A los Pies de Cabeza de Hierro.

“La multitud te da certidumbre, seguridad, a costa de tu espíritu. Te esclaviza. Te da unas directrices de cómo vivir: qué hacer, qué no hacer.”

Osho

Panorama 1 (Medium)

No tenia plan el domingo para montar en bici así que decido calzarme las botas e ir a investigar unos senderos pendientes que tengo en la “cara oculta de la barranca”, que suena a si como muy misterioso. Me monto en el coche y me entran ganas de montaña algo más alta para dar una alegría a mis ojos, a mis pulmones y a mi fantasía. Es muy tarde son las 10:00 de la mañana y a estas horas pocas cumbres se pueden hacer, pero decido intentarlo. Pongo rumbo a Navacerrada, mucha gente, continuo hacia cotos en donde aparco. Aquí te encuentras de todo, un tío en gayumbos otra en sujetador y mucho primerizo en esto de la montaña que antes de salir ya se están quejando de que hay que subir, urbanitas.

DSCN5321 (Medium)Decido ir en dirección contraria a las masas y me subo por la zona del altozano  para evitar andar por carretera hasta enlazar con la pista que me deja en el refugio del Pingaron, bajo hasta esa pradera mágica que siempre me dibuja una sonrisa cuando llego a ella y comienzo a disfrutar al sentir los arroyos fluir por el verde tapiz que a modo de velo deja caer el alto de las guarrimillas a mis pies. La ultima vez que estuve en esta zona estaba totalmente nevada, el blanco a tornado a verde intenso y sobre el puedo ver como terminan de desperezarse tres bultos que remolonean dentro de unos sacos de dormir. Me pongo en camino por el sendero del PR27 cuando una persona mayor solicita mi atención, tendrá unos 80 años, viste una cazadora negra, una camisa a rallas y un pantalón vaquero con botas de montaña que se ven muy nuevas, me fijo en sus ojos, me gusta mirar a los ojos de las personas mayores porque en ellos puedes ver reflejada la bondad, la inocencia que se recupera cuando los años ya no son una carga sino un legado. Sus ojos están húmedos pero en ellos veo felicidad , su cara tiene dibujada  una gran sonrisa quiere disfrutar del día, de la montaña y de hacerle un corte de mangas a la parca, espera a mañana hoy me toca Vivir. Me pregunta si la senda le dejaría en el monasterio del Paular y que como esta el camino para andarlo, le digo que a su edad y solo no es una excursión para tomársela a broma “… que eso esta mu lejos abuelo” una senderista me sonríe y me pregunta si esta perdido el hombre mayor, le digo que no que quiere explorar la sierra y hoy le toca bajar al paular, pone cara de asombro y continua su camino. El vejete me dice que el ha visto a personas más mayores bajar y que el quiere intentarlo que hace años el ya subió desde el paular. Le indico de cómo coger el camino, que no le acompaño porque se me hace tarde y quiero intentar cima, me despido de el, recorro unos metros y giro la cabeza para ver como se ha quitado la chaqueta y con pasoDSCN5324 (Medium) firme aferrado a su bolsa de plástico con una botella de agua y un bocadillo toma el sendero hacia el paular. La edad nos hace tercos, sonrío porque estoy seguro que si yo llego a su edad y puedo también estaré en un sendero buscando el GR hacia el cielo.

La verdad es que bien podría empezar en este lugar ya que el sendero es una delicia, la senda perfectamente definida se abre paso entre los helechos que la acarician tímidamente, los arroyos saltan entre las rocas ofreciendo una banda sonora a un paraje que te hace viajar a tu interior, encontrarte a ti mismo en la soledad de un paisaje sobrecogedor. Me siento a descansar en una praderita al lado de un arroyo, pienso que muchas veces cuando montamos en bici somos privilegiados de poder disfrutar en un solo día de un montón de sitios  con exultante belleza y soledad pero también me doy cuenta que no los disfrutamos en su plenitud, que nos dejamos mucho en el camino por la velocidad, me doy cuenta que los sentimientos que guardo cuando ando no los tengo en la bici y que muchas veces con tan solo un cuarto del recorrido que puedo recorrer con la bici andando alcanzo mayor nivel de felicidad.

