Alcorcón-Peguerinos-Cercedilla-Camino Santiago-Casa de Campo 177 km. Día 2

“En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces.”

Gabriel García Márquez


La noche transcurrió de forma placida, un tanto calurosa gracias a la preocupación que tenían los vecinos y a todo el material de abrigo que nos proporcionaron. Al final la mínima registrada por reloj fue de 9.2º dentro de la tienda.

Como siempre a las 7 de la mañana comienzo a reiniciarme, esta vez me lo tomo con más calma y disfruto del calor del saco y el sol calentando mi pequeño refugio de lona, la casa de los sueños, con la que disfruto despertando en lugares maravillosos.

A eso de las 8:30 comenzamos a tomar algo de desayuno y contemplar como el Camping comienza a recobrar su pulso vital. A Noe le ha costado dormirse pero al final la venció el sueño, el cansancio. Los temores que tenía sobre si podría montar hoy pronto se la pasan cuando empezamos a ascender las rampas hacia el Collado del Hornillo, el viento es molesto y frío, solo el pedalear en mitad de un bosque tan maravilloso bajo un cielo azul intenso y en libertad las fuerzas se multiplican para dar cada pedalada. Celebramos llegar al collado de la mina ya que es punto de subida más duro de toda la jornada y ahora nos queda tan solo bajar y llanear hasta alcanzar el puerto de los Leones en donde desayunaremos. Antes de llegar al puerto le recuerdo a Noe que viaja con alforjas y que se contenga en su desenfreno bajador, el día anterior con la primera bajada con piedras se lanzo como una loca dejándome atrás, pillando todas y cada una de las piedras que había en el camino, vamos que no dejo un agujero si pasar por el hasta que se le aflojo una alforja y tuvimos que ajustar su apriete, vamos que la moza baja desenfrenada.

Un consuelo para ella de no poder disfrutar de la velocidad fue el paisaje alucinante que disfrutamos desde este precioso balcón con la cruz de los caídos en primer plano, al fondo el embalse de Valmayor y el de la jarosa a nuestros pies, con Madrid de fondo luciendo un skyline impresionante.

Damos cuenta de un escaso desayuno que nos metemos al cuerpo más para entrar en calor que por el hambre que traemos en el mesón de puerto de los Leones. El frío en este punto acrecentado por un viento que nos zarandea nos hace tiritar un poco hasta quedejamoslogramos alcanzar la pista de la molinera la cual recorreremos hasta Cercedilla.  Pasamos junto a la estación y se cruzan nuestras miradas, la tentación es alta pero ninguno de los dos se plantea en este momento abandonar la ruta. Nos cruzamos con unos amigos del foro y mientras compro el pan veo como Noe es interrogada por una joven que le pide consejo para hacer el camino de Santiago, momentos antes me había dicho que la gustaría que la confundieran con una peregrina ya que desde este momento vamos a recorrer el camino en sentido contrario.

Nos despedimos de ella, dejando atrás el pueblo para disfrutar de un tramo del camino de Madrid que para mi es el mejor de toda la ruta hasta enlazar con el camino Frances. Noe disfruta con cada giro de la senda, el  paisaje evoca aires gallegos, los dos hemos recorrido la parte gallega del camino de santiago y dejamos que nuestra imaginación ruede a ritmo de gaitas y brumas mañaneras mientras nuestras máquinas surcan la tierra dejando la firma de nuestros sueños grabada en ella. A mitad de la senda nos cruzamos con cuatro peregrinos que van rumbo a santiago y piensan pasar la noche en Cercedilla , hablamos un rato con ellos y continuamos rodando cuesta abajo, miro hacia atrás y los veo partir no sin cierta envidia, en septiembre quiero ser peregrino si hay suerte y salen los planes.

Decidimos comernos el pan que hemos comprado en Cercedilla en la ermita de san Isidro a pie de camino y rodeado de una gran cantidad de domingueros que buscan un hueco de aire libre lejos de lugares más masificados como la pedriza.

Nos tomamos un bocata de atún con maíz, es lo que tenemos, y continuamos rumbo a Manzanares.

Al llegar a Manzanares una solitaria ciclista de carretera rueda a trompicones delante de nosotros se la nota agotada, es como una gacela herida en la jungla. Noe como buena Leona no puede evitarlo, mi mira y puedo ver el brillo de la competición en sus ojos, “vamos a pasarla, con alforjas y todo que nosotros podemos” como son estas mujeres, es ver una presa y lanzarse a por ella.

