Cabeza de Braña y Salto de Mojonavalle.

“Con su propio rincón, junto a un ser querido que le escucha como usted me escucha ahora, ángel mío, con la boca y los ojos abiertos en una noche de invierno.

Fiodor Mijailovich Dostoievski

Las rutas que no planeas son al final las que salen mucho más bonitas, más auténticas. Cuando coronamos el puerto de Canencia buscando el aparcamiento del área recreativa nos encontramos con una capa de nieve helada cubriendo nuestra querida montaña. Jose se vuelve loco y comienza a lanzarnos bolas, siempre le cuesta salir con frío, lluvia o nieve pero al final  es el que más disfruta. Pedro se animo a última hora, necesitaba un poco de aire fresco, un soplo de libertad montañera al igual que JJ que hacia ya algunos fines de semana que no coincidíamos en las salidas. La pena fue Noe, que se quedo dormida entre los brazos de Morfeo.

Caminar por la nieve es una delicia, la luz, el cielo azul en contraste con un verde encogido por el frío dibujando una bella estampa navideña. La pradera de Navasaces esta helada, esta pradera es una delicia en primavera o verano, con un verde casi perpetuo te invita a tumbarte y ver pasar el tiempo. Ponemos rumbo a la majada del Ortigal en donde vemos como dos motos bajan por la senda que nos guiara hasta la cumbre, una pena como han dejado dos trazadas, yo no soy partidario de prohibir pero si de condenar a quien deja huella de su paso alterando un entorno que es de todos, la naturaleza es un prestamos del tiempo, un legado que pasa de generación en generación el cual debemos preservar para poder ilusionar a nuestros hijos con la magia de lo auténtico.

Coronamos Cabeza de Braña, dejándonos un trocito del alma en su cumbre, las vistas desde ella son extraordinarias, una sucesión de cumbres al alcance de la mano, tan cercanas, tan familiares, teñidas de un blanco inmaculado que te llama, supongo que en momentos como este comprendo el porque tengo el corazón dividido entre la bici y las botas.

Bajamos cabeza de Braña siguiendo las huellas de una pequeña manada de corzos que han huido al vernos, recorremos parte de la senda ecológica entre un bosque de abedules desnudos, El puente del vadillo nos regala un estampa preciosa del arroyo corriendo besando sus orillas nevadas. Algunos acebos salen a nuestro paso luciendo su bayas rojas intensas, todo un símbolo de la navidad ya que los druidas lo usaban como una forma más de permitir a los espíritus silvestres de la naturaleza que morasen junto a los que los veneraban y respetaban.

Jose me dice que la ruta esta bien pero que le esta gustando más por la nieve, estoy

seguro que si volvemos sin nieve esta zona le cautivara como me ha cautivado a mí que la he visitado en todas las épocas del año. Las pistas bien cargas de nieve y con algo de hielo en sus capas más profundas nos conducen a un desvío que tras cruzar un puente de losa de piedra nos orienta a un precioso sendero que zigzagueando por la pendiente poco pronunciada de la ladera nos dejara a los pies del salto de Mojonavalle, una cascada de unos 30 metros que encontramostotalmente congelada pero nos que nos sorprende y nos pica la curiosidad para volver cuando salga del coma invernal.  Unos metros más arriba un cenador con unos bancos nos sirve para comernos el bocata, a pedro se le hace tarde y le cede su almuerzo a JJ que no traía provisiones sólidas y da buena cuenta de el. La tarde nos invita a irnos, la niebla comienza a posicionarse y baja la temperatura, la pista que nos dejara en el puerto de Canencia esta completamente helada por lo que andamos con muchísima precaución para no terminar resbalando.

Terminamos nuestra jornada andarina en un bar de Canencia, con un café y unos colacacaos, felices después de haber disfrutado de una gran jornada andarina.

Track de la ruta.

Galeria de fotos

P.D. he tenido el blog un tanto perdido ya que no tenia nada de tiempo para escribir, pero ya me he puesto al día prometo volver a publicar según termine las rutas.

Feliz 2010 a Todos.

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Senderismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cabeza de Braña y Salto de Mojonavalle.

  1. Pies Negros dijo:

    P.D. he tenido el blog un tanto perdido ya que no tenia nada de tiempo para escribir, pero ya me he puesto al día prometo volver a publicar según termine las rutas

    No mientas javier que ya sabemos de tus siestecitas y de que te pasas las horas muertas hablando por telefono en eso se le pasa el tiempo jejejejej

    Me gusta

  2. alakan dijo:

    Madrugar toda la semana y llegar a casa 12 horas despues de salir todos los dias es lo que tiene.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s