Mi corazón es Patio por las sendas de la Barranca.

El miedo a envejecer nace del reconocimiento de que uno no está viviendo la vida que desea. Es equivalente a la sensación de estar usando mal el presente.

Susan Sontag


He puesto estas palabras encabezando la crónica  porque comienzo a sentirme viejo, y no es que sienta miedo a envejecer, la alternativa a no hacerlo no me atrae para nada, pero creo que si bien es algo que no podemos evitar si esta en nuestra mano hacerlo más o menos rápido.

Tal vez por eso desde hacia un par de semana me rondaban por la cabeza un par de rutas clásicas que me pedía el cuerpo rodar o más bien despedrolar.

Mi compañero para este tipo de rutas descabonizantes es mi viejo amigo Mon, de los pocos del sureños que he conocido que disfruten bajando entre piedras y raíces tanto como yo. Por eso en cuanto le propuse la ruta la cerramos en 5 minutos, para estas cochinadas en bici el siempre dice si.

La barranca presente un aspecto inusual para ser sábado, le falta algo, a si coches. Por lo que aparcamos a nuestras anchas donde queremos. Es la primera vez que salgo a rodar por mi patio de juegos desde que no tengo la casa en Becerril, la echo tanto de menos, seguramente parte de culpa de mi patético estado de forma la tenga el que ya no ruede tanto por montaña y si por pista. Rodamos tranquilamente de charla hasta el Ortiz en donde un guía le explica a su grupo que se van a encontrar en el recorrido, esto cada vez se parece más a un parque de atracciones. La senda Ortiz es una maravilla dentro de la sierra de Guadarrama, personalmente creo que es mucho más divertida de subida que de bajada. A medida que vas ascendiendo se va quitando ropa dejándonos ver los encantos que guarda bajo su blusa de pinos. Una vez ruedas por su cintura, desnuda de vegetación arbórea, puedes contemplar entre jadeos por el esfuerzo realizado en sus últimos pasos técnicos por mantener vivo el orgullo de haber coronado sin poner un píe al suelo, como la meseta Madrileña se rinde a tus píes. El esfuerzo de subir hasta la explanada donde esta enterrado el antiguo hospital de Walpurgis esta recompensado con una bajada increíble que el Foromtb siempre han llamado Bambi y que con las nuevas trazadas es mucho más humana y disfrutona. Es mi primera trialera de la temporada y aún me falta valor para afrontar su final, me siento como el león en busca del reino de Oz.

Dejamos la Barranca para adentrarnos en terrenos más endureros, mientras cruzamos la valla vemos como dos bikers se lanzan a por la trialera del miedo, el último va con protecciones y el primero a pelo, bueno no, con una cestita del decatlón y una pata de cabra, quien dijo miedo.

Subimos el calvario dejándonos el alma por no ser cabezones y no poner un pie a tierra en los momentos más complicados y duros de la ascensión. Para esta salida me he comprado unos pantalones de Enduro, pero me están grandes y voy enseñando la hucha en la subida.

Conseguimos coronar, sin despeinarse Mon, hay que ver lo bien que le sienta a uno encontrarse a gusto en el trabajo y casi en coma otro, vamos el que escribe. Tras un breve descanso nos penemos pie al pedal e intento subirme la rampa de las escaleras, y como no podía ser de otra forma gatillazo en la segunda pedalada, pero en mi defensa diré que esta vez fue más por falta de fe en conseguirlo que por escasez de fuerzas, bueno dejémoslo hay.

La subida a la bola es un tormento, en las primeras rampas Mon se escapa, quiere hacer un buen tiempo de subida, a mí con coronar vivo me vale. Mientras mi compañero lucha con la pendiente endiablada a mi me toca también luchar con mi pantalón, parezco el niño del Domún pidiendo  caridad en bici. Al final consigo coronar toda la subida a 10 minutos de mi compañero y repito mi  juramento de siempre “… no vuelvo a subir a la bola en bici” y ya van unas cuantas desde la primera vez.

Dejamos la bola y nos lanzamos hacia las cabrillas con más pena que gloría por una senda con unas piedras como melones. Al final de la bajada nos encontramos con viejos amigos que se disponen a dar buena cuenta de la misma bajada que vamos a disfrutar Mon y yo. Quiero destacar que hizo mucho ilusión encontrarme con Medinense, un grande en esto del MTB, yo quiero ser de mayor como el.

Les dejamos un poco de espacio para que no se sientan presionados y tras ellos nos tiramos nosotros, no hay color, ellos bajan más rápido pero nosotros con más arte, con ese huy permanente en los labios de los senderistas que a modo de banda sonora vamos dejando tras nosotros.

Describir la bajada de la senda de la variante de la tubería es algo complicado ya que se trata de pura emoción, de un sinfín de sensaciones que se apelotonan mientras buscas mantener la verticalidad y la trazada a la vez que disfrutas del paisaje a modo de flash. Llegar a la pista y ver la sonrisa en la cara de tu compañero no tiene precio.

Le regalo a Mon otra mini bajada divertida y rápida la de la senda de Mingo y nos lanzamos a disfrutar de la senda alakan, me da vergüenza escribirla.

Esta senda es algo maravilloso, sublime que no pude disfrutar a tope ya que cumpliendo la tradición de las últimas rutas al pasar un arroyo pinché y a la salida en pleno esfuerzo de subida y pedaleando sobre la llanta me fui al suelo sin consecuencias.

Mientras completamos los últimos senderos comienza a llover, el tiempo nos da tregua para cargar las bicis en el coches y dejar atrás el patio de mi recreo y me viene a la memoria uno de los grandes poemas de Marcos Ana

La tierra no es redonda:
es un patio cuadrado
donde los hombres giran
bajo un cielo de estaño…

Track de la ruta

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Rutas con el foromtb.. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mi corazón es Patio por las sendas de la Barranca.

  1. Angel_Medinense dijo:

    Javi, eres un tío excepcional, me hizo mucha ilusión verte justo antes de la bajada de la variante de la tubería, hacía mucho que no te veía, estoy esperando a una ruta q

    Me gusta

  2. Angel_Medinense dijo:

    que iniciamos una vez en compañía de jack randall y dejamos a medias, ¿te acuerdas?

    sin querer he cortado el mensaje en dos, lo siento.

    Un abrazo muy grande.

    Me gusta

  3. samuel dijo:

    Por lo que veo,cuanto mas viejo mas lloron,pero si te haces 120 km y no te despeinas,haber si nos vemos que te echo de menos(sin mariconadas eh!!!)

    Me gusta

  4. eldeltelefonillo dijo:

    Viejo y mas perro que ni se levanta a ver quien le llama por el telefonillo de casa asi no vamos a ninguna parte ni a montar en bici dentro de poco jajajaj

    Me gusta

  5. Pingback: Mi corazón es Patio por las sendas de la Barranca. « Ciclistas en Ruta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.