Gredos Extrem o el recuerdo a una vieja marcha.

Tu desnudez derriba con su calor los límites, me abre todas las puertas para que te adivine, me toma de la mano como a un niño perdido que en ti dejara quieta su edad y sus preguntas.

Roque Dalton

panorama-8-medium

El viernes por la tarde Pantani y yo poníamos rumbo hacia Mombeltrán, para acampar en el camping de Prados abiertos y hacer dos incursiones por esa zona.

La noche se metió en viento y Eolo desvelo nuestros sueños azotando las frágiles telas que nos cubrían de las escasas gotas que la noche dejaba escapar, la madrugada dejo la mañana fría, acurrucándonos en el calor de nuestros sacos por lo que salimos tarde a rodar, sobre las 10:00 de la mañana. El camping esta de Arenas de San Pedro a 6 kilómetros y los cuales los tres primeros nos sirven para entrar endscn4202-mediumcalor rodando por la carretera. Al terminar la subida y una salida que tiene la carretera hacia el monte me llama la atención ruedo unos metros por una especie de pista de tierra hasta que encuentro la bajada de un sendero que se pierde sinuoso entre los pinos, tomamos nota y lo apuntamos para la vuelta.

Pasamos el pueblo de la Parra y esta vez los tres kilómetros de bajada si que se nos pasan volando entrando en Arenas de San Pedro, punto de partida de nuestra track. La ruta elegida para comenzar a descubrir las estribaciones de la sierra de Gredos es una antigua marcha que se celebro el 26 de Junio de 2004 y murió de éxito ya que nunca más se volvió a celebrar, la verdad es que fue una ruta muy improvisada y todos los datos que teníamos de esta ruta era el track, un perfil que miramos de reojillo sin darle mucha importancia y una crónica de piedresybarro que la ponían bastante bien.

Rodamos por las calles de arenas siguiendo el track que nos saca hacia las afueras, una señora en pijama baja por la calle llamando a su hijo. Dejamos Arenas con unas indicaciones que nos dirigen hacia una ruta llamada cruz de la Tendera, con las primera rampas ya intuimos que esta zona se toma muy enserio el termino subida, ya que son duras de verdad, el firme es una pista en muy buen estado, pronto la ropa de abrigo nos sobra, no nos importa parar para quitarnos la manga larga y disfrutar de todo el circo de Gredos frente a nosotros, tentador, tocado con unas nubes ancladas en sus cimas que pronto zarparan surcando un cielo azul precioso, aprovechando el viento reinante desde la noche anterior. Como nosotros  queremos disfrutar nos metemos por todos los desvíos que nos indicas zonas de miradores, también descubrimos una bajada impresionante que entre pinos cruza la pista salvando el desnivel del salto con una rampa artesanal, pero que no tenemos huevillos para probar ni ganas de bajar para volver a subir así que hacemos un rato el moñas posando en el mirador.

panorama-5-medium

El lema de arenas es Siempre fiel + siempre incendiada pero creo que más bien tendría que ser + siempre en subida porque no dejamos de subir y subir hasta que dejamos un breve tramo de carretera que va a Mombeltrán y metiéndonos en un pinar disfrutamos primero de un divertido sendero entre pinos para terminar en una breve trialera entre campos de labor que alternan los olivos con los cerezos.

Tras esta breve alegría solo nos quedara subir y subir por rampas que nos obligan a exprimirnos al máximo, menos mal que tenemos sentido del humor y bromeamos con bajadas imposible por auténticos pedregales con rocas de metro que no hacemos por alguna ramita que nos jode la trazada jejeje.

Cuando llegamos a la altura de una antena de telefonía el track nos manda por una finca privada que esta vallada, pero lo rodeamos sindscn4231-medium problemas disfrutando de una trialera impresionante, rápida con un montón de giros cerrados, algunos escalones y la inclinación justa para no dar pedales ni preocuparte por el exceso de velocidad, hasta que Pantani pincha y tenemos que reparar su maltrecha rueda.

La trialera nos deja en un arroyo que nos guía hasta un pueblo llamado el Arenal en donde comemos disfrutando de una coca-cola fresquita y por solo  0,75 céntimos sacada de máquina, algo un tanto increíble.

Para digerir mejor la comida Gredos nos prepara una sesión de subidas con generosos desniveles que si le sumamos lo que ya hemos subido la cosa empieza a ponerse seria, vemos que esta marcha en ritmo de carrera era brutal, extremadamente dura, alguna pequeña bajada senderil nos da un respiro pero subir y subir es nuestro destino, vamos un poco preocupados ya que la hora comienza a ser un problema y pensamos que nos queda a un otra buena subida para comenzar un descenso vertiginoso hacia Arenas de San Pedro. Descubrimos que hay subida para poder alcanzar el puerto del Peón nuestra próxima meta en

dscn4269-medium

Gredos y poder enlazarlo con alguna que otra ruta chula por la zona, pero ahora nos toca bajar y disfrutar de unos senderos maravillosos con multitud de curvas que nos recuerdas a las z de abantos, una nueva subida dura por pistas con buen firme y tramos hormigonados nos compensaran con otra bajada  de ensueño en la que tanto sufrimiento es compensado con rincones maravillosos como una pequeña cascada y una bajada muy rápida con pasos intensos y disfrutotes en un entorno de ensueño. Gredos es un paraíso que nos esta enamorando.

La trialera nos deja en lo alto de Guisando, la estampa del pueblo enclavado en la ladera de la montaña es alucinante. Miramos el GPS y vemos que nos queda 17 kilómetros de bajada más el plus de los kilómetros hacia el camping que son 6 la mitad en subida. Decidimos acortar la ruta que se nos hace muy tarde y preferimos investigar el sendero que vimos a primera hora de la mañana. Por lo que nos tiramos hacia Arenas por la carretera que es un descenso de 5 kilómetros a tumba abierta. Hacemos un pequeño descanso en la presa para hacer unas fotos y disfrutamos de los monumentos de Arenas, esos que van con su cinturita al aire y un homenaje al Almanzor sobre su pecho por duplicado, y es que hay que ver que bien las sienta el aire de la sierra de Gredos a estas muchachas.

dscn4291-medium

Nos tomamos con mucha filosofía los tres kilómetros de subida para plantarnos ante la bajada inédita que encontramos por casualidad. Yo temo que nos toque volver a subir empujando pero que leches, para disfrutar hay que arriesgar así que todo para abajo y… la leche, que bajadón que nos deja a 800 metros de la entrada del camping.

Cuando entramos vemos que la ocupación de este a crecido considerablemente, nos encontramos un poco de todo, desde un grupo de mujeres senderistas que visten todas camisetas naranjas a una familia que disfruta de una barbacoa con el cabeza de familia vestido de comando, pero lo mejor es la moza que esta en la tienda contigua madre mía que hembra. Estamos cansados, emocionados por todo los que hemos visto, lo que hemos vivido y lo que nos queda por descubrir en esta zona, han sido 72 kilómetros de disfrute con 2.717 metros de ascensión acumulada de extremada dureza pero que cada pedalada es comensada con un metro más de disfrute en un entorno privilegiado.

Mañana la crónica de la senda de las Cinco Villas, la segunda parte de este viaje.

panorama-1-medium

Track de la ruta

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Viajes en Bicicleta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.