Gracias a un giro del destino, bueno más bien de la ruta, se salva la pobre ser pasada y yo puedo respirar, no más tranquilo, respirar ya que me puse a rueda de Noe y ya marcaba el cuenta los 26 km/hora. Pero el destino tiene estas cosas y cambiamos devorar el orgullo de una pobre chica por subir un cuestón que nos dejará en lo alto del Enebrillo pero que es paso obligado para en un desenfrenado descenso llegar hasta el puente Medieval, lugar en el que tomamos unos kilómetros de carretera para enlazar con el carril bici de colmenar y aquí volver a darle alegría al plato grande.

La ruta del día anterior le ha dejado a Noe las Asentaderas, el culo vamos, un tanto perjudicado y le cuesta ir sentada en el sillín de la bici. Se que le gustaría coger el tren en colmenar dar por concluida la ruta, pero también imagino que en su foro interno ella sabe que puedellegar mucho más lejos. Dejamos atrás Tres cantos, y las fuerzas comienzan a estar justas, no ya por no tener gasolina para terminar en Alcorcón sino por las molestias de rodillas que tenemos y demás efectos secundarios de pasar tantas horas sobre una bici. Nos cruzamos con una pareja en al que se le ve a el un tanto desesperado por tener que estar esperando a su pareja que nos la encontramos sufriendo subiendo una cuesta, le digo a Noe “… si quiere conseguir que le siga a si no lo va a conseguir.”  A lo que me responde con una lógica aplastante “… vamos como tu, si quieres que yo te siga en aventuras como esta “, genial.

De la ruta ya solo nos queda rodar y rodar, charlar y charlar hasta entrar en la casa de campo. Hemos decidido tomar el metro en lago y terminar nuestra ruta con un refresco frente al lago mientras unos niños intentan pasar por encima la barca que reman sobre una familia de patos, monta mi mirada  en la barca donde una pareja se besa apasionadamente, Noe me dice si me he fijado, le digo que si que se están besando y ella me dice que esa barca no, que me fije en  la de dos tortolitos varones que mientras uno rema el otro intenta hacer una auto foto de los dos con el geiser de fondo sin conseguirlo. Esta claro los hombres somos de Marte y las mujeres de Venus.

Eleanor Roosevelt dijo una vez que Las mujeres son como los tés. No sabemos nuestra verdadera fuerza hasta que se encuentran en el agua caliente. Noe ya sabe que esta más fuerte de los que se imagina y que puede hacer todo lo que se proponga sin miedo.

Quiero darle las gracias por acompañarme y hacerme pasar un fin de semana maravilloso, te prometo que si me das otra oportunidad la próxima salida de fin de semana será con kilometraje cerrado y la mitad de distancia.

Track de la ruta

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Viajes en Bicicleta. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Alcorcón-Peguerinos-Cercedilla-Camino Santiago-Casa de Campo 177 km. Día 2

  1. Iogrea dijo:

    Muy buena la crónica y el recorrido Javi.
    Donde te vas este año de alforjas para tener que entrenar pillin???
    Nosotros haremos el danubio hasta passau pero los 2 primeros dias son sorpresa. Atravesando desde Basilea hasta el nacimiento la selva negra sobre mapa jeje.

    Me gusta

  2. alakan dijo:

    Isma este año me quedo en España, pero lo mismo me hago un camino de santiago o no se investigare.
    Ya me contó Suguss lo de vuestro viaje, yo lo tengo en la agenda, así que esta vez me tocará leerlo en tu blog.
    Espero que lo disfrutes mucho.

    Me gusta

  3. Noelia dijo:

    y yo te prometo que cambiaré a un sillín más cómodo… 😉
    Sabes que el agradecimiento es mutuo (pero yo más, eh) y que no hace falta que me prometas nada porque iré igualmente.

    Gracias por rutay por las crónicas, que describen un fin de semana inolvidable.

    un besooo!!

    Me gusta

  4. Vaya rutón majo, Nacho, mi compañero de odisea me preguntaba, ¿como se llamaba el tío ese? ¿alacrán?, y otras veces, el Alakrana ese joder…. jajaaaja, como te hemos puesto, te pitarían los oídos, nos hemos metido un palizón, y como nos ha fastidiado empujar la bici en algunas sendas, sobre todo la que te mete en el Escorial cerca de las vías del tren, y la que te saca de Cercedilla, la del GR, pero hemos disfrutado mucho, si llegan a ser cicloturistas tradicionales te demandan, jajaa.
    Muchas gracias por el track, Alakan, y la crónica que también me la leí antes de salir a hacer la ruta.

    Agus

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s