantes se transforman en  siluetas negras, sombras que van tomando la salida del parque y el frío se hace intenso por lo que decido volver a casa. Han sido apenas unos 24 kilómetros de paseo que los he disfrutado como si hubiesen sido el mejor de uno de mis sueños sesteros. Arthur Schnitzler  dijo Si cultivas con excesivo mimo el jardín secreto de tu alma, puede llegar a hacerse demasiado exuberante, a desbordar el espacio que le corresponde y, poco a poco, a invadir otras regiones de tu alma que no estaban llamadas a vivir en secreto. Y así puede ser que tu alma entera acabe convirtiéndose en un jardín cerrado y, pese a su esplendor y su perfume, sucumba a su propia soledad. Tal vez por eso muchas veces me sorprenda junta a mi alma disfrutando de estos momentos en soledad y tal vez por eso la vea muchas veces reencarnada simplemente en bicicleta, pero soy feliz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en alakanadas, Rutas con Encanto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.