Dejo el bosque para adentrarme en el canchal que conduce a la cuerda larga y los altos de cabeza de hierro menor y mayor. Hace sol, no hay sombra, pero  el aire tiene un toque de beso helado que se agradece al acariciar la piel.

DSCN5340 (Medium)Camino entre canchales y un trozo de ladera con pasto verde que esta circuncidado por un arroyo que veo brotar de un hueco, solo esta este hueco y de el mana agua, me encanta ver como nace la vida.

Veo que la ventana de tiempo que me he impuesto para el retorno sobre las 12:30 se esta acercando, si corono llegare muy tarde a casa y no he avisado por lo que decido dar la vuelta, esta ruta me la guardo y ya estoy biendo la ciercular por el alto de Guarramillas. Levanto la vista para despedirme de cabeza de hierro mayor cuando veo la silueta de tres montañeros cargados con grandes mochilas casi llegando a su cumbre, pero lo que me llama realmente la atención es la silueta de una cabra Montesa que encaramada a una roca levanta el morro al viento y se rasca el lomo con los cuernos, impresionante, estoy disfrutando como nunca en una de mis salidas andarinas. Cuando me voy a dar la vuelta, me sorprendo Al ver como de entre la maleza a unos 100 metros de mi sale todo una manada de cabras montesas corriendo entre los canchales bajo la

DSCN5352 (Medium)

atenta mirada de un “cabrón” con grandes cuernos.

Cuando se alejan emprendo mi camino de retorno al coche, ahora si que me cruzo con mucha gente que toma la senda hacia el paular, me asombro con un salto de agua precioso  en el que nunca había reparado y me apena ver como esa hermosa pradera verde a primera hora lecho de noctámbulos ahora esta salpicada por toda una legión de toallas, niños saltando y corriendo entre sombrillas, mesas, sillas y neveras con comida. Todos tenemos derecho a disfrutar de la naturaleza pero creo que tendríamos que tener una medida, unos limites por mucho que me pesara o dentro de poco se podrá escuchar entre el fluir de un arroyo artificial de agua reciclada una voz por megafonia “próxima estación Peñalara, correspondencia con cuerda larga”pero  bueno a mi me ha dejado el alma cargada para sobrevivir en la urbe por lo menos toda una semana.

Panorama 5 (Medium)

Anuncios

Acerca de alakan

Dentro de veinte años estaras mas arrepentido de las cosas que no hiciste que de las que hiciste.Asi que librate de las ataduras.Naveja lejos del puerto seguro.Atrapa las huellas del viento en tus velas.Explora.Sueña.Descubre.MARK TWAIN.
Esta entrada fue publicada en Senderismo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a A los Pies de Cabeza de Hierro.

  1. Yoku dijo:

    Como siempre, una gozada leer tus andanzas y los sentimientos que destilan.

    Precioso recorrido.

    Me gusta

  2. Yoku dijo:

    Por cierto, nadie dirá nada a los de las hamacas, las neveras, los balones y la basura que dejan… pero ay, amigo si se te ocurre plantar una pequeña tienda por la noche mientras haces una travesía… Cárcel o paredón.

    Me gusta

  3. alakan dijo:

    Totalmente de acuerdo yoku, yo no puedo poner una tienda para hacer travesia y que ni se note que he pasado la noche, pero anda que acampe una familia “marginal” y deje una tonelada de mierda que no pasa nada de nada.
    Jordan me va a dejar un libro que dice me va a gustar mucho, ansioso estoy.

    Me gusta

  4. Si les gusta el trekking o senderismo, y les tienta hacerlo en la Patagonia, me permito recomendarles http://www.senderospatagonia.com.ar, un sitio con buenas crónicas sobre los mejores senderos de la región.

    Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s