Canal de Castilla XL: Día 1 de Aguilar de Campoo a Frómista.

Empleo mi vida en vagar por el camino mientras guardo las flores de las cuatro estaciones en mis pensamientos.

Tagami Kikusha

Madrugo como siempre mucho para ir al trabajo, pero esta vez es diferente, muy diferente. En esta ocasión mi coche carga exceso de equipaje, carga con la mochila de los viajes relámpago en bici, con la mochila de los sueños de libertad que tan solo duran un fin de semana. JJ y yo de vez en cuando nos regalamos uno de estos viajes y esta vez le ha tocado al Canal de Castilla.

Cuando uno viaja no siempre los planes salen bien y de vez en cuando por circunstancias toca abortar y regresar a casa sin lograr el objetivo. Eso me paso hace un año con Borja cuando en otoño no puede completar el viaje por el barro y he vivido con esa astillita clavada hasta que me ha surgido la primera oportunidad de sacarla.

Aparcamos el coche en un barrio de la periferia de Valladolid por donde entre el canal junto al Pisuerga, en tiempo de crisis no esta la economía para estar pagando aparcamientos, y con una buena tormenta avisando de sus intenciones pedaleamos por un precioso parque junto a la orilla del Pisuerga hasta la vertical de la estación la cual alcanzamos en un par de cruces de calles justo en el preciso momento en el que el cielo descarga la preciada agua que los agricultores llevan meses rogando al cielo.

Sacamos los billetes y por primera vez al indicar que vas en bici te dan uno para ella a coste cero, para controlar el número de bicicletas por tren, parece ser que en este país se empiezan a hacer las cosas con cabeza. Nuestra estación de destino es Aguilar de Campoo en lugar de Alar del Rey, esta vez he decidido comenzar un poco más lejos y disfrutar del precioso paisaje de las tierras altas palentinas.

El tren nos deja ya de noche en la estación que se encuentra a unos cuantos kilómetros del pueblo al cual tenemos que llegar por el arcén de una nacional con nuestras luces y algunas gotas dispersas indicando que pronto el cielo dejará caer agua sobre el pueblo, pero lo mejor es el aroma a vainilla que te envuelve, te embriaga y para alguien tan goloso como yo es como estar oliendo la entrada al mismísimo paraíso. Hace frío han bajado mucho las temperaturas y las calles presentan poco actividad, vamos buscando el hostal y al cruzarnos con una preciosidad local nos saluda graciosa con una sonrisa que nos ilumina la cara.

El Hostal es el peor en el que he estado en mucho tiempo y el bar en el que cenamos nos ponen unas  raciones que en Madrid las llaman tapas y no se cobran, mala suerte a la hora de elegir, y no por ello empaña la imagen de un pueblo que es una maravilla y merece la pena ser visitado con algo más de tiempo.

El día amanece muy frío, nublado y dejando escapar tímidas gotas. Da igual tenemos que pedalear y tras el desayuno de rigor comenzamos nuestra aventura cicloturista por un paraje precioso, el paseo del coto que nos sacara del pueblo rodando junto al Pisuerga. La niebla no nos deja disfrutar de un paisaje que estoy seguro esconde una gran belleza, grandes formaciones rocosas a modo de ruinas dejan ver su silueta entre las nubes, el verde intenso contrasta con el marrón claro de la tierra que nos hace subir y bajar pequeños repechos que nos hacen entrar pronto en calor.

Rodamos por la calzada de los Blendios, una vía romana del siglo 12 D.c. de muy incómodo pedaleo que nos deja en Santa María de Mave a la altura de su cementerio. Un corto tramo por una carretera comarcal nos dejara en Becerril del Carpio en donde un perro del tamaño de un León nos pega una buen susto y eso que tenia una cadena generosa que sino nos come, pero de este pueblo quiero destacar la preciosa iglesia de Santa María en la que nos hacemos unas fotos.

La salida de este pueblo nos deparar el rampón de toda la ruta, una subida dura que nos dejara en un remanso de paz alucinante, un pinar maravilloso que por unos momentos te hace sentir en soledad pudiendo disfrutar del entorno sintiendo aromas, sonidos y reflejos de otros tiempos.

