Por los refugios de las cumbres de la Jarosa.

Conozco los secretos del alma del paisaje, y sé lo que entristece, y sé lo que consuela, y el viento traicionero y el bárbaro oleaje conocen la invencible firmeza de mi vela.”

Francisco Villaespesa

Me encanta levantarme y ver los cielos azules, ni una sola nube en el firmamento, ni una sola rama oscilando. Calma, paz, armonía en una mañana en la que he quedado con JJ para investigar una bajada y una subida por la zona de cueva valiente.  Como el estado Zen del alma no dura mucho pronto el día comienza a tornarse un tanto gris, según pongo rumbo a la sierra una par de coches me adelantan con bicis colgadas en sus portones, siento que comienzo a sentir la necesidad de volver a dar pedales de recorrer largas distancias, tengo morriña de las quedadas divertidas del foro.  Un cartel luminoso de la carretera llama mi atención, “Precaución Bancos de niebla en puerto de los Leones “no puede ser, miro a mi alrededor y esta todo despejado, ni una sola nube pero cuando tengo frente a mi la visión directa del valle de los caídos y de la Jarosa, descubro que tan solo hay niebla donde yo he quedado, no puede ser, que cagada y de las buenas. Solo algo calma mi frustración y es que el viento a medida que voy llegando al puerto se hace cada vez más intenso hasta zarandear el coche en ocasiones. JJ llega tarde y me dice que vaya ojo que tengo para quedar, que en Becerril hace un día de primavera y aquí de jodido invierno.

El viento que nos regala la vertiente oeste de la sierra es muy frío, comenzamos a caminar entre la niebla haciendo frente a toda un vendaval de aire frío que nos esta dejando congelados, el termómetro marca 6 grados y bajando. Conseguimos refugiarnos del viento una vez que  la senda se adentra en un pinar. La subida la hacemos a buen ritmo y se me pasa volando, JJ me cuenta su viaje a chile y casi sin darnos cuenta estamos a punto de coronar cabeza Lijar. Un perro con cara graciosa y completamente empapado me mira con esos ojillos de felicidad que le da a un animal de compañía corretear libre por el campo, su dueño sale de entre unas rocas, sonrío, parece toda una puesta en escena ya que la niebla que esta muy baja apenas deja ver lo que tienes en un par de metros. Saludo de cortesía y se desvanece en segundos tal y como apareció, me gustan estos senderistas de la vieja escuela, calcetines de cuello alto de los de por debajo de la rodilla y zurrón de cuero para el almuerzo. Alcanzamos la cumbre de cabeza lijar pero apenas somos capaces de mantenernos en pie sobre el bunker por lo que nosmetemos en el refugio para comer y beber algo.  Bajamos hasta el collado Lijar, un hombre se nos acerca y no pregunta, “… Esto es Ávila o Madrid “me quedo un poco pensativo ya que estamos justo en la frontera de Ávila, Segovia y Madrid. “Bueno es lo mismo me podrían decir donde hay un bunker”  ese pregunta a parte de usual, quien no ha preguntado por un bunker en su vida es más sencilla de responder, le indicamos y JJ refunfuña “… joder ya podía haber empezado por eso”. La niebla cual azucarillo se va disolviendo entre un viento cada vez más frío, miro mi termómetro y marca 1.2 grados, subimos hasta el cerro de la Salamanca y su refugio con el techo destrozado, un lastima que no lo reparen, hace muchísimo frío a pesar de que el sol luce reinando un cielo azul intenso, bajamos hacia el Collado del Hornillo por una trialera que tiene pinta de ser muy divertida para bajarla en bici, JJ me dice que sería de locos intentarlo cuando al girarme veo como pierde el paso por unas rocas que ceden y se va al suelo, jejeje. Si andando prueba no superada de la bici mejor ni hablamos, jejeje. Pasamos el collado del Hornillo y comenzamos la preciosa subida hacia cueva valiente, mi compañero va mucho mejor que yo, que me encuentro tremendamente cansado de la ruta del día anterior. Se esta vengando de mis risas por su caída.  Ascendemos el cerro de Cueva Valiente por una senda maravillosa de las que se te quedan en la retina y vas degustando de a poquito durante toda la semana, Gredos de fondo reina en el horizonte como siempre tentador. Nos encontramos con una pareja que parece muy simpática, ella esta heladita de frío como todos y su pareja se muestra más activo. Charlamos un rato y nos cuenta que han pasado la noche en el refugio de cueva valiente, que hacia un frío de mil demonios, que subieron el día anterior con una niebla que no se veía nada pero que cuando encendieron la chimenea del refugio enseguida todo se caldeo y que habían pasado una buena noche, solo había que ver la cara de felicidad de los dos para ver que se lo habían pasado muy bien, jejeje. Nos cruzamos con un bikers que bajan de cueva valiente y pasamos a otro que sube empujando su GT con solera. Coronamos juntos hasta cueva valiente, el quiere encontrar la cueva pero hace mucho frío y se le hace tarde para buscarla, JJ y yo nos metemos en el refugio para ver que tal esta y flipamos, esta de lujo y nos lo apuntamos para una futura travesía. El viento nos da una pequeña tregua, entre unas rocas al sol se esta de lujo y reponemos fuerzas. La bajada de Cueva Valiente hasta Cabeza Del Buey es por una senda trialera muy pronunciada que nos obliga a prestar atención, algo complicado cuando un paisaje de impresión te invita a desviar la mirada de la trazada y juguetear entre las cumbres, Cabeza Lijar se nos muestra Orgullosa frente a nosotros, ahora sin una sola nube, como riéndose, retándonos a volver a ella. Bajo Cabeza del Buey podemos divisar las enormes praderas de verde intenso por donde tenemos que comenzar a ascender de nuevo. Una senda entre helechos marchitos nos dejara en una vereda que nos conducirá a otra y

esta a otra hasta que en un acto de fe decidimos seguir un sendero difuso que casi borrado nos dejara en un magnífico sendero, uno de los buenos de los de cinco estrellas, de esos que marcan la diferencia y forman parte de las joyas de la corona de esta sierra de Guadarrama. El sendero de forma magistral nos deja de nuevo en la pista que va al puerto de los Leones, decidimos seguirla y por fin JJ me muestra la cruz caída que tenía tantas ganas de ver tras encontrar una foto suya en Panorámico.

Terminamos nuestra rutilla a una hora decente para volver a comer a casa, siempre he dicho que esta zona no era para andar, era para montar en bici, pero he descubierto que estaba equivocado y esta vertiente de la sierra es simple y llanamente maravillosa, volveré para disfrutarla.

Track de la ruta

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Senderismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s