Vuelta al Valle de la Barranca MTB

Encontramos la felicidad luchando en el medio de una rabiosa tormenta, no tocando el laúd a la luz de la luna, o recitando poesías en medio de la flores.”

Ding Ling

Mayo se ha empeñado dejarnos los pantanos bien llenitos, que falta nos hacia y se despide con su tónica habitual, lloviendo. Menos mal que este último sábado de mayo los claros se han hecho un hueco entre el mar de nubes y algunos tímidos y fugaces rayos de sol me animaban a vestirme de romano para montar mi fiel rocín de metal.

Hace frío, así que la mejor calefacción la cuesta arriba, por lo que comienzo a subir comino de la presa por el empedrado del río y continuo hasta la presa de Navacerrada, la que recorro por su margen derecha se dejamos el pueblo de Navacerrada al fondo. Me para unos instantes para ver una panorámica de la ruta y veo como las nubes pasan fugaces frente a mi, da la sensación que buscan su presa para calarle vivo, serán listas las jodÍas. Durante la madrugada la descarga de agua a sido tal que me despertó a las 5: 00 de la mañana dada la virulencia y cantidad de la lluvia, ahora el cielo esta en una especie de calma tensa.

Paso el puente de madera y escurre un pelín, cruzo dos arroyo y me mojo el culo, cachís, bueno al menos los pies están secos. Me cruzo con el primer ser humano del día, es una joven ama de casa que luce un chándal de colores claros y una barra de pan en la mano. Su cara de recién levantada, es un homenaje a la mujer guapa, sin artificios, con los ojos aún algo entornados, mirada en los dos mundos y los morritos al viento, dan ganas de besarla. Poco a poco van saliendo más habitantes de este pueblo serrano y todos tiene algo en común, un paraguas, seguro que eso significa algo.

Subo por la calle adoquinada por la que Pantani sueña algún día rodar en la París rogué o como se llame, esta húmeda y hay que redar con tiento. Subo por la pista de atrás de la barranca, vamos la puerta trasera esa que nos deja directos en el embalse del chiquillo, hay marcas de un bici que ha subido antes que yo así que sigo su trazada que es buena. Llego a la presa del chiquillo y me meto hasta la cocina, vamos el final del embalse para hacer una foto a la cascada, aquí hay unos escalones y como no, al bajar el segundo, bajo el tercero, el cuarto y el quinto de la culotada que me meto.

Repuesto del dolor en todo el orgullo continúo mi ruta hacia la zona de las presas del ejército del aire, pero no paro. Subo por la Senda Ortiz y me cruzo con varios Senderistas todos en bajada, el paisaje es impresionante y disfruto un rato de la presa de Navacerrada en una imagen de postal. Al final de la senda, para a tomarme un plátano y ver hacia donde continuo, voy bien y pienso en coronar la bola, pero unas nubes muy oscuras me hacen replantearme bajar hacia el calvario, así que tiro hacia el mirador de las canchas en donde disfruto de un paisaje excepcional. 7 Senderistas hembras a cual mas buena y su pastor, un macho dominante, joer que suerte tienen algunos, disfrutan de la montaña, del senderismo y con una compañía excepcional, y yo con la bici, pero bueno cuando voy andando tampoco la veo.

Gotas de un calibre considerable empiezan a caer, una persona normal habría tirado hacia casa, pero como uno esta pelín tarao decido bajar por la variante de la tubería, por lo que me pongo el chubasquero y comienzo el sendero de la tubería camino de su variante.

El sendero es muy técnico en tramos y decido no arriesgar bajándome en los pasos mas complicados. Corono la zona de Peña Horcón y ahora cae el agua con ganas, miro las nubes y parecen que ríen, como diciendo ya esta bien macho dos fines de semana tentándonos algún día te tenia que tocar. Lo malo no es el agua es el frío ya que tengo la manos entumecidas. Llego a la variante, bajo el sillín al mínimo y me tiro bajo la atenta mirada de unos 20 senderistas que al abrigo de una gran roca disfrutan de su almuerzo bajo la lluvia. La bajada la hago con precaución pero la disfruto a tope, las raíces son un peligro y tras algún pequeño susto decido tomarla más en serio.

El tramo final es un auténtico arroyo, por lo que estoy totalmente calado, decido bajar por la senda alakan y en uno de los pasos llenito de raíces yo decido ir por un sitio y pero la bici por otro, cruzada brutal y cuando estoy viendo que me caigo de bruces en un barrizal de los caros, jejeje me hago con el control de la bici y salgo del apuro, bajo un poco la velocidad de bajada y disfruto del río mientras lo diviso en las alturas, cuando llego a la vaguada y tengo que vadearlo el agua me llega por los tobillos y eso que voy montado, bajo por el pinar por la variante nueva que encontré el finde pasado y después por el sendero del canal, cruzo la presa bajo un buen chaparrón de agua y llego a casita con barro hasta las orejas y totalmente calado, como me gustan estos días de puro y autentico MTB.

Track de la ruta

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Rutas con el foromtb.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s