Con la bajada agradecida se pierde la calma, retomamos la orilla del río y en Nogales del Pisuerga podemos decir que termina un maravilloso prologo para empezar el primer capitulo de nuestro viaje por el canal de castilla.

Dejamos el pueblo y lo primero que nos encontramos esla Fuentede la gallina, un pequeño estanque natural y su puente de madera que le dan un cierto aire japonés. El nombre le viene dado por el tributo que debía pagar cada casa por el uso de la fuente al señor de Nogales que era de una gallina y dos libras de lino. Cuenta la leyenda que la fuente dejo de manar agua una temporada hasta que el Señor de Nogales dejo de exigir el tributo.

La pista es muy agradable de rodar y pronto nos presentamos en el hito que marca en el nacimiento del Canal de Castilla obra de ingeniería hidráulica del siglo XVIII.

Antes comenzar nuestro recorrido a orillas del canal nos adentramos en Alar para comprar agua y descubrir pequeñas perlas de otra época como la antigua carnicería “La higiénica” de Delfino Medrano. Con liquido para el camino y el pan comprado nos ponemos cala en el pedal y comenzamos a disfrutar esclusas, alternando el fuerte rumor del agua al salvar las esclusas a su calma absoluta en su lento fluir por un canal de destila calma, silencio, paz.

Las pistas están en perfecto estado y se puede rodar con alegría, disfrutando de paisaje que por novedoso nos resulta curioso. Poco a poco el cielo va rompiendo su cubierta de nubes dejando escapar algún tímido rayo de sol que recibimos con agrado, pero el aire va cobrando cada vez mayor protagonismo al punto que pedalear con el aire en contra se esta convirtiendo en un autentico suplicio.

Los kilómetros comienzan a dejarse notar en las piernas y sobretodo en el culo de JJ que le va martirizando desde casi el comienzo del canal, la mochila es cómoda para viajar pero su peso se hace notar al pasar tanto tiempo sentado en el sillín.

Tanto JJ como yo hemos recorrido el camino de Santiago y los dos guardamos un grato recuerdo de este tramo común en las dos rutas, el cielo esta despejado a nuestra espalda pero vemos de frente y a toda velocidad se acerca una tormenta, nos da el tiempo justo para disfrutar de la gran esclusa que hay en la entrada de Frómista y menos mal que yo sabía donde estaba el hostal que de lo contrario nos calamos, fue meter las bicis en el soportal y comenzar a llover mientras la amable hostelera , nos decía que no caía una gota desde hacía meses y que haber si llovía de una vez, a lo que JJ le espeto con un “.. Pero señora mire como llueve, je jeje” la pobre es tan feliz cuando llegan huéspedes que se abstrae del mundo.

El Hostal Camino de Santiago de Frómista es una maravilla, por precio, instalaciones y sobretodo por el trato tan familiar que te dispensan.

Mientras nos duchamos deja de llover y nos da tiempo a disfrutar de una tarde agradable con un precioso arco iris decorando la bella iglesia de san Martín de Frómista una de los mejorestemplos románicos que se pueden disfrutar.

El viento nos ha dejado agotados y el canal comienza resultar monótono, aún nos queda toda una jornada de largas rectas, esclusas y muchas pedaladas hasta Valladolid. Paulo Coelho dijo Si tienes la paciencia de la tierra, la pureza del agua y la justicia del viento, entonces eres libre. Y de eso hoy vamos servidos.

 

Track de la Ruta.

 


 

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Canal de Castilla XL: Día 1 de Aguilar de Campoo a Frómista.

  1. Sergio dijo:

    tan bien como siempre. Me he permitido el lujo de linkar tu blog en mi blog (http://chichobtt.blogspot.com.es), espero que no te importe.

    Un saludo

    Me gusta

  2. motoretta2 dijo:

    Hola Alakan:

    Preciosa crónica, preciosos parajes. De todas formas te aconsejo que lo repitas en Otoño y verás que todo parece otro paisaje..

    Unos amigos están preparando una marcha con bicicleta de carretera por el Canal (yo hace unas semanas lo hice y es perfectamente factible) Si te mola te paso el link:

    http://www.gpcanaldecastilla.com/

    Saludos, Javier

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s